23 de junio de 2019
23.06.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol sala. ElPozo
Barcelona Lassa32ElPozo Murcia

Adiós amargo al curso

La escuadra murciana cae ante el Barça en el último partido de la final y se despide de la temporada con otro subcampeonato

23.06.2019 | 09:16
Adiós amargo al curso

El título de liga tendrá que esperar. ElPozo claudicó por 3-2 ante el Barça en el quinto y último partido de la final y pone fin a una temporada donde ha sido subcampeón de la competición doméstica y de la Copa de España en el primer año de un Diego Giustozzi con el que se recuperó la ilusión tras unas últimas campañas algo decepcionantes. Sin embargo, el camino de la escuadra murciana ha tenido una constante, su rival de ayer, que le ha privado de alzarse con cualquiera de los tres titulos por los que competía y que han ido a parar a las vitrinas de un conjunto azulgrana que firma un triplete histórico.

La derrota en la final es más amarga, si cabe, por la forma en que se produjo. Y es que ElPozo lo intentó de todas las formas humanas posibles pero adoleció de falta de pegada, algo que sí tuvo en conjunto de Andreu Plaza,y que es un aspecto en el que puede apuntalarse el argumento sobre el que se puede explicar el perder un encuentro en el que la entidad de Tomás Fuertes se vació sobre la pista sin obtener resultado alguno.

Las primeras grandes ocasiones fueron murcianas y, todas ellas, se encontraron con Juanjo como muro. Matteus, Miguelín, Xuxa, Álex...tuvieron el gol en sus botas y llevaron la tensión al cuerpo de los aficionados locales y Andreu Plaza. Fueron unos momentos donde ElPozo jugó realmente bien, moviendo con celeridad y criterio el esférico y llegando con mucha intención y peligro. Sin embargo, no había pólvora y, habida cuenta de que el Barça cuenta con bastante de la misma, planteaba un escenario demasiado peligroso. Así se pudo comprobar cuando, instantes después y en un saque de esquina, Esquerdinha adelantó al Barça. Esta película ya la habíamos visto. ElPozo, que en todos los partidos de la final ha comenzado perdiendo, debía nuevamente intentar lograr la igualada, y no fue por falta de intentos ya que el cuadro de Giustozzi siguió coleccionando oportunidades consiguiendo el mismo resultado que en las anteriores veces: nada.

Es para que a uno se le altere algo el pulso cuando se observa todas las ocasiones que necesita el conjunto de la capital del Segura para hacer un gol y las que necesita el Barça para marcar. Hay una diferencia de efectividad brutal.

Al equipo blaugrana se le veía cómodo sobre la pista, se defendía con acierto y confiaba su fortuna a la pegada, algo que también le estaba funcionando y que pudo hacer que su ventaja en el partido aumentase cuando tuvo un lanzamiento que se estrellaría en el larguero.

Diego Giustozzi pidió tiempo muerto cuando, restando siete minutos para la conclusión del primer tiempo, ElPozo cometió la quinta falta. "Se nos fue el partido de las manos", dijo el técnico argentino, que pidió subir las líneas para presionar más a un rival que estaba vivo porque la escuadra murciana daba la sensación de necesitar dos partidos para anotar un gol. Esa frustración fue haciéndose patente y se escenificó sobre un parqué donde Pito iba pasado revoluciones y se llevó una amarilla al igual que Andresito y Álex. Ese juego mental y paralelo que se disputaba a la par del que tenía lugar sobre el piso del Palau Blaugrana, esa batalla de emociones que suele ser decisiva, también la estaba ganando un Barça mucho más calmado que el equipo que portaba la elástica del jamón.

Si bien la entrega de los de la capital del Segura era incuestionable, y una muestra de ello es que todo el ultimo tramo del primer tiempo se jugó en el campo azulgrana, el gol no se materializó y los jugadores se marcharon a vestuarios dejando para el segundo acto la resolución final del título de liga.

ElPozo volvió a la pista con la idea grabada a fuego de marcar pronto, y a ello se entregó. Fueron varias las ocasiones de las que dispuso, la mayoría de ellas con disparos lejanos que se marcharon fuera por poco o se encontraron con el meta blaugrana, hasta que llegó el gol. Lo que pasa es que éste no fue del conjunto murciano, sino de un Barça muy efectivo donde Sergio Lozano condujo una contra que finalizó él mismo con un disparo raso que puso el 2-0 en el partido.

El cuadro de Giustozzi no flaqueó y respondió con un lanzamiento de Pito que por fin superó a Juanjo pero que se estrelló en la base del poste. Cuando en tu batalla no te acompañan ni la pegada ni la fortuna, vas a necesitar milagros.

Entonces, volvió a marcar el equipo de Andreu Plaza con un disparo lejano de un Sergio Lozano. "Así no vamos a morir", dijo Giustozzi en el tiempo muerto solicitado tras el tercer gol encajado e instó a sus hombres a irse a vivir al campo blaugrana. Restando diez minutos para la conclusión, aquello de recurrir a la épica se quedaba corto. Saltó Álex de portero jugador pero fue un planteamiento que quedó algo estático por el buen hacer de la defensa local, muy conjuntada en su movilidad y que no mostró fisura alguna hasta que ElPozo, que acumulaba un 70 % de posesión, marcó por medio de Andresito a cinco minutos de que se cumpliera el tiempo reglamentario. Les había costado treinta y cinco minutos, que se antojaron vida y media, derribar un muro blaugrana que parecía imposible de mover. Con la esperanza de hacer historia, el conjunto visitante volvió con todos sus efectivos a la tarea de conseguir un nuevo tanto que permitiera tocar el empate con los dedos pero fue en vano y el reloj ya había sentenciado el duelo cuando, en el último suspiro, marcó nuevamente Andresito para ajustar más el resultado de un partido donde el ganador ya se conocía mucho antes.

Se cierra así la persiana de un curso en el que ElPozo ha demostrado ser una escuadra de coraje y corazón y en la que los puntuales desajustes mentales y la falta de gol le han impedido proclamarse campeón de algún torneo que han llegado a tener tan cerca que casi se materializaba. Como en esta liga, donde tuvieron la oportunidad de ganar el título en el Palacio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook