12 de junio de 2019
12.06.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol sala. Crónica
Barça23ElPozo

ElPozo se levanta con fuerza

Los de Diego Giustozzi se llevan el segundo duelo de una final cuyos dos próximos partidos serán en el Palacio el sábado y el lunes próximos Fernando decide, en la prórroga, un encuentro muy igualado

11.06.2019 | 23:40
ElPozo se levanta con fuerza

ElPozo logró vencer al Barça –primera vez esta temporada– en el segundo encuentro de la final por 2-3 en un partido muy igualado y que se decidió en la prórroga con un gol de Fernando. Con el 1-1 en el global de la lucha por el título, la misma viajará ahora a Murcia donde los de Giustozzi, de vencer los dos próximos partidos –el sábado a las 13.15 horas y el lunes 17 a las 21.00–, tienen la ocasión de atar el título nueve años después y en su propia casa. Cómo ha cambiado todo en cuestión de días.

La escuadra murciana fue, en términos generales, mucho mejor que su rival en la primera parte. Tres tiros al palo -incluyendo un lanzamiento de penalti de Miguelín- y un gol de Andresito tras una jugada ensayada, celebrada con rabia contenida y que fue una liberación, fue lo que se llevó ElPozo a vestuarios. El Barça, por su parte, se marchó a descansar habiendo tenido multitud de ocasiones en el primer tramo del duelo y con un gol de Ferrao -nada nuevo bajo el sol-. El duelo, vibrante y en un Palau que colgó el cartel de no hay billetes, cumplía las expectativas de lo que debiera ser un final de liga.

Cuando el balón se puso en movimiento, los pupilos de Andreu Plaza se marcharon a establecer su campamento en el área defendida por Fede. Fue un asedio, una embestida nacida desde la convicción de saber lo que había ocurrido en el primer encuentro y con la idea de dejarlo todo hecho con la mayor celeridad posible. ElPozo contuvo, como pudo, unas ocasiones que les llegaban desde todas la posiciones. Giustozzi se desesperaba en banda y, dentro de la pista, sus jugadores se buscaban para hablarse y transmitir calma.

Poco antes del ecuador del primer tiempo, en un enganche en defensa que dejó liberado a Ferrao, el carioca se giró en banda y enfió portería para batir a Fede con un disparo al palo largo. Tocaba contener el aliento y ver si el mazazo helaría las ideas de los de la capital del Segura, pero esta vez no fue así. Como si se hubieran liberado de una presión invisible, el tanto encajado hizo que la escuadra murciana comenzase a acechar la portería de Dídac. Y, con cada oportunidad disfrutada, la confianza aumentaba. Lo que también hizo acto de presencia fue la mala fortuna, y es que ElPozo falló un penalti tras un lanzamiento al poste de Miguelín, quien antes también se había topado con la escuadra en un lanzamiento lejano y con otro disparo de Pito, ya casi al final, que mandó fuera el travesaño. Antes, Andresito había marcado de jugada de pizarra que había desatado cualquier cadena que estuviera atando a los de Giustozzi.

En el segundo acto, el partido fue más tranquilo en sus inicios. Ambos equipos iban a cuidar su defensa con mimo y atención pues, tal y como se estaba desarrollando el duelo, adelantarse en el partido parecía que iba a ser un factor calve.

También hubo tiempo para la polémica. Miguelín disfrutó de una mano a mano con Dídac que el meta desvió en una jugada con mucha polémica pues el del cuadro blaugrana, en línea del área, pareció despejar con la mano fuera de ella. En el otro lado, los blaugranas pidieron la pena máxima con un lanzamiento de Leo Santana que tocó en el brazo de Pito.

Curiosamente, esa fortuna esquiva en el primer tiempo se alió con ElPozo y el cuadro visitante logró adelantarse en una jugada en la que Darío centró y el balón tocó en Boyis para meterse dentro de la portería.

'Balones a Ferrao', pareció ser la consigna del Barça. Saltó Marcenio como portero jugador en unos últimos cinco minutos donde ambos equipos, con cuatro faltas cada uno, jugaban con una espada de Damocles sobre su cabeza.

El partido invitaba a pensar en la victoria de ElPozo pero, a falta de cuarenta segundos, Joselito hizo pantalla para evitar la defensa de Pito sobre Sergio Lozano, quien quedó liberado y logró marcar con un disparo cruzado para llevar las tablas al luminoso. Se escapaba un triunfo que ya se tocaba con los dedos en el último instante.

Prórroga. El partido, igualado, tenía que irse al tiempo extra para conocer al ganador. Tras varios avisos, en el último instante de su primera parte, marcó Fernando de rebote. Fue como cobrarse una especie de deuda por lo acontecido minutos antes, una especie de justicia poética que se materializaba en el Palau. Y, aunque se vivió un segundo periodo donde a los aficionados murcianos bien podría habérsele congelado la respiración, ElPozo pudo contener los últimos intentos del Barça y certificar un triunfo que supone que la escuadra murciana pueda levantar el título de liga de vencer, en su casa, los dos partidos que próximos partidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook