30 de octubre de 2019
30.10.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol. Economía

La deuda con Hacienda devora al Real Murcia

Las cantidades pendientes de pago con la Agencia Tributaria siguen creciendo a pasos acelerados, pasando en tres años de 15,4 a 17,7 millones de euros por los impagos del día a día y los intereses generados

30.10.2019 | 04:00
La deuda con Hacienda devora al Real Murcia

Pese a que la actual directiva está cumpliendo con sus obligaciones, en el último ejercicio la deuda aumentó 636.000 euros

El rival a batir por el Real Murcia en los próximos años no milita en el Grupo IV de Segunda B. Tampoco es ninguno de los sesenta equipos restantes que compiten en la división de bronce. El gran rival del Real Murcia, tanto para su supervivencia como para poder luchar por un posible ascenso al fútbol profesional, se llama Agencia Tributaria.

En verano de 2014, la Liga ya utilizó la deuda con las administraciones públicas para expulsar a los murcianistas de Segunda División. Cinco temporadas después, los granas, que siguen sin ser capaces de salir del infierno, han agravado su problema con la AEAT.

Y es que los impagos del día a día de las directivas de Martínez Abarca, Raúl Moro y Víctor Gálvez, que no fueron capaces de corregir los defectos iniciados por Jesús Samper, unidos a los intereses que se van generado por los constantes incumplimientos han provocado que desde junio de 2016 a junio de 2019 la deuda aumente en 2.270.482 euros, elevándose ya a 17.709.586 euros.

Desde la llegada del actual equipo directivo, el Real Murcia, según han informado en varias ocasiones desde el club, está cumpliendo con todos los compromisos con las administraciones públicas. Ese esfuerzo no se ha visto premiado en las cuentas del último ejercicio, que serán aprobadas en la junta de accionistas de este fin de semana. En el informe económico se indica que la deuda de junio de 2018 a junio de 2019 ha pasado de 17.072.991 a 17.709.586 euros, es decir que en ese periodo el Real Murcia adeuda 636.000 euros más a la Agencia Tributaria. Pese a ello, este verano, los ingresos por la campaña de abonos no fueron embargados, lo que da oxígeno a la entidad para poder ir pagando a la plantilla.

Los intereses que van generando los constantes incumplimientos de los plazos de pago se han convertido en el principal enemigo de un Real Murcia que tampoco cuenta con un accionista mayoritario con la suficiente liquidez para cumplir con las exigencias de la AEAT a la hora de conceder un aplazamiento.

La Delegación Central de Grandes Contribuyentes mantiene una mano firme con los clubes de fútbol desde hace ya varios años. Para conseguir un nuevo calendario de pagos hay que hacer un pago inicial de alrededor de un 20% de la deuda, además de tener que presentar un aval por las cantidades restantes. Ya en verano de 2014, pese a que el Real Murcia ingresó los 1,5 millones de euros obtenidos por el traspaso de Kike García al Middlesbrough, el fisco, que también embargó la mayoría de taquillas de ese curso en Segunda División, entre ellas la del play off de ascenso a Primera frente al Córdoba, no hizo ni una sola concesión.

Sin un bolsillo que actualmente sustente económicamente el club, como ha ocurrido por ejemplo en el Racing de Santander -desde la entrada del Grupo Pitma se finiquitó una deuda de unos diez millones de euros- y en una categoría como la Segunda B en la que los ingresos apenas dan para salvar la temporada, el Real Murcia no solo ha sido incapaz de ir abonando las cantidades pendientes para evitar los intereses generados sino que además tampoco ha cumplido con el día a día.

No lo hizo Raúl Moro tras aterrizar en el club en noviembre de 2016. Tampoco Víctor Gálvez durante sus nueve meses al frente de la entidad, en los que sus paseos televisados por La 7 a la sede de la AEAT en Murcia no fueron acompañados de gestos económicos. La actual directiva ha cambiado la dinámica. Desde su llegada están afrontando con los pagos de la temporada, pero el problema es ya tan grave que la deuda solo hace aumentar a pasos acelerados.

En el ejercicio económico de la temporada 2015-2016, el Real Murcia adeudaba 15.438.744 euros. Solo un año después, tras el cierre de las cuentas del 2016-2017 con Raúl Moro tirando la casa por la ventana, esa cantidad crecía casi un millón de euros, elevándose a 16.419.144 euros. 17.072.991 era la deuda a 30 de junio de 2018. La última cifra que se conoce es la que aparece en el balance del ejercicio 2018-2019. Actualmente el Real Murcia adeuda 17.709.586 euros a la Agencia Tributaria.


LAS CIFRAS


JUNIO 2019

17.709.586 €

636.000 euros más que el ejercicio anterior
Pese a que desde la entrada de los nuevos gestores se está pagando el día a día, los intereses y los impagos de Gálvez han elevado la deuda en 636.000 euros.


JUNIO 2018

 
17.072.991 €
653.000 € más entre junio de 2017 y junio de 2018
Entre junio de 2017 y junio de 2018 el Real Murcia, incapaz de pagar sus obligaciones con las administraciones públicas, genera 653.847 euros de deuda, a sumar a los 16,4 millones ya existentes. 


JUNIO 2017

 
16.419.144 €
Casi un millón de euros en doce meses
El ejercicio 2016-2017, con Raúl Moro tirando la casa por la ventana a partir de noviembre, fue durísimo para el Real Murcia en su batalla por solucionar el problema con las administraciones públicas. En solo doce meses los granas sumaron un millón más a su deuda ya importante con la AEAT.
 
 
JUNIO 2016

15.438.744 €

Tras la muerte de Samper la deuda era de 15,5 millones
Jesús Samper fallecía en diciembre de 2015. Al cierre del ejercicio 2015-2016, la deuda del Real Murcia con las administraciones públicas ascendía a 15,5 millones.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

 

Guía del fútbol regional de Murcia 2020-2021

Guía de Fútbol Regional de Murcia de la temporada 2020-2021. Conoce todos los equipos y sus plantillas y el Calendario de encuentros de 2ª, 2ªB y 3ª. ¡Adelante!