17 de agosto de 2019
17.08.2019
Segunda B

Segunda B: Máxima tensión con Elady

El presidente, Paco Belmonte, asegura que está deseando que se cierre la marcha del jienense pero insiste en que no lo venderán si el Real Burgos no abona su cláusula de rescisión de 500.000 euros, un traspaso récord en Segunda División B

16.08.2019 | 20:50
Segunda B: Máxima tensión con Elady

El Cartagena dice que no vende a Elady por menos de 500.000 euros, su cláusula de rescisión. El Burgos, de momento, no sube la oferta de 350.000 que el Cartagena ya ha rechazado. Elady, por su parte, quiere irse, atraído por el astronómico sueldo que le ofrecen, a pesar de haber renovado con el Cartagena hace solo unos días. Así de enrevesado está el culebrón del verano, que cuando parecía ya cerrado ha vuelto a resurgir con más fuerza. Y el presidente, Paco Belmonte, es muy tajante: «Aquí no hay medias tintas. Elady tiene una cláusula de rescisión. Estoy deseando que Elady salga por 500.000 euros y se lleve a cabo el mayor traspaso de la historia en Segunda B, pero en las condiciones que nosotros queremos».

Visiblemente molesto con la situación, Belmonte subraya que va a defender el escudo, porque «del escudo no se ríe nadie», y prefiere no hablar sobre la intención del futbolista, que en la rueda de prensa de su renovación remarcaba su sintonía con el proyecto del Cartagena.

A pesar de que Belmonte dice que es lícito que se quiera marchar porque le ofrecen «un pastizal», amenaza con que «si alguien se altera hablando de dinero, igual juega en el Burgos o en el filial del Cartagena, que hay fichas libres».

Lo cierto es que Elady lleva unos días sin participar en los entrenamientos y en los compromisos de pretemporada. Alegan que tiene una lesión de rodilla, y dicen que si se recupera a tiempo, mañana jugará contra el Ciudad de Murcia. Pero a nadie se le escapa que situación es muy tensa y que el propio Munúa sabe que está muy cerca de perder a su principal arma ofensiva.

La situación alcanza tintes melodramáticos desde que el pasado miércoles el Cartagena lanzara un comunicado, haciendo pública la oferta de 350.000 euros del Real Burgos por Elady, especificando todos los plazos de pago. El club albinegro, por su parte, se remite a la cláusula de rescisión de 500.000 euros, una cifra que nunca se ha pagado por un futbolista de Segunda B. Como el propio Belmonte recuerde, el traspaso récord de la categoría es el del delantero Yacine Qasmi, del Melilla al Elche. «Quiero pasar a la historia por el presidente del Cartagena que ha recibido 500.000 euros por el traspaso de un futbolista en Segunda B», dijo el mandatario.

Tampoco las relaciones con el club burgalés son las mejores, después de que les arrebataran, a golpe de talonario, los fichajes de Donovan Wilson y Toché.

Por sus palabras, el Cartagena ya ha renunciado a quedarse con el futbolista, y dada la situación de incomodidad que se ha generado, lo mejor es recibir una cantidad importante del Real Burgos que les permita ejecutar un fichaje importante. «Cuando esté la pasta en el bolsillo, veremos lo que hacemos. Si hay más dinero, iremos a por una opción que no estaba planteada», apostilla Belmonte, tan hastiado de estos asuntos que amenaza con vender el club: «Seguramente venderé esto a los del turbante, más pronto que tarde. Cuando me canse de todo esto, porque te vas cansando».


Pendientes de las salidas

Antes de las altas, llegarán las bajas. El Cartagena se va a centrar en las próximas 48 horas, además de en resolver el tema de Elady, en aclarar las salidas de Mario Fernández, Mauro, Adama e Igor Paim. Esos cuatro futbolistas no van a seguir en el club con total seguridad. En el caso de Mauro, saldrá cedido; los otros tres, lo más seguro es que sean rescindidos. Tras la llegada del guardameta sub-23 Esteve, Mario Fernández no tiene sitio en el equipo, con Adama tampoco cuentan y Paim ni siquiera se ha incorporado esta pretemporada.

«Parece que faltan muchas cosas por hacer, pero la plantilla está al 90% hecha», dice Belmonte, sobre un equipo que está jugando los últimos amistosos con más jugadores del filial que de la primera plantilla por las continuas lesiones y las salidas pendientes.

En cuanto a las incorporaciones, el presidente asegura que ficharán dos jugadores con senior. Entre las posibilidades que manejan, están buscando otro delantero centro (actualmente solo tienen a Pablo Caballero), un centrocampista posicional o un jugador de banda. «También puede venir un central sub-23, aunque los jugadores del filial están haciendo un trabajo magnífico. Nos han salvado la pretemporada», reconoce.


De Vega, una perla por pulir

Como espectador de lujo de todo este revuelo estaba Lucas de Vega, que acababa de ser presentado con el FC Cartagena. El joven futbolista (19 años) llega cedido de la cantera del FC Barcelona a una división que aún no conoce. «El objetivo es subir a Segunda y todos vamos a luchar para eso», declaró en su presentación. Se define más como un interior en un 4-3-3, aunque también se desenvuelve bien como pivote en un 4-2-3-1 o como mediapunta. Ya ha entrenado con el grupo y llega con la intención de tener minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes