05 de agosto de 2019
05.08.2019
Fútbol. Segunda B

Una sola promesa en la plantilla

Jesús Carrillo es el único jugador sub-23 que se mantendrá en el equipo porque la salida de Igor Paim es inminente

04.08.2019 | 22:20
Una sola promesa en la plantilla

Mauro y Adama pasan a ocupar ficha senior y la entidad pretende cederlos a otros clubes de la categoría para que tengan minutos

La prioridad este verano ha sido conformar un bloque de futbolistas con una larga trayectoria, que aporten un grado importante de experiencia en los momentos determinantes. En la línea con lo que sucedió la temporada pasada, los sub-23 tienen un papel muy secundario en los planes de Gustavo Munúa. Tan solo el cancerbero Joao Costa se hizo con un puesto de titular, arrebatándole la portería al experimentado Mario Fernández. En este nuevo curso, el Fútbol Club Cartagena cuenta por ahora con un único jugador sub-23 en la primera plantilla, el mediapunta Jesús Carrillo.

Tras deslumbrar durante la pretemporada del año pasado, Carrillo (Alcantarilla, 1999) intentará contar con más oportunidades a las órdenes del técnico uruguayo. En la primera vuelta jugó bastante, pero después desapareció completamente de las alineaciones. El mes de julio, la entidad le renovó el contrato para esta temporada 2019-2020, con opción a otra más, confirmando así su apuesta por Carrillo como talento de futuro.

El Cartagena también tiene otro sub-23 en la plantilla, pero no entra en los planes de Munúa. Es el brasileño Ígor Paim, que firmó el verano pasado por dos temporadas, pero, tras no tener minutos, ni siquiera se ha incorporado a la pretemporada. El club está a la espera de llegar a un acuerdo con el jugador para rescindir su contrato y que sea libre para elegir otro destino.

Este verano también se han marchado del equipo otros jóvenes valores como el mencionado Joao Costa, Rui Moreira, Josua Mejías, Luis Mata y Julio Gracia. Estos tres últimos participaron bastante, sobre todo en la segunda vuelta, pero han vuelto a sus clubes tras cesión.

Precisamente cederlos es la opción que baraja el club con los dos canteranos que esta temporada dejan de ser sub-23: Mauro Lucero y Adama Fofana. Los dos tienen ahora 23 años, pero nacieron en 1996 y cumplirán los 24 durante la temporada. El central alicantino acababa contrato este verano, pero el Cartagena le ha renovado hasta 2021. El año pasado participó en ocasiones contadas con el primer equipo y marcó el gol de la victoria contra el Jumilla, pero su equipo era el filial. Al igual que en veranos anteriores, está haciendo la pretemporada con el primer equipo y rindiendo a buen nivel.

Es un central zurdo muy poderoso en el juego aéreo (mide 1,92) y rápido al cruce a pesar de sus condiciones físicas. En el equipo de Tercera ha destacado durante las dos últimas temporadas, y ahora Gustavo Munúa debe decidir si se queda con él como central suplente, porque ya dispone de David Andújar, Sergio Ayala y Carlos David para la zaga.

Por su parte, Adama Fofana ha regresado tras seis meses en el Inter de Madrid y otros seis meses en el Badajoz, donde acabó como titular. Se ve en la misma situación que el verano pasado: a Munúa le gusta su estilo de juego, pero no le puede garantizar minutos ante otros jugadores de más peso como Verza y Miguel Ángel Cordero. De momento, esperarán para tomar una decisión sobre su futuro, pero si surge la oportunidad de traer a otro futbolista senior, le dejarán salir cedido para liberar su ficha.

Mientras llegan los sub-23 que deben completar la plantilla, Munúa está tirando de los jóvenes del filial en los amistosos, como Chema, Ismael –autor de dos goles ante el Atlético Baleares–, Uri, Koke, Fran, Siafa, Booker o Ripoll. Dado que solo pueden inscribir 16 fichas de mayores de 23 años, el club espera encontrar cesiones apetecibles en los últimos días del mercado, como sucedió el verano pasado con los tres portugueses y con Julio Gracia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes