27 de agosto de 2019
27.08.2019
Segunda B. Real Murcia

Josema pierde protagonismo

El extremo muleño, joya de la cantera y gran sensación del pasado curso, no disputa ni un minuto en la derrota frente al Cádiz B tras ver reducida su participación en pretemporada

26.08.2019 | 21:49
Josema, en un partido el pasado curso en Nueva Condomina frente al FC Jumilla.

El técnico, Adrián Hernández, pide un refuerzo más en su demarcación

Quizá con muy poco margen para establecer conclusiones tras la disputa de una única jornada de Liga, el protagonismo de uno de los activos con mayor potencial del Real Murcia se ha visto reducido con la llegada de una nueva temporada y tras el desembarco de un nuevo entrenador al banquillo de Nueva Condomina.

Josema Raigal, extremo grana de tanto solo 19 años, ha visto como su participación en pretemporada ha quedado reducida al mínimo, un bache que se ha visto acrecentado tras la primera jornada de Liga. En dicho encuentro, el canterano murcianista no disputó ni un solo minuto en la derrota frente al Cádiz B (2-1). El técnico, Adrián Hernández, apostó por las opciones de Iván Pérez, Alberto Rodríguez y Peque desde el inicio, y refrescó su línea de tres cuartos de campo con jugadores como Marcos Legaz y Víctor Curto.

No es casualidad, vistos los últimos precedentes, que Josema se convirtiera ayer en la última opción para el entrenador a la hora de echar mano del banquillo. El futbolista de Mula ya había acusado esa reducción de protagonismo en determinados encuentros de la pretemporada, esos en los que los onces titulares se van ajustando a la realidad de la competición.

Si bien es cierto que Adrián Hernández ha argumentado que el hecho de ser titular en el arranque liguero no garantiza nada y que el 80 por ciento de la plantilla debe disfrutar de bastantes minutos, Josema ha visto como en poco tiempo ha pasado de ser una pieza indiscutible del ataque murcianista a recibir este toque de atención por parte del entrenador.

Esta situación llega, precisamente, tras un mercado de fichajes que aún no ha concluido y que arrancaba con una oferta económica que rondaba los 100.000 por parte del Real Betis para hacerse con sus servicios. La cifra pareció a todos irrisoria tratándose de un jugador como Josema: vertical, habilidoso, con gol, último pase y, especialmente, un potencial que no conoce límites.

El jugador, que encandiló en su etapa juvenil y en su temporada de debut en Segunda B, siempre ha manifestado que es feliz en el Real Murcia y ve en el club grana una situación idónea para terminar de formarse como futbolista. La competencia en las demarcaciones en las que puede actuar, fundamentalmente en los costados, es alta, y podría aumentar de cumplirse las pretensiones del técnico Adrián Hernández, quien reclama otro refuerzo más en esa zona del campo. Cabe recordar que los granas aún disponen de una última ficha sénior libre, y todas las lupas se posan en mejorar una demarcación que ya cuenta con varios activos.

En resumen, pese al gran rendimiento del curso pasado y a las altas expectativas depositadas en él, una premisa parece clara: para Adrián Hernández no hay futbolista intocable. Aunque se trate, probablemente, del jugador con mejor cartel de la plantilla del Real Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes