26 de agosto de 2019
26.08.2019
Fútbol
UCAM Murcia 00Sanluqueño

El UCAM pide tiempo y calma

Empate sin goles en el debut de Albés al frente del banquillo universitario ante un Sanluqueño superior en el primer tiempo

26.08.2019 | 00:45
El UCAM pide tiempo y calma
Álex Camacho trata de frenar a un rival agarrándole de la camiseta.

Los cambios, en especial el de Aketxe, lavan la cara tras el descanso a un equipo que estrella sendos balones en los postes.

La exigencia de contratar a grandes nombres conlleva una elevación de las expectativas. Y cada 'tropiezo' provocará que el trabajo de cada semana se mire con lupa. Pero con la plantilla a medio hacer y un equipo aún sin identidad, el UCAM Murcia entró en escena en La Condomina sin la fortuna necesaria para afrontar un estreno que pudo acabar en victoria, pero que también ofreció una primera parte repleta de errores en zonas clave del campo.

No carburó el UCAM de Albés en los primeros cuarenta y cinco minutos, y a punto estuvo de pagarlo ante un Sanluqueño que, al igual que sucediera hace escasos meses en su visita anterior, compareció en La Condomina como un bloque bien armado y aguerrido que mereció el punto sumado.

Cuando las piernas no están a tono y los mínimos detalles marcan la diferencia, solo cabe confiar en un chispazo de calidad o en el balón parado. Y en ambas facetas, el UCAM de Albés anda sobrado. Solo le faltó la guinda.

Pero antes de imponer su ley, a los de Albés les tocó sobrevivir a su propia falta de acierto. Ninguno de los detalles que venían observándose en el tramo final de la pretemporada pudo vislumbrarse en la primera mitad ante el Sanluqueño. Sorprendentemente, el omnipresente Kevin Presa desapareció y Chavero erró, de forma increíble, en una cantidad enorme de pases, un factor con el que nadie contaba.

Con la medular desconectada y la defensa contagiada de ese nerviosismo, al UCAM no le quedó más que cargar por el costado derecho, donde atesora una calidad envidiable para cualquier equipo de la categoría con el tándem Gurdiel-Mayoral. El lateral volvió en su línea, encarnado en una tarántula de la que nadie escapa y dotando desde atrás a su equipo de una gran verticalidad. Mayoral volvió a campar con La Condomina dando muestras de todo su potencial y de su espectacular zancada, y evidenciando que el punto de físico que aún le falta le convertirá en un hombre clave del equipo.

Solo a través de ellos encontró el UCAM el camino hacia el área. La brega y la lucha de Perales no encontraban recompensa, ya que solo gozó de una oportunidad en la que erró en el control pero que Mayoral casi arregla con un potente disparo que se marchó por encima del travesaño por centímetros.

Eso sí, antes de esa gran oportunidad, un veterano curtido en mil batallas como Álex Geijo se encargó de instalar el nerviosismo en La Condomina a base de embestidas. De la nada sacó una vaselina que sorprendió a Gianni y que se estampó en el travesaño, y tras dos graves errores en la entrega del mencionado Chavero se le hizo de noche sin oler siquiera la portería.

Tanto margen de mejora tiene el UCAM Murcia en estos instantes como lo tenía tras el descanso. Quizá pesó la ansiedad por agradar en el estreno, o simplemente las piernas, pero el paso por vestuarios fue un bálsamo para los de Albés. Presa apareció y dotó de más estabilidad al equipo, al igual que el experimentado Hugo Álvarez, que ofreció la imagen de central de referencia que necesita todo equipo candidato al ascenso.

El ataque se vio mermado por la falta de combustible, aunque también sufriría el mismo problema un Sanluqueño al que se le apagó la chispa y que no apareció por el área de Gianni en todo el segundo tiempo.

A la hora de partido, Aketxe apareció y cambió el partido con su show habitual: trabajo, opciones de todos los tipos para sus compañeros, peligro a balón parado y su arsenal rematador. 'Solo' le faltó el gol, pese a todo ello, pero propició que lo que estaba siendo una mala puesta en escena dejará un buen sabor de boca pensando en el enorme potencial ofensivo que atesora este UCAM.

Su primera acción fue una falta desde unos 30 metros que obligó a Isma Gil a atajar el peligro con enormes dificultades. Mayoral se reactivó, y con un buen disparo que rechazó la zaga por poco y una galopada por banda que no pudo aprovechar Aketxe dentro del área, sembró el caos en el área de Isma Gil.

Pero la luz estaba apagada por algo. En los compases finales, en apenas tres minutos, el UCAM estampó el balón en cada uno de los postes. Un centro de Mayoral al primer palo lo repelió Edu Oriol hacia su portería, sonriéndole la fortuna y viendo aparecer la base del palo para salvar a los suyos. En el 87', Aketxe peinó lo justo un centro de Gurdiel para enviar el balón a la madera.

En resumen, no fue el día, ni para lucirse en casa ni para agradar con el primer triunfo de la temporada. El balón vuelve al tejado de Albés, quien tiene en sus manos una plantilla plagada de talento y recursos. Calma por el resultado, tiempo para trabajar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes