01 de agosto de 2019
01.08.2019
Real Murcia

Un convenio que se vuelve salvador

La modificación de las condiciones de uso del estadio Nueva Condomina por parte del Ayuntamiento se convierte en una botella de oxígeno para las arcas del Real Murcia

31.07.2019 | 21:55
Un convenio que se vuelve salvador

Al ahorro de los costes de mantenimiento se suman los ingresos por el alquiler de las antenas de telefonía y el cambio de nombre.

Lo habían buscado y buscado cada uno de los presidentes que en los últimos años han estado al frente del Real Murcia. Lo intentó sin éxito Jesús Samper; se sintió defraudado Guillermo Martínez Abarca; y tampoco le concedieron el regalo a Raúl Moro ni a Víctor Gálvez. Todos ellos llamaron a la puerta de Felipe Coello, concejal de Deportes del ayuntamiento de Murcia; todos ellos -directamente o a través de gente del club- se reunieron con José Ballesta, alcalde de la ciudad, pero en cuatro años fue imposible conseguir que desde La Glorieta se aprobase una modificación del convenio de uso del estadio Nueva Condomina. El objetivo, perseguido por todos y no conseguido por ninguno, no era otro que el Consistorio se hiciese cargo de los gastos de mantenimiento de la instalación municipal, dando un respiro a la economía de un club endeudado y sin ingresos en Segunda B.

Solo cuando las elecciones llamaron a la puerta del ayuntamiento de Murcia, los responsables municipales abrieron las ventanas. Justo en ese instante, un nuevo consejo de administración, encabezado por Francisco Tornel, como máximo accionista, trabajaba en el Real Murcia. El 2 de abril de 2019, el pleno municipal aprobaba el cambio en las condiciones de uso, una modificación que solo tres meses después se ha convertido en una botella de oxígeno para la delicada salud del club murcianista.

Gracias a las variaciones incluidas en la adenda, los responsables granas no solo se ahorraban los costes del mantenimiento -el césped no entra-, sino que además se aseguraban una serie de ingresos en el caso de encontrar a alguna empresa que quisiese poner su nombre al estadio o que quisiese utilizar alguna de las zonas de las instalaciones interiores del recinto que el Ayuntamiento permite alquilar para fines deportivos.

De momento, a los 500.000 euros anuales que el Real Murcia se ahorra en luz, agua y limpieza, entre otros aspectos, hay que sumar los ingresos que ya se ha asegurado la entidad y que han permitido salvar varias bolas de partido. En las últimas horas de junio, cuando las denuncias a la AFE apretaban un año más, los murcianistas anunciaban un acuerdo por el que se ingresaron alrededor de 500.000 euros por el alquiler de las antenas de telefonía que hay en la instalación municipal. El aspecto negativo es que el contrato es a 25 años, por lo que, como los granas prefirieron recibir un pago único, ya no habrá más reintegros hasta 2044.

Esta semana, la modificación del convenio volvía a traer buenas noticias al Real Murcia en forma de dinero. En un comunicado sin apenas información, los granas anunciaban que han llegado a un acuerdo con el empresario Enrique Roca para que éste ponga nombre al estadio. Se habla de que el lorquino, con negocios inmobiliarios y que lleva meses intentando acceder al accionariado murcianista, abonará unos 200.000 euros por temporada. Desde la entidad tampoco informaron de los años del acuerdo, aunque hablan de que es a «medio largo plazo».

Entre ahorros e ingresos, el Real Murcia ya ha obtenido alrededor de 1,2 millones gracias a la explotación de Nueva Condomina y a la decisión del Ayuntamiento de asumir los gastos de mantenimiento de la instalación, que hasta la firma de dicho convenio se había convertido en una carga pesada para todas las directivas anteriores, que, con el equipo en Segunda B, no eran capaces de rentabilizar las posibilidades de una instalación cuatro estrellas para la UEFA. Al margen de organizar eventos futbolísticos, como las visitas de la selección en sus distintas categorías, Mauricio García de la Vega ya consiguió la organización de dos conciertos, y ahora se explotan nuevas opciones como las del cambio de nombre, que ya es una realidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes