20 de agosto de 2019
20.08.2019
Real Murcia

Adrián devuelve la esperanza

El técnico del Real Murcia instaura, tras ocho encuentros de pretemporada, una fiabilidad defensiva traducida en dos únicas derrotas y ante equipos de superior categoría

19.08.2019 | 21:34
Adrián devuelve la esperanza

La falta de gol, la cruz de una preparación en la que los granas agradan.

Sin tiempo para más pruebas, el Real Murcia arrancó ayer la primera semana de entrenamientos con la mente puesta en la Liga. Los tres primeros puntos entrarán en juego este próximo domingo ante el Cádiz B (18.30 horas) tras treinta y ocho días de extenuante puesta a punto, cargada de entrenamientos en Pinatar Arena, Nueva Condomina y en las instalaciones deportivas de la UMU.

Los amistosos, además, han permitido sacar las primeras conclusiones del nuevo proyecto que comandará el técnico murciano Adrián Hernández. El ex del Churra, encargado de liderar a una plantilla carente de grandes nombres y ajustada a la realidad económica del club, ha necesitado poco más de un mes para contagiar su espíritu ganador y motivacional en el equipo, el cual le ha permitido ofrecer buenas sensaciones en sus duelos de pretemporada.

Tres victorias, tres empates y dos derrotas es el bagaje cosechado en sus ocho compromisos estivales. Precisamente, podría decirse que los dos tropiezos, ante equipos de Segunda como son Levante (0-1) y Almería (0-2) han sido los que han dejado un gran sabor de boca tanto en el cuerpo técnico como en el aficionado grana por el derroche y el carácter transmitidos sobre el césped.

Los triunfos (y seis de los siete goles marcados) llegaron ante equipos de menor entidad, como son el Muleño (0-2), el Bullense (0-3) y el Al-Arabi (1-0); quizá los empates reflejaron la contundencia defensiva que, de forma entendible, parece que se convertirá en un pilar básico en este nuevo Real Murcia: igualadas sin goles ante Hércules y Villareal B, y otra ante el Orihuela (1-1), tres conjuntos del exigente grupo III que no fueron capaces de doblegar al Real Murcia. Además, la victoria ante el Al-Arabi y el empate ante el Hércules permitió a los granas adjudicarse un complicado triangular en Pinatar Arena. Ante el Orihuela, no obstante, cayeron en la tanda de penaltis.

En resumen, el equipo de Adrián Hernández registró unos guarismos de siete tantos a favor y únicamente cuatro en contra en ocho duelos disputados, números que se aproximan a lo que, a fin de cuentas, debe ser un equipo de Segunda B que pretende disfrutar de un curso sin sobresaltos: un bloque compacto atrás que sea difícil de superar, pero que deberá aprovechar como oro en paño las ocasiones de las que goce.

Esa ha sido, sin duda, la cruz de la pretemporada. No habrá sido por falta de ocasiones, ya que el Real Murcia ha sido capaz de generar oportunidades suficientes en cada uno de sus amistosos, pero la pólvora ha demostrado estar 'mojada' en los momentos clave, de cara a portería. Además, los encargados de hacer gol, los delanteros, no han estado precisamente finos a la hora de cumplir su tarea. Chumbi y Toril sumaron una diana, el canterano Álex Melgar firmó otra, y Víctor Curto se marchó inédito, si bien es cierto que no debutó en pretemporada hasta que se disputaron la mitad de los amistosos.

Por tanto, el Murcia ha demostrado en pretemporada ser como su técnico: pasional y duro. Eso sí, la temporada que empieza el domingo será otra historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes