23 de septiembre de 2019
23.09.2019
Contracrónica

Alegrón para una ciudad en plena feria

Los albinegros se vuelven a ilusionar después de dos decepciones del equipo en su propio estadio, que estos días comparte protagonismo con el campamento festero

23.09.2019 | 00:25
Alegrón para una ciudad en plena feria

Pasa una vez al año, que el Cartagena, en pleno inicio de temporada, juega a escasos metros del epicentro de las fiestas de Carthagineses y Romanos, símbolo de la historia y la tradición de la ciudad trimilenaria. Y una afición que andaba corta de alegrías en este inicio de curso, por fin vio a su equipo ganar en casa, después de que el Badajoz, en un combate nulo, se llevara dos puntos del Cartagonova, y de que el Sevilla Atlético se llevara los tres para incredulidad de la parroquia albinegra, que había visto a los suyos ser bastante superiores y no transformar ninguna ocasión de gol.

Este domingo, durante el sufrido partido contra el Cádiz B, detrás de uno de los fondos se veía ascender una de las atracciones más vertiginosas de la feria. Durante unos segundos (o décimas de segundo), sus ocupantes podrían incluso ver el partido si es que la adrenalina se lo permitía. Con la música a todo trapo de fondo, el estadio se olvidó hasta de que no hubo minuto 22 para Miki Roqué porque la electricidad, y por consiguiente el marcador, no funcionaban.

Mordiéndose las uñas con el paso de los minutos, los aficionados albinegros veían como el gol no llegaba pese a la insistencia de los de Munúa. Y entonces apareció una mano, una expulsión de Cobo, el lateral zurdo del Cádiz B, por doble amarilla, y Elady Zorrilla atrapó el balón porque él y solo él iba a transformar ese penalti.

El jienense, con un ojo puesto en su posible salida del equipo hasta el 2 de septiembre, y el otro pendiente del nacimiento de su hijo, no había disfrutado todavía esta temporada de la alegría de marcar un gol. Fueron una veintena la temporada pasada, y espera que el de hoy sea solo el primero de una cifra importante que le reconcilie con la grada, porque si repite su rendimiento de la temporada pasada ya nadie se acordará de que en agosto tuvo pie y medio en Burgos.

Fueron unos segundos los que tardó en recorrer el camino hacia el punto de penalti, a paso lento para engañar al portero rival, pero desde la grada se hicieron eternos. Y al final el balón fue para un lado y el portero Christian para otro. A esas alturas de encuentro los tres puntos se daban por descontados, porque el Cádiz B llevaba un rato sin amenzar el marco de Marc Martínez.

El césped mejora claramente

Todo ello sobre un césped que, por cierto, empieza a parecerse a la alfombra que era la temporada pasada. Después del problemático inicio del curso 2019-2020, con ese estreno liguero contra el Badajoz con más de una 'calva,' y de que el Cartagena suspendiera el clásico Trofeo Carabela de Palta, el tapete empieza a relucir y ya solo presenta algunas zonas irregulares junto a la línea de cal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes