04 de noviembre de 2019
04.11.2019
La Opinión de Murcia
Segunda División B

Regresos en uno y otro equipo

Santi Jara reaparece tras una lesión de dos meses y Moisés y Hugo vuelven al Cartagonova pero con la camiseta visitante

03.11.2019 | 21:31
Regresos en uno y otro equipo

Era un duelo de candidatos, de primero contra segundo antes de empezar, y de primero contra cuarto al terminar. Pero el Cartagena-San Fernando, además de un empate sin goles que ni alegra ni disgusta a los contendientes y de un rosario de disparos a la madera de Pablo Caballero, nos deja el regreso de Santi Jara a los terrenos de juego. El hombre que se ganó al Cartagonova a base de fútbol, pese a proceder del eterno enemigo, reaparece después de un inicio de temporada que se ha convertido para él en un sinfín de contratiempos. El verano no fue el ideal, llegó por los pelos al inicio de la temporada, y volvió a recaer en la primera jornada. Le diagnosticaron dos meses de baja, y los plazos se han cumplido. En las últimas semanas ya se hablaba de que su vuelta iba a llegar, y llegó ante su afición.

Aún no está para 90 minutos, pero Munúa le dio media hora para que recuperara poco a poco sus sensaciones. Se le vio muy lejos del futbolista que conocemos, pero es cuestión de tiempo que vuelva a ser un jugador clave para Gustavo Munúa. El Cartagena necesita de su calidad en la pierna diestra y su profundidad por la banda para añadir más argumentos a un juego ofensivo que no termina de convencer pese a la solidez del cuadro albinegro.

Y en el equipo contrario, además de un Pedro Ríos al que no se le acaban las pilas, había dos nombres propios: Moisés García y Hugo Rodríguez. Los dos estuvieron muy cerca de ser dos de los héroes del ascenso de la 2017-18, el ascenso que rozaron hasta dos veces y que nunca llegó. El central sevillano, que llegó a ser capitán, se marchó el verano pasado a un San Fernando con aspiraciones muy altas. En el partido de ayer, que debió ser cuanto menos extraño para él, se comprobó que no ha cambiado ni un ápice su estilo de juego: impecable salida de balón, contundencia por arriba y capacidad de mando en la línea defensiva.

En ataque, Hugo Rodríguez ocupaba su habitual posición escorado a la banda diestra. Lo intentó, pero no era el día más oportuno para ser atacante del San Fernando. Se topó con la siempre rocosa defensa del Cartagena, que esta temporada concede las mínimas alegrías a los jugadores desequilibrantes como él. Sigue lanzándolo todo a balón parado, porque tiene seda en su bota, pero ayer no tuvo su día más afortunado, pese a participar en los contragolpes con los que el San Fernando intentaba descolocar a los de Munúa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes