21 de mayo de 2019
21.05.2019
Real Murcia

Una oferta que contradice el discurso

La propuesta de renovación a la baja que el Murcia ha realizado a Juanma Bravo, una de las promesas del club y con una ficha que no supera los 25.000 euros, deja en entredicho la apuesta por un modelo de cantera

20.05.2019 | 22:25
Juanma Bravo, a la derecha, junto a Manuel Mayordomo, preparador físico, en un entrenamiento.

El jugador, con contrato hasta 2021, queda libre al no jugar 15 partidos.

Hay cuestiones deportivas que van a marcar en mayor o menor medida la efectividad de la campaña de abonados que quiere presentar el Real Murcia lo más rápido posible. Una de ellas, el trato hacia los canteranos, tiene desconcertada a una afición a la que le habían dicho que el siguiente proyecto sería un «modelo basado en la cantera», según han manifestado distintos dirigentes de la centenaria entidad. Sin embargo, una de las pocas esperanzas de la factoría grana junto a Josema, el centrocampista Juanma Bravo, un jugador que fue titular en los últimos 14 partidos de Liga hace un año para que José María Salmerón llevara al equipo al play off por el ascenso.

Sin embargo, esta temporada ha sido bien distinta en todos los sentidos para un Juanma Bravo que en estos momentos recién terminada la temporada tiene un pie y medio fuera de la entidad grana tras activarse de manera automática en su contrato una cláusula mediante la que si no jugaba 45 minutos como mínimo en 15 partidos, quedaba libre para decidir su futuro. Encima se trata de uno de los jugadores que menos gana de la primera plantilla, alrededor de 25.000 euros, y por si fuera poco la nueva directiva grana le ha hecho una propuesta de renovación al jugador que es inferior a su ficha actual, lo que más o menos puede hacer intuir su posible salida ante la poca preocupación que está mostrando el club por renovar a un futbolista que en cualquier otro club llegaría a ser un jugador importante.

Además, Juanma Bravo evidencia que no va de farol en ningún caso, porque sobre la mesa tiene varias propuestas que superan la oferta económica que le ha hecho un club que tiene que asumir el riesgo de ver brillar al jugador en cualquier otro club. Juanma debuta con el primer equipo en septiembre de 2017, pero en marzo, según anunció el Murcia en su momento, había renovado en marzo al futbolista hasta junio de 2021.

Ahora mismo es complicado saber qué decisión va a tomar el jugador, pero salvo que haya un cambio de postura en la dirección deportiva grana que en teoría ya dirige ya el madrileño Julio Algar, va a resultar complicado atar a un centrocampista que, si alguien tenía dudas de sus virtudes, las dejó bien claras en las 14 jornadas consecutivas que fue titular para José María Salmerón y que terminaron por llevar al equipo al play off de ascenso a Segunda. Si esta temporada ha sido el canterano Josema Raigal el que ha hecho méritos como para ganarse un hueco en el próximo proyecto deportivo, Juanma Bravo dejó claro el curso pasado, con más continuidad, que se trata de un centrocampista con mucho criterio a la hora de manejar la pelota en el centro del campo. Apenas tiene vocación ofensiva y prefiere esperar casi siempre en la retaguardia, pero sorprende la calidad con el balón en los pies teniendo en cuenta su envergadura y que tiene 21 años, es decir, que su proyección es considerable como para haberlo despachado con una oferta a la baja que casi con toda seguridad va a terminar por separar el camino del jugador y la entidad. Se entiende que antes de que terminara la fase regular del campeonato el pasado domingo con derrota ante el filial del Sevilla, tal y como reconoció el propio Algar una semana antes tras superar al Melilla, ya se estaba trabajando en la nueva planificación deportiva, pero el primer chasco que se va a llevar la afición es que Juanma Bravo lo tiene complicado para seguir vistiendo la camiseta de la centenaria entidad.

Juanma Bravo debuta con el primer equipo en septiembre de 2017 en Copa del Rey ante el Villanovense bajo las órdenes de Manolo Sanlúcar. El trabajo del centrocampista en una Copa donde los granas fueron eliminados por el FC Barcelona tras superar tres rondas previas, le valió ya para ser titular en algunas ocasiones con el entrenador gaditano que ha terminado este curso dirigiendo al filial del Málaga, equipo que ha descendido a Tercera. Pero el verdadero escaparate de Bravo se lo puso José María Salmerón cuando el almeriense apostó por la figura de Juanma para ser una de las claves de la resurrección del equipo, además de los refuerzos invernales. Además de hacerlo bien, su juventud y la capacidad de mejorar algunos aspectos lo convirtieron rápidamente en uno de los jugadores a tener en cuenta por muchos 'interesados', algunos de ellos los mismos que quieren aprovechar lo poco detallista que está siendo el Murcia con una de sus promesas para ponerle otra camiseta la próxima temporada, ya que en Segunda B tiene donde elegir.

Además, algunos de los salarios actuales de jugadores con contrato en vigor son inasumibles para un club que ha manifestado su intención, a través de voces autorizadas, de que intentará manejar un presupuesto para el siguiente ejercicio de unos 700.000 euros. Por lo tanto, también va a suceder que los jugadores actuales que interesen para confeccionar la nueva plantilla tendrán que asumir una 'rebaja' en el sueldo, otro motivo para no asustarse si cualquier día comienza la desbandada en un vestuario que acaba de terminar una temporada muy mala en todos los sentidos y en el que, los que puedan, se van a marchar ante la inestabilidad institucional y económica que ha vivido el Murcia una temporada marcada por los impagos y la peor segunda vuelta en la historia del club en el capítulo deportivo. Hasta tres entrenadores han pasado por el banquillo grana este curso y la permanencia se confirmó en la penúltima jornada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes