23 de septiembre de 2019
23.09.2019
El deporte, en primera persona
Doce veces campeón de España de trialbici.

Raúl Martínez Carrasco: "El peor verano de mi vida fue cuando me quedé sin bicicleta porque la partí saltando"

"Nunca creí que iba a ganar un Campeonato de España porque no soy un piloto de talento"

23.09.2019 | 04:00
Raúl Martínez Carrasco

Raúl Martínez Carrasco (Cartagena, 15 de mayo de 1982) ha logrado este año su duodécimo título de campeón de España de trialbici, además de ser tercero en el Europeo y sexto en el Mundial. Trabaja en Relesa y dirige la escuela de Cartagena, que tiene su sede en Los Camachos. «No tengo talento», dice un piloto que maravilla a todos con sus piruetas y equilibrio.

¿Cómo empezó en el mundo del deporte?
Recuerdo los veranos que en Los Mayordomos, en Las Palas, donde mis padres alquilaban una casa, iba con una BH Bicicross por todos lados que siempre la llevaba pinchada y era un desastre.

¿No partió ninguna bici en el circuito de motocross?
Mis hermanos y unos vecinos del campo hicieron un salto. Una vez salté y le dije a uno de mis hermanos que creía que se había movido el manillar, pero no, es que se había partido la bici por la mitad. Fue el peor verano de mi vida, porque hasta que me la pudieron soldar, me tiré dos o tres semanas sin poder cogerla.

¿Siempre se recuerda en una bicicleta?
Sí, aunque estuve un tiempo jugando al fútbol, de los 10 a los 14 años. Me gustaba ser portero y estuve en la Nueva Cartagena con el entrenador Vicente, pero no me pudieron hacer la ficha porque llegué tarde. Pero después me fui al Mediterráneo con este técnico porque vino a mi casa a buscarme. Allí estuve temporada y media, pero ya tenía bici de trial y tomé la decisión de dejar el fútbol.

Es que empezó a competir muy joven.
Sí, a los pocos meses de tener bicicleta. Fue en 1996, con 14 años. A los dos o tres meses de comprarme la bici fui tercero en el Campeonato de España, pero era una categoría donde no había gente federada.

¿No ha hecho ciclismo de carretera?
No, solo trial. De hecho no tengo ni bici de montaña ni de carretera. Alguna vez he salido de ruta con alguna que me han dejado, pero nada más.

Pues ahorra porque las bicis de carretera son caras.
Y tanto. Antes, hablando en pesetas, con 200.000 tenías una buena bici, y ahora, con 1.200 euros, te compras una muy normal. Fíjate lo que ha cambiado la cosa.

¿Y una de trial para competir, cuánto cuesta?
Eso es como todo. Hay muchas marcas. Antes sí que te tenías que ir a una sola marca, la famosa Monty, pero ahora, como todo esto ha crecido y hay mucha demanda, los pilotos que se han ido retirando, los pioneros, han creado sus propias marcas porque saben lo que se necesita, pero con 1.500 euros tienes una buena para competir.

¿Alguna vez ha hecho trial con una moto?
Sí, un fin de semana me dejaron una y mi padre se vino a verme, pero después de hacer una tarde de entrenamientos, me obligó a devolverla al día siguiente.

¿Se parecen tanto como da la impresión?
No tienen nada que ver, es como el fútbol y el fútbol sala. Hay quien me ve haciendo trial en bici y piensa que es igual en la moto, pero son totalmente distintos. Es como decirle a un jugador de fútbol sala que se pase al fútbol. Sí que es verdad que la base, la técnica y el equilibrio se dominan bastante mejor cuando has hecho trialbici. Por ejemplo, yo he visto a Toni Bou ganar un Mundial con una bici. Si has andado en bici tienes más posibilidades de hacerlo bien en moto, pero nada más.

Usted sabe que ha perdido mucha pasta por hacer trialbici en lugar de trial.
Sí que lo sé. Y con la edad que tengo sé que no lo voy a recuperar, eso lo tengo clarísimo.

¿Lleva la cuenta de todo lo que ha ganado?
Bien contado. Como nunca creí que iba a ganar un Campeonato de España, lo tengo todo guardado, los maillots y todos los títulos bastante controlados. Tengo doce.

El 12+1 aún no ha ido a por él.
Es que el 12 ha llegado este año y el 12+1 sería la temporada que viene, pero va a ser muy difícil. Yo me habría conformado con conseguir alguno, pero si después de ganar 12 me dicen que no voy a ganar ninguno más, tampoco me voy a obsesionar con eso.

Si ganar uno es difícil, doce...
Además, es que yo no tengo talento, se me da bien, pero es por entrenar. No me puedo tirar tres días sin montar en la bici. No soy un patoso, pero sí soy un piloto de machacar, pero hay gente a la que ves que le sale innato.

¿Y qué es lo más complicado de este deporte?
Antes, por decirlo de alguna forma, para mí era más fácil porque se hacía en el monte, era más físico. Eso se me daba muy bien, pero ahora es un deporte más de destreza, fuerza y tirón, es tipo indoor para atraer más público.

Físicamente deben estar muy bien preparados.
De piernas, de brazos y de cabeza. Todos los deportes requieren un estado físico muy bueno. Yo, por ejemplo, no sé cuándo fue la última que me tomé un cubata. Creo que fue en una celebración de un Campeonato de España, pero no recuerdo cuál. Te privas de muchas cosas.

Si trasladamos su palmarés a la carretera, usted sería el Valverde del trialbici.
No lo sé, pero compararse con Valverde es ir muy allá. A Valverde le dije en la presentación de su equipo que él para mí fue una fuente de inspiración cuando ganó el Mundial. Es mayor que yo y para los que tenemos una edad y vemos a los jóvenes protestar...

¿Sigue compitiendo por...?
Porque me divierto, me lo paso bien. También es cierto que este año, a nivel de resultados, ha sido uno de los mejores. La presión y lo que conlleva la competición la dejo de lado porque siento que los deberes los tengo hechos.

¿Y hasta cuándo competirá?
Siempre voy a hacer trial, eso seguro. Antes era más difícil pensar en llegar más allá porque el tope estaba en la categoría Elite, pero ahora se han incorporado Máster 30 y 40. Ahora podemos estirar un poco más nuestras trayectorias. No me pongo fecha porque me lo paso bien.

Vamos, que ahora saborea más el deporte.
Sí. Antes, cuando iba a las competiciones, me encerraba en el hotel y me rayaba estudiando las zonas, pero ahora voy de turismo, con mi mujer, y aunque sigo inspeccionando las zonas, no es lo mismo. En los últimos años he conocido lugares de Cantabria que no había visto nunca ni sabía que existían. Cuando llega el momento de competir voy a tope, pero el resto del tiempo lo paso bien.

¿En la escuela tienen muchos niños?
La verdad es que sí, que es una locura. Tenemos 27 niños sin contar los que han llegado nuevos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes