14 de mayo de 2019
14.05.2019
Rea Murcia

Los primeros temas de envergadura

David Sánchez regresa para trabajar en la estructura deportiva del Murcia tras su cesión al Orihuela, Víctor Curto tiene otro año de contrato a pesar de su mala campaña y la situación de Dani Aquino depende de que el Larnaka de Chipre desembolse unos 100.000 euros para quedárselo

13.05.2019 | 21:44
David Sánchez

En el momento que el domingo quedó firmada la permanencia del Murcia en Segunda B tras superar al Melilla en Nueva Condomina, todas las miradas estaban ya centradas en lo que será el nuevo proyecto para la siguiente temporada. Tras un año marcado por la inestabilidad institucional y los problemas deportivos que han llevado al equipo a verse demasiado cerca del descenso esta temporada, el nuevo consejo tiene tres temas de envergadura que tendrá que solucionar cuanto antes para comenzar a darle forma al nuevo equipo que presuntamente va a planificar Julio Algar, el actual entrenador, pero como director deportivo de la centenaria entidad.

Por muchos temas que estén ahora mismo sobre la mesa, el regreso de David Sánchez tras acordar con la familia Gálvez su marcha cedido al Orihuela para incorporarse a trabajar en el club, el hecho de que Víctor Curto tenga otro año de contrato y que no haya estado a la altura de lo que esperaban todos, y que el futuro de Dani Aquino sea una incógnita hasta saber si el Larnaka de Chipre está dispuesto a desembolsar alrededor de 100.000 euros para quedarse con el jugador son tres cuestiones primordiales que el Murcia tiene que abordar antes tan siquiera de hablar con cualquier futbolista, ya que se trata, en el caso de Curto y de Aquino, con jugadores con fichas muy elevadas para tratar de confeccionar un nuevo proyecto basado en la austeridad y la cantera, tal y como se han encargado de manifestar públicamente diferentes dirigentes de la entidad.

La primera de las tres patas del banco se llama David Sánchez, un centrocampista cedido al Orihuela el 13 de agosto de 2018, pero que se guardó dos balas importantes acordadas con la familia Gálvez, mientras que el empresario de Orihuela estaba a frente de la centenaria entidad. Una es que el Murcia es quien se tiene que hacer cargo de su sueldo en Orihuela, unos 60.000 euros, mientras que también arrancó en un contrato con Víctor Gálvez la promesa de que cuando termine este ejercicio se incorporaba al club para «trabajar en la estructura deportiva de la entidad», tras y como informó la entidad en su momento hace aproximadamente unos nueve meses. El centrocampista, que ha disputado 53 partidos como grana desde 2016 hasta 2018, también ha sido uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla, aunque se desconoce si su hipotética llegada a la entidad grana tiene ya un sueldo fijado de antemano.

El siguiente 'marrón' que tiene que comerse Julio Algar, el actual entrenador del equipo, pero quien este verano cambia el banquillo por los despachos para ser director deportivo de la entidad, es la situación de un Víctor Curto que se salta los límites salariales que quiere imponer la entidad, al mismo tiempo que va a cerrar una temporada muy negativa marcada por las lesiones y por el hecho de haber sido suplente para los tres entrenadores que han dirigido al equipo este curso, lo que evidencia que el delantero catalán no ha conseguido estar a su mejor nivel. En diciembre, el exdirector deportivo, Pedro Cordero, fue uno de los que invitó a Curto a marcharse por su salario, pero el atacante y uno de los últimos ídolos de la afición aceptó una rebaja de su salario a cambio de una nueva temporada. Será en principio Julio Algar el que tenga que decidir qué pasa con un jugador que solo ha marcado dos goles esta temporada y que la anterior anotó solo tres tantos tras sufrir una grave lesión de rodilla que no le ha permitido volver a ser el mismo.

Y el otro asunto muy delicado es el regreso o no de un Dani Aquino que llegó como fichaje estrella en verano, pero que en cuanto pudo se marchó a la liga de Chipre en busca de una liquidez económica que no existía en Nueva Condomina. Salvo que el Larnaka chipriota desembolse una cantidad que ronda los 100.000 euros, Dani Aquino tendría que regresar a un clun donde estaría en el hojo del huracán por el enfado generalizado de la afición tras su salida por la puerta de atrás cuando más lo necesitaba el equipo. Si su actual club no está dispuesto a gastarse el dinero en un jugador que apenas ha disfrutado de la titularidad en su aventura, Aquino tendrá que incorporarse a los entrenamientos cuando lo cite el Murcia.

Son muchas más las cuestiones que hay sobre la mesa de los actuales dirigentes granas para tomar decisiones, empezando por quién va a ser el entrenador, pero el regreso de David Sánchez, la mala temporada de Víctor Curto y el posible regreso de un Dani Aquino señalado por la afición, parece que van a ser las primeras decisiones de envergadura que tendrá que tomar el actual órgano de gobierno desde las oficinas de Nueva Condomina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes