16 de junio de 2019
16.06.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol sala
ElPozo Murcia76FC Barcelona Lassa

A una victoria de la gloria

ElPozo se impone al Barça en la tanda de penaltis tras anular por dos veces una desventaja de dos goles, y se pone a una triunfo de conseguir el título de liga

15.06.2019 | 21:53
A una victoria de la gloria
A una victoria de la gloria
A una victoria de la gloria

Mañana se jugará el cuarto partido en el Palacio, que será el definitivo si ganan los locales.

ElPozo está a un triunfo de la gloria. El conjunto murciano se encuentra, ahora mismo, a una victoria del título de liga, y así lo dicen los datos sin querer entrar en una vorágine de euforia que pueda llevar al despiste. Y todo porque el conjunto de Giustozzi venció al Barça en el tercer partido de la final, en la tanda de penaltis, en un encuentro vibrante y de máxima igualdad donde tuvo que anular, por dos veces, una desventaja de dos goles. La escuadra murciana se ha acostumbrado a sufrir y remontar y ya le está cogiendo la medida a un cuadro catalán que ayer pudo ver como nuevamente le daban la vuelta a un partido que empezaban ganando y que lo dejan ya sin red de seguridad. Mañana (21.00 horas), otra vez en el Palacio, volverán a verse las caras y puede que sea la última vez esta temporada de vencer la escuadra de la capital del Segura, lo que supondría conseguir un título de liga nueve años después. Si no, el próximo sábado tendrá lugar el quinto y último partido, ya en el feudo blaugrana.

Si arrojásemos en frío los datos del primer tiempo, podríamos comprobar que ElPozo fue mejor y que solo falló en un aspecto clave: la efectividad. El equipo local se marchó a vestuarios con tres lanzamientos al palo, multitud de ocasiones favorables en su haber y dos goles encajados. Frente a una propuesta de juego, se había impuesto la puntería rival. Porque el Barça, que fue mejor en los inicios, poco a poco fue cediendo terreno para que los de Diego Giustozzi manejasen el esférico y comenzasen a aumentar la cifra de tiros en su estadística particular hasta que, al filo del ecuador de la primera parte, se adelantaron con un tanto de Leo Santana. Algún día, entendemos, ElPozo se pondrá por delante en un encuentro frente al conjunto blaugrana, algo que todavía no ha logrado hacer en esta final.

La reacción local nació en la cabeza y se materializó desde las entrañas: no solo no dieron un paso atrás o se quedaron pensando en lo que les acababa de suceder, sino que fueron con todo hacia la meta de Juanjo y muy cerca estuvieron de conseguir la igualada. Sin embargo, cuando empezaba a coger velocidad el navío murciano y disfrutaba de sus mejores minutos, marcó Ferrao. El 0-2 en el luminoso era una pesada losa frente a la que hacer cara, más cuando la portería se le hacía minúscula a un conjunto que lo intentaba por todos los medios. Adoleciendo de pegada pero confiando en que su suerte cambiara, el conjunto de Giustozzi se marchó a vestuarios con una sola cosa por retocar: la mira del rifle.

El segundo acto arrancó con un vendaval de aquellos que portaban la elástica del jamón. Cuatro claras ocasiones fueron el preludio del gol de Álex. La euforia se apoderó de las gradas de un Palacio lleno hasta la bandera pero se cortó casi al instante ya que, segundos después, marcaba Esquerdinha dejando el empate, otra vez a dos goles.

A continuación sucedió la situación inversa de lo acontecido en el primer tiempo: el conjunto blaugrana comenzó a jugar mejor pero se encontró con un gol de ElPozo cuando peor lo estaba pasando su rival.

El tanto de Andresito, otra vez de falta como en el segundo partido, acercaba a los locales al sueño de la victoria, algo que se hizo más real cuando, tras la expulsión de Sergio Lozano por doble cartulina –lo que dejó en inferioridad momentánea al Barça–, llegó un penalti por mano de Marcenio dentro del área que transformó Álex.

Con 3-3 en el luminoso y cuatro minutos para el final, ambas escuadras tomaron precauciones en retaguardia y midieron con tiento sus paso a fin de no ahogarse en la orilla. Andreu Plaza sacó al portero jugador para controlar la posesión y vivir en el campo de ElPozo intentando encontrar un hueco para asestar la estocada definitiva, pero ya no hubo más goles y el tiempo reglamentario llego a su fin dando paso a la prórroga.

El tiempo añadido tuvo dos partes: la primera, del Barça, que con el portero-jugador intentó adelantarse otra vez y sin conseguirlo; la segunda fue de ElPozo, que también sacó a Miguelín como quinto hombre de juego y obtuvo el mismo resultado que el de la escuadra blaugrana.

Llegaban los penaltis, lugar donde parecía sentirse mucho más cómodo el conjunto visitante. Tras una secuencia sin fallo, Pito marcó y Leo Santana mandó el balón fuera en el cuarto lanzamiento y el Palacio explotó: la victoria se quedaba en casa, lugar donde ElPozo tendrá mañana la posibilidad de levantar el título de liga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook