05 de agosto de 2019
05.08.2019
Entrevista
Javi Motos

Javi Motos: "Inculco la responsabilidad que supone jugar en el Real Murcia"

El joven técnico de Puente Tocinos, que dirigió a la primera plantilla el pasado curso durante unas semanas, sigue al frente del filial del Murcia que jugará en Tercera

04.08.2019 | 22:36
Javi Motos: "Inculco la responsabilidad que supone jugar en el Real Murcia"

Con una sola temporada al frente del Imperial, el técnico Javi Motos ha ganado todo el crédito demostrando sus capacidades en la formación de futbolistas. Tras pulir a Josema, avisa del potencial de futbolistas como Palazón, Meseguer o el reciente fichaje Javi Pedrosa, y asegura que varios de sus jugadores están más que preparados para asumir el reto de devolver al Real Murcia a lo más alto.

Javi Motos (05/09/1988, Puente Tocinos, Murcia) personifica el reciente cambio impulsado por el Real Murcia. Un cambio repleto de juventud, ambición y sentimiento murcianista, factores necesarios para que gente de la casa sea capaz de garantizar el presente más inmediato de una entidad resucitada en los últimos meses y que necesita de técnicos y jugadores que asimilen el compromiso de devolver a lo más alto a un club histórico. Ahora, mientras se siguen dando pasos que garantizan la supervivencia del club bajo un modelo de cantera que vuelve a tener en consideración al futbolista de las bases, el entrenador del Real Murcia Imperial es consciente del reto que se plantea ante su horizonte. Y es que, aunque a nuestro protagonista no le guste pensar a largo plazo, el futuro del Real Murcia y de sus próximas 'perlas' está en sus manos.


En un momento en el que se pretende apostar por la cantera. ¿Siente mayor responsabilidad dentro del club?

Cuando asumes el reto de firmar con el Real Murcia sabes a lo que te expones. Pero más que una responsabilidad, lo considero un beneficio, un placer, poder tener la posibilidad de trabajar con los mejores jugadores de la Región. Esta situación económica que atraviesa el club tiene esa doble cara. Nos tenemos que ajustar todos a la realidad, pero, por otro lado, se ve beneficiado de una vez por todas el trabajo de cantera, que se consagra hacia el fin que tiene, que es llegar al primer equipo. Es una maravilla ver como llegan jugadores como Legaz, Meseguer, Josema, Domi, quien sale cedido...

Llevamos años escuchando que la cantera del Real Murcia ha sido maltratada. ¿Tan grande ha sido ese castigo?

La cantera del Murcia ha tenido dos vertientes negativas en los últimos años. Por la situación del primer equipo, de no estar en fútbol profesional y que desahoga al fútbol base, ha provocado que el resto de canteras de Primera División hayan venido a pescar jóvenes talentos a nuestra factoría. Y otra cosa, es que tiempo atrás no se ha llegado a apostar realmente por la cantera. Esto está cambiando, y va a generar un sentimiento de murcianismo más profundo y más arraigado en los jugadores de nuestra cantera. Ahora deciden apostar por nosotros porque ven realmente cercano el acceso al primer equipo. Creo que vienen años muy bonitos para estos jóvenes.

¿Puede ser demasiado alta la presión para chavales de 20 o 21 años para llevar el peso del Real Murcia sobre su espalda?

Están más que preparados. Son chavales a los que, desde jóvenes, se les empieza a inculcar ese sentido de responsabilidad que supone jugar en el Real Murcia. A nivel futbolístico, psicológico y personal están más que capacitados para asumir cualquier reto. Te pongo el ejemplo de Víctor Meseguer. Lo está demostrando, y estoy seguro de que este va a ser un año brutal para él. Pero hay jugadores en el filial que están muy preparados para jugar en el primer equipo. Antes o después les llegará la oportunidad y sabrán aprovecharla.

¿Faltan jugadores por llegar a su plantilla?

Está prácticamente cerrada. Ayer se presentó a Cuxart, que nos va a dar experiencia, orden, liderazgo, características que faltaban en la plantilla. Hemos optado por renovar a un buen bloque de jugadores que venían estando con nosotros en División de Honor, más algunas incorporaciones que han dado un salto de calidad al equipo.

Ese bloque que lleva con usted desde juveniles ha demostrado que quiere acabar lo que empezaron hace un par de años, pero también ven la posibilidad de llegar al primer equipo.

Hay jugadores con los que llevamos mucho tiempo y que se identifican con nuestra forma de trabajo, y apuestan por su formación estando a nuestro lado. Pero la cercanía con el primer equipo es real, se ven con posibilidades y al final ese es su sueño. Se les valora, se sienten arropados y ese es el mejor contexto para seguir creciendo.

¿Están renunciando sus jugadores a porcentajes elevados de sueldo por seguir en el Murcia?

No te sabría decir un porcentaje o una cifra. Pero sí te puedo decir que el que esté con nosotros está haciendo una apuesta claramente deportiva. Estoy convencido de que cualquier jugador del Imperial ha recibido ofertas mejores de otros equipos de Tercera e incluso Segunda B.

¿Cuántos jugadores estarán 'a caballo' entre primer equipo y filial? Ese es un gran condicionante para usted y para ellos.

Es muy importante de cara al fin de semana. Pero también somos conscientes de que estamos en un filial, y cuantos más jugadores vayan 'a caballo', mucho mejor para nosotros. Al final, estamos para prepararles, y si el entrenador del primer equipo cree que están capacitados, es porque estamos haciendo las cosas bien. Sabedores de esto, estructuraremos ese microciclo de la mejor forma posible, y, en contacto con Adrián y Julio Algar, organizaremos una semana 'tipo' de trabajo para tener a los jugadores de cara a nuestro partido del domingo, pero sin problema para que cuenten con ellos en el primer equipo.

¿Qué nivel de complejidad tiene esa situación para usted como entrenador?

Intentamos que sea un proceso lo más natural posible. Ser directo con el futbolista, hacerle ver como va a ser cada semana para él, que vea que puede estar de lunes a viernes con el primer equipo y el fin de semana jugar en el filial, y adaptarse de jugar en Nueva Condomina a hacerlo en Huércal-Overa, por ejemplo. Debemos crear unos conceptos básicos de nuestro modelo de juego tanto en el filial como en el primer equipo, que sean similares para facilitar la adaptación. En este caso, con Adrián Hernández vamos a trabajar de forma fenomenal. Es una persona muy cercana, transparente, tenemos una buena relación desde hace años y nos facilitaremos el trabajo.

Hablando de Adrián. Le sufrió como rival el año pasado, pero ¿qué tal es como compañero?

Como adversario, es el típico entrenador contra el que no quieres jugar nunca. Sus equipos siempre son muy competitivos y trabajados tácticamente. Era de ese tipo de rival que te llegaba incluso a desquiciar, siempre desde el respeto, pero al que no querías enfrentarte nunca. Esa salida a Churra estaba señalada en el calendario como terreno adverso (se ríe). Como compañero, y sobre todo como persona, es top. Cercano, llegar al Real Murcia no ha variado su personalidad, y en nuestra mano está el futuro próximo del Real Murcia.

Usted fue entrenador del primer equipo el pasado año durante tres semanas. ¿Le ha dicho dónde se está metiendo?

Hablamos de muchos temas y siempre trato de transmitirle dónde ha venido. Este es un club muy exigente, la afición te arropa y está contigo en las peores, pero también le gusta disfrutar con su equipo y van a exigir tener los mejores resultados. Pero él es consciente de la exigencia. Solo hay que ver en pretemporada cómo se llena Pinatar Arena, leer las redes sociales... Sabe a lo que se expone, y también lo bonito que es.

Usted vivió una situación muy convulsa en la que los resultados no llegaron. ¿Cree que esa etapa puede haber dejado un mal sabor de boca en el aficionado respecto a su figura y su potencial como técnico?

Por prepotente que pueda parecer, la opinión del aficionado, para un entrenador, tiene que ser de poca relevancia. Fueron dos semanas en las que trabajamos de la mejor forma posible, intentamos revertir la dinámica y creo que la línea era bastante buena. Pero en el fútbol no importan los méritos que tengas para ganar: cuando los detalles no acompañan, no consigues los tres puntos. Valoro y respeto muchísimo a la afición del Murcia, pero en mi formación como entrenador, su opinión no tiene que ser de mucha importancia.

Y a nivel personal, ¿de qué manera ha influido esa experiencia?

Muy enriquecedora. Llegas a una plantilla con jugadores con muchos kilómetros en el mundo del fútbol: Hugo Álvarez, Curto, Chumbi, Charlie Dean... Ves como su aceptación es máxima, arropan tu trabajo y se identifican bien con él. Y si hablan bien de ti esos jugadores, esa experiencia por el primer equipo nos reforzó mucho más que nos perjudicó. Tengo la creencia de que nuestra forma de interpretar el juego, a día de hoy, era la correcta. Si ellos lo respaldaban, era porque algo bien estábamos haciendo.

Al igual que sus jugadores, ¿volver al primer equipo algún día es una posibilidad?

Me encantaría, pero ahora mismo no es mi pensamiento. Hay un entrenador, que es Adrián, y tenemos un objetivo, que es estar a muerte con el primer equipo para que tenga un año bastante más tranquilo que el pasado. Soy muy joven todavía, no tengo prisa ninguna por llegar a cotas mayores, tengo esa ambición, pero no sé si será en un año, en quince o en veinte. Claro que quiero entrenarlo, saborearlo y disfrutarlo mucho más de lo que pude hacerlo.

Cada vez más, los equipos apuestan por entrenadores jóvenes. ¿Cuánto tiempo invierte en su formación?

Es algo continuo. ¿Tiempo? Yo no sé cuánto invierto. Solo sé que al final no cesas en investigar, en formarte, leer, ver entrenamientos, hablar con compañeros. Es un conjunto que, junto con la experiencia, que cada año es un poquito mayor, pues te formas como entrenador. Al hacer algo que te apasiona tanto, no supondría un desgaste dedicarle 25 horas, si pudiéramos, a esto. Es lo que realmente amo y cualquier formación siempre será corta para mí.

La figura de Julio Algar, ¿de qué manera facilita su trabajo?

Es un director deportivo natural y cercano. La relación es buena y cordial, confía en nuestro trabajo y ese perfil de jefe te da libertad para ser tú mismo. Espero que siga siendo así de aquí en adelante.

Si tuviera que decir un nombre, ¿cuál cree que sería ese 'nuevo Josema' que pueda dar el salto desde ya al primer equipo?

Hay muchos que pueden dar el salto. Puedo nombrar a Carlos Palazón, que está en la puerta para conseguirlo. Por potencial es un jugador creativo, siempre preparado para sorprenderte, y eso es algo que a cualquier entrenador le gusta. La llegada de Javi Pedrosa; casos como el de Lalo Hernández, Álex Melgar, que también agrada mucho... Hay cinco o seis jugadores que, a nivel de madurez, hay que tenerlos en cuenta. Tenemos jugadores mucho más jóvenes que están en proceso de formación y tienen que madurar aún, pero los que nombro, en el día a día palpas que están esperando su oportunidad. Y están listos para cogerla.

Hablando de Pedrosa, un ex del UCAM, vemos que se está produciendo un gran trasvase entre dicho club y el Murcia, y son rivales en todas las categorías. ¿Beneficia esa 'guerra' o rivalidad a los jugadores?

No es una 'guerra' como tal. Velamos por nuestros intereses, queremos a los mejores y luchamos por ello. En el caso de Javi, ya quise tenerlo en mi plantilla, no se pudo dar, pero ha quedado libre y hemos hecho todo para traerle.

¿Pero ese trasvase, en caso de que las cosas no les salgan bien en uno de los clubes, les da una segunda oportunidad?

Ese contexto es muy distinto en un club o en otro. Pero eso nos pasa a todas las personasno somos capaces de exponer nuestras cualidades, pero cambias de ambiente y compañeros y se da la situación idónea para que llegue la explosión. Les beneficie o no, los jugadores deciden donde juegan y, cuando cambian, es porque creen que van a ir a un club que es mejor para ellos. A veces se acierta, otras se falla, pero buscan su beneficio e incluso sentirse más valorados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes