12 de agosto de 2019
12.08.2019
FC Cartagena

"Ahora soy mejor delantero"

El cartagenero Arturo, que jugó en el Cartagena y el UCAM, luchará esta temporada por el ascenso con el Atlético Baleares

11.08.2019 | 20:22
"Ahora soy mejor delantero"

"Di todo lo que tenía, salieran las cosas bien o mal", dice sobre su pasado albinegro.

Arturo Juan Rodríguez Pérez-Reverte (Cartagena, 30 de abril de 1989 siempre que puede, escapa a casa. Ahora, disfruta de la isla de Mallorca en un proyecto que la temporada pasada hizo grandes números, pero su tierra, es su tierra. El Atlético Baleares le ha acogido y con su nueva escuadra, tuvo la oportunidad de medirse a su Cartagena en esta pretemporada. Sensaciones encontradas que pudimos compartir con un futbolista que siente a su ciudad y que vive con la espina clavada de no haber podido hacer los goles que le hubiera gustado conseguir cuando vestía la elástica cartagenerista. Sacrificio y entrega hubo a raudales, pasión por el escudo también, pero faltó acierto, y eso le pasó factura. Arturo siempre estará marcado en unas redes sociales que escupen odio cada vez que pueden y por quienes se pusieron en pie y aplaudieron cuando regresó al Municipal Cartagonova. Un albinegro más que busca en las islas un ascenso que elimine cualquier duda y que le haga volver a saborear el fútbol profesional.

En el Atlético Baleares, que el curso pasado se quedó a las puertas del ascenso, está viviendo unas primeras semanas «duras por la alta carga de trabajo. Me veo bien a esta altura de pretemporada. A un Cartagena que lleva más rodaje que nosotros y más partidos le peleamos de tú a tú. Eso es importante», dice.

Sabe que ha llegado a un equipo donde la exigencia va a ser alta: «Tenemos exigencias al ser líderes la temporada pasada. Subir es una ilusión del club. Pero es muy complicado. Mira el Cartagena, que lleva muchos años haciendo equipazos y se le ha resistido», comenta, para añadir que «el objetivo es intentar estar lo más arriba posible. Es una categoría muy caprichosa. Pero sabemos que no es nada fácil. Tenemos que pelear mucho y hacernos fuertes en casa, que fue la seña de identidad de este equipo el año pasado».

Su adaptación al Atlético Baleares ha sido fácil. Firmó con su nuevo equipo y poco después fue a Pinatar Arena de concentración. «A mí me ha venido muy bien estar en Pinatar Arena. Firmé y al poco nos desplazamos hasta mi casa, con la familia muy cerca. Sí que es cierto que por circunstancias, nosotros tenemos que salir de la isla para poder jugar partidos de nivel», como el que jugó ante el Cartagena, al que vio como un equipo que «lleva rodaje. Tiene mucha calidad, grandes jugadores. Es otro proyecto ilusionante. Tarde o temprano, tendrá que tener sus frutos. Se nota, en ciertos jugadores, que tienen ese poso en Segunda División. Pero bueno, la Segunda B es muy perra y no solo con el nombre se ganan partidos».

Al Baleares llegó después de militar en el Cartagena, el UCAM y el Sabadell, donde el curso pasado hizo 6 goles en 31 partidos. Al club albinegro lo sigue considerando como algo suyo: «Ese club es mi casa y todavía tengo muchos amigos allí. Conforme me voy enfrentando más veces, ya me hago a la idea», afirma sobre las sensaciones que tuvo en ese duelo amistoso. No oculta que «me acuerdo de lo bueno que pasé allí. Los momentos malos lo dejas atrás. El cariño que recibí desde el primer día. Solo cosas buenas», y que le gustaría volver porque «tu casa siempre es tu casa. Pero a día de hoy tenemos caminos diferentes. Ojalá algún día se pudieran encontrar».

No ha sido Arturo un jugador respetado por los aficionados en las redes sociales, donde algunos cartageneristas dejaron algunas 'perlas' cuando se comprometió con el Atlético Baleares, algo que asegura que no le afecta: «Si te digo la verdad, no lo leí. Yo ya no tengo redes sociales. Al final, ahí, la gente se dedica a decir lo que quiere sin miramientos. Unos te defenderán, otros te criticarán. Yo estoy en un equipo top de la categoría y si a alguno le molesta, lo siento mucho», explica.

«Al final, a los de casa siempre se le ha exigido un poco más. Claro que duelen ciertas críticas. Al final, en el fútbol hay años buenos y malos. Por el club albinegro han pasado muchos jugadores que han tenido malas temporadas y encima les importaba un pimiento el escudo. Yo di todo lo que tenía, salieran las cosas bien o mal. Tengo la conciencia muy tranquila», comenta sobre esos detractores activos en las redes sociales.

No olvida un partido que fue especial para él: «Uno de los recuerdos más bonitos que tengo es cuando volví al Cartagonova con el UCAM Murcia. Me tocó salir en la segunda parte y la gente me recibió muy bien. Para mí, eso fue un orgullo. La gran mayoría de aficionados vieron que yo di todo», dice con cariño.

Ahora es un jugador más maduro. A sus 30 años, son muchas las temporadas que acumula como profesional: «Todas las experiencias, tanto buenas como malas, te enseñan muchas cosas. Creo que a día de hoy soy un delantero más completo y todas las adversidades, esos años malos, me han ayudado a ver las cosas a mejorar. Me veo mejor jugador», destaca un futbolista que siempre ha destacado por anteponer el éxito colectivo al personal, por ello asegura que «por suerte o por desgracia, siempre he sido jugador de equipo. Nunca he mirado por mis números. Ojalá pudiera hacer 20 goles, pero si meto 10 y ascendemos, yo encantado».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes