05 de octubre de 2019
05.10.2019
Atletismo. Mundial de Doha

Miguel Ángel López sale del club de los elegidos

El marchador murciano, campeón del mundo en 2015, acaba en el puesto vigésimo quinto una prueba de 20 kilómetros marcha marcada por el fuerte calor y la humedad

05.10.2019 | 00:30
Miguel Ángel López sale del club de los elegidos

El japonés Toshikazu Yamanishi se cuelga la medalla de oro en el duro Mundial de Doha

En un aviso de lo que puede ocurrir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Toshikazu Yamanishi prolongó la hegemonía japonesa en la marcha masculina de los Mundiales al ganar el título en 20 kilómetros una semana después del triunfo de su compañero Yusuke Suzuki en los 50. Pero la marcha no dio esta vez no siquiera finalistas a España. El campeón de Europa, Álvaro Martín, terminó en el puesto 21 con 1h23:30, y Miguel Ángel López –campeón mundial en 2015– en el 25 con 1h35:00, muy lejos ambos de sus mejores marcas personales. Los pupilos del ciezano José Antonio Carrillo, por tanto, tendrán que emplearse a fondo en los próximos meses para lograr las mínimas olímpicas después de vivir un auténtico infierno en una prueba que concluyó a la una de la madrugada en Doha a 32 grados de temperatura y 80% de humedad.

Yamanish saltó del grupo delantero por el séptimo kilómetro y recorrió en solitario el resto de la prueba para vencer con un tiempo de 1h26:34, seguido del ruso Vasily Mizinov (1h26:49) y del sueco Perseus Karlström (1h27:00), hijo del marchador mexicano Enrique Vera.

El guatemalteco Erick Barrondo, subcampeón olímpico en Londres 2012 y entrenado por el español Paquillo Fernández, fue el mejor latinoamericano, undécimo con 1h30:40, seguido del ecuatoriano Andrés Chocho, decimoséptimo con 1h32:49.

Los 20 kilómetros marcha, penúltima prueba que se disputaba en el 'infierno' de Corniche (solo falta el maratón masculino de hoy) junto a la bahía de Doha, volvió a castigar a los atletas con unas condiciones agobiantes: 32 grados a las 23.30, hora de la salida, y lo que es peor, un 78 por ciento de humedad.

Se alinearon para el disparo 54 andarines en total, entre ellos 18 de habla española. Faltaba el campeón, el colombiano Eider Arévalo, que el 20 de septiembre pasado se fracturó la clavícula cuando montaba en bicicleta durante una concentración en Almería (España).

Los tres españoles, Álvaro Martín -campeón de Europa-, Diego García -subcampeón continental- y Miguel Ángel López -campeón mundial en 2015- había señalado a los japoneses como favoritos indiscutibles, por delante de los chinos, y la victoria de Yusuke Suzuki en 50 km demostraba lo acertado de sus previsiones.

Todos tomaron precauciones. Los dos primeros kilómetros se marchó a 4:51 el mil. El colombiano Alexander Castañeda, campeón sudamericano de 10.000 metros, encabezaba el grupo, luego relevado por el australiano Dane Birth-Smith, bronce olímpico en Río, que pasó por el km 5 en 26:25.

Solo a partir del séptimo kilómetro se desató la tormenta asiática. El chino Kaihua Wang atacó y se llevó consigo a Yamanishi, subcampeón asiático y ganador este año en La Coruña, que poco después se quedó solo arriba. Los hispanohablantes se habían quedado todos por detrás del décimo.

La carrera se rompió en mil pedazos. Yamanishi pasó el km 10 en 44:06, con 17 segundos sobre el grupo perseguidor comandado por el sueco Perseus Karlström, hijo del marchador mexicano Enrique Vera y de la marchista sueca Siw Gustafsson.

Castañeda tuvo que parar dos minutos de penalización y estaba decimoquinto a 28 segundos (terminó descalificado). Martín era el primer español, decimoséptimo a 38, y el ecuatoriano Andrés Chocho decimonoveno a 53.

Por el kilómetro 15 la ventaja del fugado japonés era de 15 segundos sobre el sueco y su victoria estaba resuelta. Por detrás, a falta de un kilómetro el ruso Vasily Mizinov, bronce europeo el año pasado, por detrás de los españoles Martín y García, rebasó a Karlström para hacerse con la medalla de plata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes