19 de mayo de 2019
19.05.2019
Baloncesto
San Pablo Burgos8473UCAM Murcia

Apagón inoportuno del UCAM

El conjunto universitario pierde la oportunidad de sellar la permanencia en la Liga Endesa al caer ante el San Pablo Burgos y deberá esperar esta tarde a una derrota del Gipuzkoa Basket o el Movistar Estudiantes para amarrar la salvación matemática

18.05.2019 | 23:04
Apagón inoportuno del UCAM

El UCAM Murcia CB saltó ayer al Coliseum de Burgos con la oportunidad de escribir el último capítulo de una temporada que se resiste a tener un final feliz. Ahora deberá esperar unas horas, para ver si le acompañan los resultados de sus rivales esta tarde, o una semana para sellar la permanencia en la Liga Endesa de forma matemática en el Palacio frente al Herbalife Gran Canaria. La victoria del Morabanc Andorra frente al Cafés Candelas Breogán allanó un poco más el camino, ya que con una derrota hoy del Gipuzkoa Basket -frente al Barcelona Lassa- o la victoria del Monbus Obradoiro frente al Movistar Estudiantes certificaría a falta de una jornada la continuidad del UCAM una temporada más en la máxima competición. Y es que el equipo universitario tiró por la borda la combinación más sencilla para dejar de sufrir o jugar con la calculadora. Tan solo necesitaba vencer al San Pablo Burgos, y la agonía de los últimos meses ya hubiera acabado (84-73).

Pero no fue así. El UCAM saltó cargado de buenas intenciones que fueron desapareciendo con el paso de los minutos. La confianza, la fe y el empeño que le había llevado a poder cerrar la temporada a falta de dos partidos en el calendario se diluyeron con el avance del reloj. Los de Sito Alonso se olvidaron de lo que tuvieron que sudar para ganar en Manresa, del coraje que pusieron en Badalona y de la convicción frente al Unicaja ante un San Pablo Burgos que fue un rodillo como colectivo desde el segundo cuarto. La fluidez del juego local, a pesar de no poder contar con Dominique Sutton, uno de sus máximos pilares, descompuso al UCAM en el ecuador del segundo cuarto. A partir de ahí, los universitarios nunca se pudieron enganchar más al partido, y por si fuera poco, las malas noticias tampoco llegaron solas.

Y es que Ovie Soko, a tres minutos del final, tuvo que abandonar el parqué dolorido y sin poder caminar por culpa de una torcedura de su tobillo izquierdo en la lucha por un rebote. Por lo que podría llegar renqueante al último partido de la temporada o incluso ser una baja importantísima frente al Herbalife Gran Canaria. Cierto es que el jugador británico no tuvo ayer su día, pero tampoco el juego interior del UCAM al no poder rascar acciones de superioridad en la pintura. El acierto desde el triple dio la espalda también a los de Sito Alonso y la carta de Askia Booker -pese a sus 24 puntos- sirvió de poco.

Pero es que, junto a los nubarrones en ataque, el equipo murciano se mostró demasiado vulnerable en defensa con pérdidas de concentración y demasiadas facilidades para un rival que no bajó la intensidad en ningún momento. Y eso que fueron las defensas las que se impusieron a los ataques en los primeros compases del partido en el Coliseum. Al San Pablo, con Augusto Lima y Vítor Benite en sus filas, exjugadores del UCAM, le costó anotar, al igual que a su rival, pero fue el equipo de Sito Alonso el que consiguió abrise paso finalmente. El cuadro murciano dominó el rebote (sobre todo el ofensivo con ocho capturas en los diez primeros minutos) y buscó su acierto en el triple para conseguir la primera ventaja (7-7). Dos lanzamientos desde el perímetro consecutivos de Doyle, junto a otro de Oleson, permitieron al UCAM una renta de cinco puntos (11-16). Con las rotaciones, los universitarios también supieron leer el paritdo en los ataques estáticos con Cate moviéndose bien en la zona, sin embargo, un ataque fallido de Lecomte devolvió la posesión a los locales. No obstante, el San Pablo Burgos tampoco estaba cómodo con la defensa del UCAM y posteriormente un triple de Rudez desde la esquina provocó un tiempo muerto local antes de cerrar el primer cuarto (13-20).

La reacción local no se hizo esperar, y llegó en el arranque del segundo cuarto. El equipo murciano supo aguantar el tipo, tras los puntos de Javi Vega, Benite y un triple de Barrera, al poder arañar en el juego interior con Radoncic y Cate, junto a un triple de Rudez (23-29). Fue entonces cuando llegó la mejor noticia de del partido de ayer, al debutar Dejan Todorovic con el UCAM en la Liga Endesa tras sufrir una grave lesión de rodilla en el primer amistoso de pretemporada. El alero pudo anotar su primera canasta con dos triples que repelió el aro, pero el conjunto burgalés se lo hizo pagar caro a los visitantes. Un parcial de 8-0 provocó que Sito Alonso tuviera que solicitar tiempo muerto pese a que Booker respondió rápidamente a las canastas de Barrera. Sin embargo, el vendaval del San Pablo Burgos se desató en un abrir y cerrar de ojos ante un UCAM impotente y demasiado vulnerable (36-35). El parcial se engordó hasta el 19-6 con un mate de Lima y un último minuto en el que los de Diego Epifanio, entrenador local, aprovecharon el mal momento de los murcianos (43-35).

El UCAM trató de subir la intensidad tras el paso por vestuarios y le otorgó plenos poderes a Askia Booker. No obstante, Kyle Hunt, tras una buena jugada colectiva con dos pases por la espalda, anotó los primeros puntos para los visitantes. Lecomte recortó la distancia hasta los cuatro puntos a la contra (50-46) y Sito Alonso apostó en la pista por el base belga junto a Booker tras la tercera falta de un Milton Doyle que volvió ser eliminado por infracciones. Aunque, el arreón del UCAM fue neutralizado pronto por los locales con las canastas de Zipser, una con gran calidad, mientras que Booker continuaba sumando puntos a su casillero. El equipo murciano se comenzó a desquiciar de nuevo, intentando soluciar sus problemas por la vía rápida y abusando en ocasiones de las acciones individuales pese al a falta de alcierto, por tanto el San Pablo Burgos consiguió despegarse de nuevo para incrementar una renta que amplió Benite con un triple (64-54).

Los de Sito Alonso, que pidió a sus jugadores durante un tiempo muerto que fuesen más 'listos' a la hora de sacar faltas, se vieron desbordados ante la fluidez del San Pablo Burgos. Aunque, Lecomte consiguió minimizar los daños con un brillante triple sobre la bocina del tercer cuarto (66-59).


Un parcial de salida de 7-5 en el último cuarto enfrió las esperanzas del UCAM, aunque lo que verdaderamente se convirtió el jarro de agua definitivo fue un triple inverosímil de Vítor Benite que ya puso la distancia en doce puntos (76-64). El equipo universitario trató de recortar la diferencia, pero le faltó algo de fe y confianza para poner en aprietos al San Pablo Burgos. Los de Sito Alonso continuaron con su cortocircuito ofensivo, concediendo puntos en defensa y sin encontrar la inspiración de Askia Booker. Además, las malas noticias se ampliaron con la lesión de Ovie Soko. El interior británico se retiró dolorido y sin apenas poder caminar tras doblarse el tobillo izquierdo a falta de tres minutos. Por lo que podría ser seria duda para medirse al Herbalife Gran Canaria el próximo domingo en el Palacio (12.30 horas) en el que será el último partido de la temporada. El conjunto universitario trató de maquillar el marcador, pero la historia no cambió (84-73). El UCAM deberá esperar a que pinchen esta tarde sus rivales directos en la lucha por la permanencia para certificar su salvación esta jornada, por lo que tendrá un ojo puesto en lo que ocurra en el partido del Gipuzkoa Basket y otro en el duelo del Movistar Estudiantes para conocer si por fin puede dar carpetazo a una campaña que apenas le ha permitido disfrutar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes