18 de agosto de 2019
18.08.2019
La Opinión de Murcia
Real Murcia

Un lustro bajo la tormenta

El Real Murcia cumple cinco años desde que una condena le llevó a sufrir un descenso administrativo que aún se considera injusto

17.08.2019 | 21:33
Un lustro bajo la tormenta

Triste aniversario. Hace cinco años, el Real Murcia fue condenado a un descenso administrativo que aún hoy en día se considera injusto. Fue un mes de agosto para olvidar, aunque por desgracia el club aún tendrá que pagar durante un tiempo sus terribles consecuencias. Fueron días tristes que dejaron una consecuencia positiva: el amor que demostraron muchos aficionados por un club con más de cien años de vida.

Junio de 2014. Play off contra el Córdoba. Saúl Berjón falla un penalti en los primeros minutos del partido de vuelta en Nueva Condomina y el Real Murcia termina perdiendo por 1-2. Ese encuentro fue toda una premonición de las desgracias que se avecinaban. Solo un mes y medio después de ese fatídico 15 de junio, donde los granas se quedaron a un paso de jugar la eliminatoria definitiva por el ascenso a Primera, se vivieron días terroríficos. El próximo miércoles 21, de hecho, se vivirá el quinto aniversario, una efeméride que nadie celebrará, que ha entrado en esa interminable historia negra de un club centenario que vivió en 2014 un agosto, desgraciadamente, inolvidable, que hoy sigue pagando.

Las imágenes, sin embargo, siguen frescas en el recuerdo. Manifestaciones ante la sede de la Liga de Fútbol Profesional y por las calles de Murcia de una afición que abandonó las playas para defender una decisión considera aún hoy en día injusta, marcaron tres semanas 'calientes', donde los tribunales dieron varias veces la espalda a Javier Tebas, el brazo ejecutor de un descenso administrativo que llegó tras no alcanzar un acuerdo Jesús Samper, entonces presidente, con Hacienda. La LFP negó la inscripción al club en Segunda por no cumplir unos ratios de dudosa legalidad en ese momento. Pero el 7 de agosto, la Comisión Delegada de la Liga, mientras decenas de seguidores granas se manifestaban a las puertas de su sede, ratificaba una condena que un día después echó para atrás el Juzgado de lo Mercantil nº 7 de Madrid. «Se nos ha hecho un traje a medida para echarnos del fútbol profesional, porque quiero saber qué equipo no tiene deuda con Hacienda, aunque la tenga aplazada», fueron las palabras del entonces presidente tras conocer el fallo. Pero el culebrón no acabó porque Tebas insistió hasta que consiguió su objetivo. Desoyó el auto y suspendió el inicio de la Liga. La AFE, entonces presidida por Luis Rubiales, en la actualidad presidente de la Federación Española, se posicionó a favor del Real Murcia. Entre tanto, el entonces secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, 'desapareció' después de rechazar el Tribunal Administrativo del Deporte, dependiente del Consejo Superior de Deportes, un recurso de la entidad murcianista. Y en ese tira y afloja, con Tebas con la sartén cogida por el mango, el lunes 18 se ratificó un descenso que terminó por consumarse el jueves 21, cuando un juez –Francisco Javier Vaquer Martín– diferente al que con anterioridad había instado a readmitir al Real Murcia –Andrés Sánchez Magro–, levantó las medidas cautelares y concedió a la LFP la potestad para dejar a los granas en Segunda B y en el grupo I, sustituyendo al Mirandés, a quien ya se había concedido su plaza.

Desde ese día, el Real Murcia ha vivido bajo una tormenta constante. Un año después, en diciembre de 2015, fallecía Jesús Samper, provocando otra grave crisis. Guillermo Martínez Abarca asumió la presidencia en 2016 y en diciembre del mismo año, mediante la aportación de 400.000 euros, llegaba Raúl Moro, un empresario de dudosa reputación, sin ningún vínculo hasta ese momento con el fútbol. Prometió solventar muchos problemas, pero no lo hizo y los incrementó. Vendió en dos ocasiones sus acciones y propició la llegada a finales de 2017 del mexicano Mauricio García de la Vega, quien aún reclama la propiedad y que en noviembre tiene fijado un juicio contra el Real Murcia por ello. En febrero de 2018 accedió a la presidencia Miguel Martínez, quien 'fichó' a Víctor Gálvez, al que también había vendido sus acciones Raúl Moro. En abril de 2018 'asaltó' el club el oriolano, llegando con él Toni Hernández, un director general que después de muchos meses derrochando murcianía en las redes sociales, acabó por convertirse en uno de los personajes más perseguidos por los aficionados. Gálvez, especialista en montar circos y prometer contratos imposibles, con sueldos inasumibles en Segunda B, se fue después de muchos tiras y afloja en octubre del pasado año, dejando el mando a la PARMU, que logró con éxito sacar adelante una ampliación de capital que deberá tener continuidad en los próximos meses. El notario Francisco Tornel, aportando 200.000 euros, se convirtió en el accionista con mayor paquete bajo su control, situando al médico José María Almela en la presidencia desde noviembre de 2018 hasta los últimos días de julio, en los que decidió dar un paso al frente y convertirse en el sexto presidente en apenas dos años.

Pero la tormenta que se inició hace ya cinco años sigue cayendo a diario sobre Nueva Condomina. No solo no ha podido salir el equipo de Segunda B deportivamente, sino que sobre su escudo aún pesa esa deuda con Hacienda que en estos momentos haría imposible un ascenso. Pero para ello se está trabajando desde las oficinas en una contrarreloj que tiene que concluir irremediablemente antes del 31 de diciembre. El objetivo es claro: que la deuda concursal quede reducida en unos ?? millones de euros a ?? de diciembre. Hasta el momento, la comisión económica murcianista ha conseguido ganar varias batallas que le acercan a la meta final gracias a los acuerdos con Gabriel Torregrosa o Paco Casal, entre otros muchos, pero aún queda una negociación complicada con los integrantes del ya desaparecido G30, ya que los acuerdos tienen que ser individuales, algo que entraña mayor dificultad. Después, irremediablemente, el club tendrá que afrontar otra ampliación de capital para tratar de conseguir ese equilibrio tan necesario para afrontar el futuro con optimismo y alejar definitivamente esa tormenta que no cesa sobre Nueva Condomina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes