11 de noviembre de 2019
11.11.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol. Segunda División B
Algeciras12UCAM Murcia

Aketxe no entiende de abstenciones

Un doblete del delantero vasco permite al UCAM Murcia superar al Algeciras en el descuento y sumar su primer triunfo a domicilio de la temporada

10.11.2019 | 23:59
Aketxe, en el partido en Algeciras

FICHA DEL PARTIDO

  • Algeciras: Lopito, Almenara, Iván Turrido, De Castro, Braganza, Cerpa, Martos (Karim, 52), Antonio Domínguez, Antoñito, Borja (Pablo Ganet, 46) y Jardel (Barba, 70).
  • UCAM Murcia: Iricibar, Adán Gurdiel, Hugo Álvarez, Christian Galas, Viti, De Vicente, Vicente Romero, Mayoral (Perales, 89), Álex Camacho (Manu Justo, 63), Barbosa (Chavero, 83) y Aketxe.
  • GOL: 0-1. Min. 7: Aketxe. 1-1. Min. 50: Domínguez, de penalti. 1-2. Min. 92: Aketxe.
  • ÁRBITRO: Fernando Bueno Prieto, comité madrileño.
  • ESTADIO: Nuevo Mirador de Algeciras, alrededor de 2.500 espectadores.

El encuentro, muy igualado, vuelve a manifestar la grave falta de puntería de los universitarios

No era día para reflexionar, sino para actuar y con urgencia. El UCAM Murcia necesitaba oxígeno en forma de puntos, y la mera presencia de Isaac Aketxe en punta de ataque marca las diferencias cuando peor es la situación. Con todos sus compañeros decididos a abstenerse de cara a portería, el delantero vasco volvió a tirar de casta y exquisita definición para dar vida a su equipo, el cual respira en la clasificación y abre una pequeña brecha con la zona de descenso.

Ayer, en Algeciras, Aketxe volvía a aparecer en el tiempo de descuento para rescatar a su equipo, tal y como hacía siete días antes en La Condomina ante el Cádiz B. El UCAM, que sufrió el empuje y la velocidad en la elaboración del Algeciras en el primer tiempo, daba un paso hacia delante en la segunda mitad para terminar certificando su primer triunfo a domicilio del curso (1-2). A la sexta fue la vencida para los de Miguel Rivera, que con un punto de quince posibles lejos de su feudo y un único tanto a favor, daban al fin un golpe en la mesa repleto de sufrimiento e impotencia que podría significar el inicio de una racha más estable.

El partido entre Algeciras y UCAM fue atractivo, bonito de ver, entretenido para el espectador y cargado de ocasiones de gol. Tardó poco Aketxe en romper la igualada inicial, únicamente siete minutos cuando los dos equipos encontraban su sitio sobre el césped.

Merced de una gran presión del citado Aketxe sobre la salida de balón de la zaga local, el UCAM recuperó por medio de un Rafa de Vicente que es vital para el juego del equipo universitario. Combinó en corto con Mayoral, quien sirvió un pase al espacio para un Aketxe que volvía hacia el área y libre de marca fusilaba de un punterón raso al meta Lopito. El vasco originaba la jugada y él mismo se encargaba de finalizarla tras oler la sangre.

Pudo el UCAM dejar el partido muy encarrilado tan solo tres minutos después, pero Álex Camacho, quien ayer no tuvo precisamente su día, se topó con un segurísimo Lopito que rechazó su potente disparo a bocajarro.

Pero el Algeciras, tras quedar noqueado en apenas diez minutos, despertó. Sorprende que un equipo capaz de asociarse con velocidad en ataque y capaz de generar un importante caudal ofensivo se encuentre tan mal situado en la clasificación, más aún cuando rinde generalmente a un buen nivel en su feudo, el Nuevo Mirador.

El conjunto que dirige Emilio Fajardo se repuso y encajonó a un UCAM que retrocedió para pasar exclusivamente a defenderse. El Algeciras, entonces, sacó las uñas, pero abusó demasiado de los disparos desde fuera del área. Si bien tuvo el gol muy cerca por medio de Jardel a los once minutos, Almenara y Martos marraron una doble ocasión que a punto estuvo de poner las tablas en el marcador.

El empate local se presagiaba en el Nuevo Mirador, ya que los andaluces eran capaces de retener el balón mucho más tiempo que el UCAM. El colegiado, en torno a la media hora de partido, anuló un tanto a Jardel por falta sobre el meta universitario, Julio Iricibar. Se llegaría al descanso con un UCAM algo más sosegado, pero sobrepasado por un Algeciras que puso un ritmo muy alto al partido.

Sin embargo, fue tras el descanso cuando los gaditanos harían justicia en el marcador. Otra vez, otro penalti riguroso lastraba al UCAM Murcia. En el 49', Camacho estiraba su pierna derecha ante un Antoñito que, tras una buena finta, se introducía en el área y era derribado con un contacto que pareció inexistente. Domínguez, con mucha tranquilidad, firmaba el empate desde los once metros engañando totalmente a Iricibar.

De forma sorprendente, al igual que sucedería tras el tanto inicial de Aketxe, encajar un gol sirvió para una nueva reacción del equipo perjudicado. El UCAM, que sabía que con otro empate ante un rival de la zona baja seguiría lastrando sus opciones de reactivación, se echó al ataque, aunque el Algeciras vendería muy cara su piel.

De Vicente, en el minuto 51, estrellaba un disparo ajustado desde fuera del área en la base del poste. Camacho, en el rechace, estuvo lento y vio como De Castro se anticipaba cuando ya rozaba el gol.

Pese a que el Algeciras aprovecharía alguna transición rápida para llevar peligro, fue el UCAM el que disfrutó de llegadas más claras para llevarse el partido. Mayoral mandó al limbo una buena internada por banda de los universitarios, así como Lopito se hizo gigante ante un Aketxe que no dejó de intimidad a la defensa local.

El carrusel de cambios facilitó las cosas al Algeciras, pero el UCAM, que al contragolpe estaba haciendo mucho daño, siguió buscando el gol que añoraba. En el 80', con todo para marcar, Manu Justo estampaba en la madera un mano a mano clamoroso que parecía más difícil fallar que materializar.

Pero sería de nuevo Aketxe, de nuevo en el descuento, quien volvió a demostrar que el gol está reservado para unos pocos privilegiados. Tras armar Perales la contra por la derecha, éste sirvió para un Aketxe que apareció con todo para batir por bajo a Lopito y otorgar otro sufrido triunfo al UCAM Murcia. Los universitarios, que parecen haberse abonado al sufrimiento esta temporada, siguen mostrando una dependencia hacia su delantero que, por el momento, no hace más que acentuar los graves problemas del resto del equipo de cara a portería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes