09 de octubre de 2019
09.10.2019
Fútbol

El UCAM cambia la juventud de Rubén Albés por la veteranía de Miguel Rivera

Pedro Reverte, en un giro completo de guion, apuesta por la contratación del técnico malagueño de 58 años, que acumula más de 500 partidos en Segunda B

08.10.2019 | 21:05
El UCAM cambia la juventud de Rubén Albés por la veteranía de Miguel Rivera

El pasado 11 de junio el UCAM Murcia hacía oficial el nombre del técnico que asumiría en banquillo en la temporada 2019-2020. Rubén Albés era elegido por los universitarios. Pedro Reverte apostaba por un técnico joven, de solo 34 años, que afrontaba su primer gran proyecto después de destacar en dos filiales, el Celta B y el Valladolid B; y que llegaba con la tarea de devolver al equipo al play off después de dos fracasos consecutivos. Casi cuatro meses después, el entrenador gallego ya es historia. El lunes, el UCAM confirmaba la destitución del vigués, y ayer la dirección deportiva cerraba la contratación de Miguel Rivera, preparador malagueño de 58 años, que, por diferencia de edad, podría ser el padre de Albés.

Siete jornadas ligueras, en las que solo se ha sumado una victoria, han sido suficientes no solo para poner fin con el entrenador por el que se apostó en verano sino también para cambiar completamente el registro, pasando al otro extremo. De la juventud de Albés se pasa a la veteranía de Miguel Rivera; la inexperiencia del primero se cambia por la larga trayectoria del segundo, aunque, en lo que a resultados se refiere, tanto uno como otro solo han logrado una vez jugar el play off, que es el objetivo marcado a fuego en el vestuario de La Condomina.

Miguel Álvarez, que el domingo ya presenciaba en el estadio murciano el derbi frente al Real Murcia, es el técnico elegido por Reverte para sacar provecho a una plantilla que, sobre el papel, es una de las mejores del grupo, pero que tras siete jornadas no ha demostrado nada. Ni han llegado los resultados ni ha llegado el juego bonito del que hablaba Rubén Albés. A diferencia de otras ocasiones, en las que Pedro Reverte ha decidido tener paciencia, el UCAM ha apostado esta vez por empezar de cero a las primeras de cambio, no meditando ni un momento la continuidad del gallego.

A partir del domingo, día en el que los azulones visitan al Yeclano en La Constitución, Miguel Álvarez será el líder del banquillo. Llega el malagueño al vestuario universitario después de dirigir durante las dos últimas campañas al filial del Valladolid. En el club blanquivioleta, en el que no quiso seguir pese a tener una oferta para quedarse en los despachos, ha vivido su última parada de una intensa carrera, que le ha permitido sumar 519 partidos en Segunda B. Es un gran conocedor del Grupo IV, y es que ha entrenado a equipos como el Almería B, el Linares, el Melilla, el Écija y el Granada 74, además de sentarse en los banquillos de tres equipos murcianos, el Cartagena, el Águilas y el Caravaca.

Llega Miguel Rivera a un equipo que en las primeras siete jornadas solo ha sumado 7 puntos -1 victoria, 4 empates y dos derrotas-. No solo no han logrado buenos resultados los universitarios. El juego tampoco ha llegado, disputando partidos en los que no han sido capaces de tirar ni una sola vez a puerta. Aunque con cinco goles en contra, son uno de los conjuntos menos goleados, la gran asignatura pendiente está en el área contraria. El UCAM solo ha logrado anotar cuatro tantos en siete partidos pese a contar con jugadores como Aketxe, Perales, Higón y Manu Justo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes