13 de octubre de 2019
13.10.2019
Fútbol. Segunda División B
Real Murcia10Mérida

El Real Murcia agranda su sonrisa con una victoria frente al Mérida

Un gol de Chumbi en la primera parte permite a los granas sumar su tercer triunfo en cuatro jornadas

13.10.2019 | 19:29
El Real Murcia agranda su sonrisa con una victoria frente al Mérida

FICHA DEL PARTIDO

  • Real Murcia: Lejárraga, Álvaro Rodríguez, Armando, Antonio López, Edu Luna, Iván Pérez, Manolo, Víctor Meseguer (Dorrio, 80), Peque, Chumbi (Marcos Legaz, 83) y Víctor Curto (Juanma, 66).
  • Mérida: Javi Sánchez, Mario Gómez, Álex Jiménez, Diego del Castillo, Curro, Gaspar, Mena (Dani Espinar, 77), Javi Chino, Cristo (M. A. Espinar, 77), Héctor y Santi Villa (Obama, 69).
  • GOL: 1-0. Min. 18: Chumbi.
  • ÁRBITRO: Ruiz Aguilera. Amonestó con amarilla a los locales Víctor Meseguer, Chumbi y Edu Luna, y a los visitantes Álex Jiménez, Cristo y Javi Chino. Expulsó a Chumbi cuando ya estaba en el banquillo
  • ESTADIO: Nueva Condomina. 5.591 espectadores.

El Real Murcia sigue en ascenso después de ganar al Mérida en un partido en el que pudo golear y acabó pidiendo la hora. Un gol de Chumbi a los dieciocho minutos del encuentro fue suficientes para que los murcianistas consiguiesen su tercer triunfo en cuatro jornadas. Tras una primera parte en la que generaron múltiples ocasiones, cruzándose una y otra vez con el meta Javi Sánchez, los de Adrián Hernández perdieron potencia en un segundo tiempo que se hizo muy largo.

Recuperaba Adrián Hernández a Chumbi y no se pensó el entrenador grana ni un momento en hacerle hueco en el terreno de juego. Si el aguileño era la novedad, la ausencia fue Josema, quien no se recuperó de sus problemas físicos. Peque ocupó su lugar. Hubo un tercer cambio, posiblemente buscando más creatividad en el centro del campo. Víctor Meseguer aparecía junto a Manolo. Por lo demás, todo lo mismo. Ya deben conocer esa frase que dice que cuando algo sale bien, mejor no tocarlo.

Repitió el Real Murcia con defensa de tres. Volvió a dar total libertad Adrián Hernández a Álvaro Rodríguez y a Iván Pérez. Y no desperdició la ocasión el técnico grana de contar con sus dos mejores delanteros sobre el césped. Los ingredientes ya estaban en la mesa, solo faltaba ir ajustando las medias y poner la olla al fuego el tiempo necesario.

Los números del Mérida, que llegaba a Nueva Condomina como colista y con nuevo entrenador, hacían presagiar que la dificultad del plato a elaborar por el Real Murcia para ganar apenas precisaría dotes culinarias. Y, durante la primera parte, la lógica del fútbol se cumplió. Al cuarto de hora, el Real Murcia ya había destrozado a los futbolistas del Mérida. Como si un muñeco de Míster Potato se tratase, a las primeras de cambio los de Diego Merino ya no sabían dónde tenían los ojos, la nariz o las gafas.

Álvaro Rodríguez se destapa

El encargado de darse cuenta de que la tarde era ideal para divertirse fue Álvaro Rodríguez. A la espera de que lleguen los equipos fuertes del Grupo IV, el lateral murcianista se ha adaptado perfectamente a la categoría. Con total libertad por la banda derecha, aunque le falta poso para tomar mejores decisiones en los últimos metros y para precisar sus centros, el defensa grana lideró el juego ofensivo de los suyos. En cinco minutos ya había construido una autopista y en cinco minutos correteaba a sus anchas para probar su juguete.

Con un Mérida que no sabía dónde estaba parado y que a los diez minutos ya llevaba dos tarjetas amarillas, el Real Murcia no necesitaba seguir ningún plan de máxima dificultad. El guion era tan fácil como buscar a Álvaro Rodríguez y que el lateral empezase a combinar o a centrar. Después de una primera ocasión en la que Iván Pérez no aprovechó un pase filtrado por Víctor Curto, en el minuto ocho el '22' grana metía un balón al área que Chumbi falló de forma inexplicable. Luego fue Peque el que buscó al aguileño, sin éxito.

Estaba tan cómodo el Real Murcia que parecía que el partido no iba por el minuto 10 que reflejaba el marcador. Aunque Diego del Castillo, con un disparo desde fuera del área, se encargó de avisar a los granas de que la relajación no es buena y fallar cuando tienes oportunidades a favor tampoco. El centrocampista del Mérida no se lo pensó, y cuando ya muchos veían el balón dentro de la portería, Lejárraga sacó una mano perfecta para dejar el empate a cero en el marcador.

Fue solo un aviso, porque a los visitantes no se les volvió a ver por tareas ofensivas en lo que restaba del primer periodo. El Real Murcia, por su parte, siguió a lo suyo.

De forma práctica, sin grandes elaboraciones, con más rapidez que juego, los granas se volcaban sobre el área de Javi Sánchez. En el minuto 18, con un balón puesto por Manolo y cabeceado por Álvaro Rodríguez hacia el centro del área, Chumbi se creció para poner el 1-0 del marcador. El aguileño volvía de su lesión y lo hacía con gol.

El partido se convirtió en un monólogo del Real Murcia. No se movió el marcador en lo que restaba de la primera parte, pero la ocasiones iban produciéndose una tras otra. De no ser por el gran partido de Javi Sánchez, los aficionados podrían haberse ido al descanso después de ver una goleada. Primero evitó el meta visitante un claro remate de Víctor Curto; luego se la sacó a Peque, y para acabar con los primeros cuarenta y cinco minutos también se cruzó en el camino de Meseguer.

El Mérida llegaba a Nueva Condomina estrenando entrenador pero con los mismos defectos sobre el campo que le han llevado a ser el colista del Grupo IV y a llevar solo un triunfo en siete jornadas. Si hace una semana era vapuleado por el Villarrubia, ayer el Real Murcia no se salió del guion al que parecen condenados los emeritenses.

No variaron los planes en la segunda parte, con un conjunto visitante incapaz de sacar el balón jugado, y cortada cualquier opción de apostar por pelotazos largos, los de Diego Merino caían una y otra vez en la trampa. La presión alta liderada por Víctor Curto y Peque, ahogaba a los blanquinegros, incapaces de dar señales sobre el césped de Nueva Condomina. Solo Javi Sánchez, como volvió a hacer en el minuto 48, mantenía la esperanza de los suyos. Con otro paradón, esta vez a un remate de Chumbi, el meta del Mérida dejaba el marcador con un corto 1-0, como animando a sus compañeros a pensar que un gol se mete rápido.

Y parece que entendieron el mensaje, porque a partir del minuto 60, el Real Murcia dejó de disfrutar de tanta superioridad. Los granas, como el que desiste después de luchar mucho y no conseguir resultados, bajaron un poco los brazos, y el Mérida tomó oxígeno, acercándose tímidamente a la meta defendida por Lejárraga.

No tardó en reaccionar Adrián Hernández, que quitaba a Curto y reforzaba el centro del campo con la entrada de Juanma Bravo.

Con el Mérida dando pasos al frente, el Real Murcia empezó a enseñar defectos. Ya no había velocidad ni ideas, las batallas siempre se perdían y Edu Luna era más un enemigo que un amigo. En el central grana, que pone a temblar a la grada cada vez que le toca despejar, centraron su mirada los emeritenses. Y una falta tonta cometida por el murciano pudo costar muy cara. Marcó el Mérida, pero el asistente señaló fuera de juego.

Pudo poner distancias el Real Murcia en la siguiente jugada. Sin embargo volvió a aparecer la figura de Javi Sánchez para evitar el gol de Meseguer (79').

Fue una acción aislada, porque el partido ya estaba dominado por un Mérida que insistía por la banda defendida por Iván Pérez.

Si el Mérida apretaba, las mejores ocasiones seguían llegando para los granas, que en el minuto 90 vieron como Antonio López, tras un córner, estrellaba un balón en el palo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes