A las cuatro de la tarde de ayer martes, el Real Murcia comunicaba a través de su página web la rescisión de contrato de David Forniés. El lateral ilicitano, que tenía firmado un año más con los granas, cerraba su etapa en Nueva Condomina tras dos campañas. Solo dos horas y diez minutos después, el FC Cartagena daba la bienvenida al defensa de 28 años. A la vez que los albinegros anunciaban su primer fichaje para el proyecto 2019-2020, se inauguraba, por parte del club presidido por Paco Belmonte, el periodo oficial de robos.

Se había hablado de la posibilidad de que Sergi Maestre acabara en el Cartagonova tras salir del Real Murcia, también se habló del interés por Mackay, pero finalmente el primer jugador que cambia de bando en esta ventana de fichajes es David Forniés, que ha encontrado en el Cartagonova lo que no le ofrecían en Nueva Condomina, y es que el futbolista, con caché en la categoría, no estaba dispuesto ni a aceptar rebajar su salario hasta los 40.000 euros ni a formar parte de un proyecto que, de momento, no convence a ninguno de los futbolistas que permanecen con contrato del curso pasado.

Pero, como si de un concurso se tratase, el Real Murcia no quiso quedarse atrás e intentó reaccionar lo más rápido que pudo para dar emoción a un verano que de momento no acaba de enganchar al murcianismo. Solo unos minutos después de que el Cartagena anunciase a Forniés, el Real Murcia confirmaba la contratación de Antonio López, central de Puerto Lumbreras que vestirá de grana esta campaña 2019-2020.

Las operaciones dejan diferentes sensaciones, o por lo menos así lo indican los números firmados por David Forniés y Antonio López durante la campaña 2018-2019. Y es que mientras que el FC Cartagena ha reforzado su banda izquierda -ayer se confirmaba también la salida de Jesús Álvaro- con un futbolista que lleva dos cursos de titular indiscutible, mostrando además un nivel notable en ataque, aunque con algunas lagunas en defensa; el Real Murcia aumenta los efectivos en el centro de la defensa con un jugador que durante la pasada campaña apenas tuvo protagonismo por las lesiones, de ahí que sea todo una incógnita el fichaje de Antonio López.

Llegado de la Cultural Leonesa hace dos campañas, David Forniés ha jugado con la elástisca grana un total de 62 partidos, siendo en 58 de ellos titular. El pasado mercado invernal estuvo cerca de cerrar su etapa en Nueva Condomina, pero finalmente aceptó una rebaja de sueldo para continuar en el vestuario murcianista. Seis meses después, su etapa acaba sin el deseado ascenso a Segunda, un reto que ahora intentará conseguir con el FC Cartagena.

Forniés tendrá ahora el difícil reto de hacer olvidar a Jesús Álvaro, un futbolista que ha sido indiscutible para los distintos técnicos que han pasado por el Cartagonova en las últimas cuatro temporadas.

El central Antonio López tomará la dirección opuesta a Forniés. Dejará de vestir de albinegro para probar fortuna en el Real Murcia, donde volverá a coincidir con Julio Algar, técnico que ya le dirigió en el Lorca FC. Los granas apuestan por un jugador con grandes condiciones, pero casi de cristal. Operado de las dos rodillas, lleva varios cursos acumulando lesiones físicas que prácticamente no le han dejado sumar minutos. De hecho, en tres campañas -dos en el Lorca FC y una en el Cartagena- solo ha jugado 30 partidos. Sus números como albinegro se limitan a 700 minutos en 9 encuentros. En Segunda con los lorquinistas participó en 7 choques, mientras que en la categoría de bronce jugó 824 minutos en 14 encuentros.

El Real Murcia será el cuarto equipo de la Región que cuente con Antonio López en sus filas. Además de Lorca y Cartagena, el central también estuvo en La Hoya Lorca. Manolo Molina confiaba en él en el verano de 2014.

De boda y a Tailandia

Antonio López, nuevo jugador del Real Murcia, pasará este fin de semana por el altar. Su boda se celebrará en Lorca y posteriormente los recién casados se marcharán de viaje de novios a Tailandia.

En el día de ayer también se conoció el nuevo destino de Ian Mackay. El portero del Real Murcia, que acababa contrato el 30 de junio, jugará finalmente en el Sabadell, del Grupo III de Segunda B. El gallego sonó como posible refuerzo del FC Cartagena, aunque finalmente ha elegido volver al club arlequinado, donde ya estuvo en la temporada 2011-2012.