14 de septiembre de 2019
14.09.2019
Ciclismo

Polémica antes de la batalla final

La decisión de los jueces de neutralizar una escapada del Movistar y Valverde tras una caída donde se ve afectado el líder, desata una guerra dialéctica entre el equipo español y el Astana de Supermán López

13.09.2019 | 23:05
Polémica antes de la batalla final

El francés Remi Cavagna (Deceuninck Quick Step), rodador debutante en la Vuelta habitual en las fugas, conquistó en Toledo su primera victoria en una grande, en una jornada marcada por la polémica, al ordenar los jueces reagrupar la carrera cuando el líder Primoz Roglic iba cortado por una montonera a 66 kilómetros de meta que trató de aprovechar el Movistar de Alejandro Valverde.

Cavagna, de 24 años, fue el más fuerte y ambicioso entre los 11 protagonistas de la decimonovena etapa que unió Ávila y Toledo a través de 165,5 kilómetros. Atacó a 10 de meta ante el acoso del pelotón de favoritos y aguantó la subida final a la ciudad imperial, donde llevó brazos en alto 3h.43.34, a una media de 44,3 kilómetros hora.

Día de sustos, caídas y polémica que no se reflejó finalmente en la general. Roglic, afectado por la caída masiva a la salida de Escalona y posteriormente esperado por orden de los jueces de la UCI, mantuvo la roja la víspera del último combate de montaña en la sierra de Ávila con meta en la Plataforma de Gredos.

El esloveno llegará al asalto definitivo hoy con 2.50 de renta sobre Valverde y 3.31 respecto a Nairo Quintana, los inquilinos del podio. Supermán López, portador del maillot blanco a 4.17 y el joven esloveno Tadej Pogacar a 4.49.

Marchaba la etapa por los cauces normales con los 11 aventureros bien avenidos para disputarse entre ellos la victoria en Toledo cuando a 66 de meta unos 20 corredores aterrizaron en el asfalto, entre el líder Roglic y Supermán López. En ese momento Movistar, que se salvó del accidente, se puso a tirar en cabeza, «una estrategia preparada en aquella zona», según explicó en plena carrera el director del equipo, José Luis Arrieta.

La maniobra distanció en más de 1 minuto a López y Roglic, que se dejaban el alma por enlazar con los rivales de la general, en apuros muy serios. En un tramo abierto, de enormes rectas y viento de costado, el Movistar volaba con Marc Soler, José Joaquín Rojas y Nelson Oliveira haciendo de locomotora para Valverde, Quintana y Pogacar, incrustado y llevado en carroza.

Llegó la polémica. Los comisarios de carrera dieron la orden de esperar a los afectados y reagrupar el pelotón principal. Incluso, se quejaba Arrieta, los jueces de la UCI permitieron el 'trascoche' a los ilustres afectados para remolcarlos hasta el grupo. Movistar levantó el pie y su director la voz. Indignación.

«Al parecer la UCI ha permitido hacer 'trascoche'. Nosotros hemos sufrido esas situaciones con Valverde en el Tour y no ha esperado nadie. Teníamos pensada esa estrategia en esa zona, por eso hemos tirado. Si la UCI decide quién gana las carreras....»

La decisión del Movistar molestó especialmente a 'Supermán' López, que calificó de «tontos y estúpidos» a los corredores del conjunto español, los que siempre hacen «ese tipo de maniobras».

«Siempre son los mismos tontos que hacen estas cosas y es su forma de actuar y ya se sabe que es así. Esa es la reacción de ellos», añadió. Por su parte, Roglic aseguró que «no sé muy bien lo que ha ocurrido porque estaba bastante atrás intentando solucionar los problemas que tenía mi bici y tendré que ver las imágenes», dijo.

Hoy sábado se disputa la vigésima etapa entre Arenas de San Pedro y la Plataforma de Gredos, con un recorrido de 190,4 kilómetros, con seis puertos –Pedro Bernardo (1ª), Serranillos (2ª), Alto de Navatalgordo (2ª), Puerto de Chía (3ª), Puerto de Peña Negra (1ª) y ascenso a meta después de 9,8 kilómetros al 3,8 por ciento–.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes