02 de noviembre de 2019
02.11.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol. Junta de Accionistas

Almela, Baeza y Cano suplican su continuidad como consejeros del Real Murcia

Los señalados, cuya salida tendrá que ser confirmada por los accionistas que acudan a la junta que se celebra mañana en segunda convocatoria, están presionando a Tornel para mantener sus sillones

02.11.2019 | 04:00
Almela, Baeza y Cano suplican su continuidad como consejeros del Real Murcia

El resto del consejo considera que no pueden seguir al haber roto la cohesión del grupo por defender posturas que van contra los intereses del club

Todo parecía indicar que el Real Murcia viviría este fin de semana una junta de accionistas de lo más tranquila. La aprobación de las cuentas de los ejercicios 2017-2018 y 2018-2019 era el principal punto de un orden del día con poco músculo. Sin embargo, todo parece indicar que el domingo, cuando tenga lugar una cita que se celebrará en segunda convocatoria, se vivirá una jornada de lo más caliente. Como anticipándose a los hechos, el propio Real Murcia, en el mail que ha envidado a los accionistas acreeditados, ya avisa que será «un evento emocionante e histórico».

Pocas emociones habrá cuando se sometan a votación las cuentas de los dos últimos ejercicios. El actual consejo de administración ha hecho los deberes, enderezando unos números que se acercan al equilibrio patrimonial gracias a las quitas aceptadas por los acreedores incluidos en el convenio y a los futuros ingresos que se podrán obtener por la explotación de Nueva Condomina. Eso sí, con una deuda a corto plazo de doce millones de euros, el 2020 será durísimo para un Real Murcia que tendrá que seguir obteniendo ingresos de donde no hay y que deberá convencer a Hacienda para que no vuelva a acudir a los juzgados a pedir la liquidación del club.

Aunque las cuentas iban a ser las protagonistas principales de una junta de accionistas que casi con seguridad se celebrará mañana domingo a las siete de la tarde al no alcanzarse este mediodía (12.00 horas) el quorum suficiente, finalmente los números quedarán en un segundo plano. Y es que la reestructuración del consejo de administración que se planteará en los puntos cuarto y quinto del orden del día podría hacer saltar chispas en una cita que por esa misma razón ya comenzará calentita.

No será hasta ese momento cuando se conozca cómo quedará el consejo, ya que serán los accionistas los que aprueben o tiren para atrás los cambios. Pero lo que sí está claro son los nombres de los tres consejeros que están en la rampa de salida. Chema Almela, quien en julio ya perdía su cargo de presidente; Quique Baeza y Chema Cano son los señalados por el núcleo fuerte del órgano de control presidido por Francisco Tornel. Fue el pasado miércoles, en una reunión de alta tensión y en la que casi se llega a las manos, cuando los tres señalados conocían de primera mano que están más fuera que dentro, y es que sus compañeros de consejo indicaron que no pueden seguir al haber roto la cohesión del grupo defendiendo posturas que van en contra de los intereses del club.

Aunque el abogado Higinio Pérez renunciaba a su cargo de consejero el pasado mes de febrero, su sombra sigue siendo alargada en Nueva Condomina. Ahora al frente de PARMU, donde no deja que se vote su salida como administrador tal y como piden muchos de los integrantes de la asociación, ha intentado sacar adelante una ampliación de capital con el fin de recaudar dinero que luego serviría para comprar acciones del Real Murcia, haciéndose así con una mayor parte del pastel para tener poder en la toma de decisiones y hacer la competencia al actual equipo de trabajo.

La propuesta de Higinio, tirada para atrás por los socios de PARMU, fue considerada como una traición por una parte del consejo de administración del Real Murcia. Pese a ello, tanto Chema Cano, quien le debe su cargo en el club al propio abogado murciano, como Almela y Baeza, todos ellos dentro del consejo con el que compite el imputado en varios casos de corrupción urbanística, se pusieron de lado del letrado murciano.

Si la reunión de PARMU fue el martes, el miércoles el consejo se veía las caras en una cita en la que saltaron chispas y en la que se comunicó a los tres señalados que no pueden continuar en el consejo de administración del Real Murcia al haber roto la cohesión del grupo defendiendo intereses que van en contra del propio club, según la versión que ha salido desde NC.

La propuesta está hecha, ahora solo falta que sea aceptada por los accionistas. Y ahí uno de los hombres claves es Tornel, que tiene un 12% de las acciones. Aunque el presidente se mantuvo en todo momento al lado de los que defendieron la salida de Almela, Baeza y Cano, tanto el jueves como ayer, los tres consejeros han bombardeado a llamadas a sus todavía compañeros para suplicarles su continuidad, y es que, tal y como señalaron en la reunión del miércoles, no están dispuestos renunciar a sus sillones de mando. También han movido sus hilos en redes sociales para que sus más fieles hagan fuerza y así presionen a Tornel para que rectifique.

Chema Almela ya vivió una situación parecida en julio. Cuando le apartaron de la presidencia, suplicó que le nombraran vicepresidente, pero finalmente se decidió que fuese un consejero más. Si finalmente Francisco Tornel no cede a las presiones y vota la salida de Chema Almela, Quique Baeza y Chema Cano, el consejo de administración del Real Murcia se quedará con cinco miembros, ya que, por ahora, las tres vacantes no serán cubiertas.


Los consejeros con cartera se mantienen al frente

Si finalmente se lleva a cabo la reestructuración del consejo de administración del Real Murcia, el órgano de control quedará vacío de consejeros 'sin cartera', y es que Almela, Baeza y Chema Cano no tenían tareas definidas dentro de la entidad, siendo sus cargos más de postureo y representación.

En julio, a Almela ya le apartaron de la presidencia entre otras razones por su uso de las redes sociales y por su continua exposición en los medios. Baeza, por su parte, se encarga del área de comunicación, sin embargo, nunca han habido tantas filtraciones en Nueva Condomina como en la actualidad. Y Chema Cano, que accedió al consejo por su amistad con Higinio Pérez no tiene ningún cargo reconocido en el organigrama.

Continuarán los hombres fuertes. Tornel, que es el máximo accionista; Francisco Cobacho, que hace labores de gerente; Francisco Miró, que es el consejero delegado en representación de KBusiness; Daniel Moreno, quien lidera las negociaciones con acreedores; y Álvaro Ruiz, que representa a la empresa Comercial García.

 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes