24 de mayo de 2019
24.05.2019
Real Murcia

Armando, otro tira y afloja con el Murcia

El club grana pide al centrocampista que acepte la segunda rebaja de sueldo en seis meses para ajustar su ficha de 55.000 euros al nuevo tope salarial

23.05.2019 | 22:30
Armando Ortiz, durante un entrenamiento del Murcia esta temporada en Cobatillas.

El capitán no ve con buenos ojos otro 'bocado' en su nómina y se plantea una salida.

Aunque todavía se desconocen las grandes líneas maestras del nuevo proyecto deportivo del Real Murcia, en muy poco tiempo, la actual directiva se está encontrando con un problema que puede condicionar en gran medida la próxima plantilla y sus aspiraciones. La idea de los nuevos dirigentes de Nueva Condomina es establecer un tope salarial de unos 40.000 euros, lo que ha llevado a que algunos jugadores, tanto los que terminan contrato como no, reciban propuestas por debajo de lo que han ganado esta última temporada. El último tira y afloja que se vive en las oficinas del coliseo grana es con el centrocampista Armando Ortiz como protagonista, quien después de cinco temporadas consecutivas como grana, podría haber disputado sus últimos minutos de seguir la situación enquistada. El capitán del Real Murcia ha recibido una propuesta para que acepte la que sería la segunda rebaja de la temporada en su contrato y ajustarse así a los límites que quiere marcar la entidad, pero la primera reacción es que no ha sido visto con buenos ojos por un futbolista que supera los 150 partidos como grana y que ahora se plantea una salida que en los últimos años habría sido impensable.

Armando jugó sus cartas en verano, con Víctor Gálvez anunciando fichajes a golpe de talonario, y el murciano se encontró con una ficha de 70.000 euros en su contrato, que además pasaba a extenderse dos temporadas. Con la esperpéntica salida del empresario oriolano de Nueva Condomina y con la llegada de la Plataforma de Apoyo al Murcia (PARMU) para tomar las riendas de la entidad, la nueva política llevó a los dirigentes a realizarle otra propuesta al capitán. Si aceptaba una rebaja en el sueldo se le prolongaba otro año más el contrato, lo que unido a la grave crisis económica que azota a la entidad, provocó que Armando aceptara esta opción sin apenas darle más importancia. Su salario anual pasaba de 70.000 a 55.000 euros y su vinculación con la centenaria entidad se extendía entonces hasta 2024, siendo, de largo, el jugador con el contrato de mayor duración de todo el equipo.

El problema es que las personas que ahora toman las decisiones sobre el futuro del club han propuesto al término de la temporada que se establezcan unos topes salariales para que la mayoría de jugadores estén en la franja de los 20.000 y 30.000 euros, al tiempo que se haría un esfuerzo por algún jugador que se considere importante y en este sentido se podría hacer una excepción con un salario de 40.000 euros, reservado como la principal cantidad que podría ofrecer el club en el caso de apostar más fuerte por alguien en concreto.

El club que preside José María Almela y en el que, en teoría, Julio Algar ya ejerce como director deportivo, le ha pedido otra rebaja de su sueldo al capitán grana en apenas seis meses que ha llevado a Armando a plantearse, por primera vez desde que llegó al Murcia en la 2014-2015 tras el descenso administrativo de la entidad, a plantearse una posible salida de la entidad en la que, según ha comentado el capitán en más de una ocasión, le gustaría colgar las botas. En una negociación puede pasar absolutamente de todo, pero también se ha juntado la decepción del futbolista después de que un sector de la afición, tampoco muy numeroso, lo señalara como uno de los culpables de la grave crisis deportiva de la segunda vuelta, cuando la realidad es que todo el equipo ha estado por debajo de lo que se esperaba, más todavía con las nueve bajas que se dieron en el mercado de invierno para ajustar el presupuesto y que ha llevado al Murcia a pasar miedo por la permanencia.

De hecho, tal y como ha podido saber este diario, incluso el contrato actual de Armando ya está en cierto modo condicionado por el club, puesto que el acuerdo para el 30 de junio es que Armando tenía una ficha de 55.ooo euros, pero 5.000 de ellos no se los iban a desembolsar, porque invitaron al jugador a 'invertirlos' en publicidad en el estadio para promocionar el restaurante que el capitán ha puesto en marcha en la ciudad.

A pesar de que Armando es un jugador muy criticado por algunos seguidores y un ídolo en todos los sentidos para otros muchos, no es el único futbolista que está viendo cómo las ofertas que les está planteando el club están frenando una respuesta positiva que de otra manera habría sido más sencilla de obtener. Es más, a pesar de terminar contrato, el portero Mackay y el canterano Juanma Bravo sí han recibido una propuesta de renovación, pero bastante por debajo de lo que suelen ofrecer la mayoría de equipos que, desde la primera jornada, tienen la aspiración del ascenso para volver al fútbol profesional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Carreras Populares

 

V Carrera de la Mujer Murcia

¡Inscripciones abiertas para la carrera del próximo 8 de marzo por las calles de la capital! ¡No te quedes sin tu dorsal y apúntate ya!

 

Buscador de deportes