06 de mayo de 2019
06.05.2019
Baloncesto
UCAM Murcia6174Gipuzkoa Basket

El UCAM se desangra

El conjunto universitario cae ante el Gipuzkoa Basket en un partido que puede ser clave para lograr la permanencia en ACB y vuelve a los puestos de descenso a falta de cuatro jornadas

05.05.2019 | 23:53

Abatidos y desolados. Así se marcharon ayer del Palacio de los Deportes los jugadores del UCAM Murcia CB y sus aficionados, quienes se vieron resignados a tener que aceptar el premio de consolación tras conservar el 'basketaverage' frente al Gipuzkoa Basket. Y es que el motor del equipo universitario se rompió en el momento más inoportuno. En otro duelo ante un rival directo en la lucha por la permanencia, al UCAM le faltó dar un paso al frente. El Gipuzkoa Basket, que era colista de la Liga ACB hace un mes y que ayer salió de la zona le descenso, desquició al equipo murciano desde la defensa y ya no depende de sí mismo para lograr la salvación tras volver al fondo de la tabla junto al Cafés Candelas Breogán a falta de cuatro jornadas (61-74). Los constantes errores en ataque de los universitarios en una tarde también aciaga para el base Askia Booker, el principal referente en ataque en las últimas jornadas y que acabó con un 1/11 en tiros de campo, impidieron al UCAM poder pelear por la victoria prácticamente desde el inicio tras las buenas sensaciones mostradas frente al BAXI Manresa y el Real Madrid el pasado jueves.

Precisamente, el arranque fue lo que condenó a los de Sito Alonso. La ansiedad por querer ganar desde el primer minuto, en lugar de intentar leer lo que requería el choque, se apoderó de un UCAM que no consiguió reaccionar en ningún momento. Pero es que el paso por vestuarios tampoco cambió el guion. Los universitarios se bloquearon de nuevo en el inicio de la segunda mitad pese a su intención por revolucionar el partido. Más de cinco minutos tardó en llegar la primera canasta en un tiro libre anotado por Ovie Soko, lo que permitió al conjunto de San Sebastián lograr una ventaja que no dejó escapar y que incluso hizo peligrar el 'average'. Tan solo un triple inverosímil de Charlon Kloof sobre la bocina es lo que hace que la situación del UCAM sea un poco menos drámatica a cuatro jornadas para el final, ya que ahora deberá ganar y esperar una derrota del Gipuzkoa Basket -que tiene el calendario un poco más complicado- para poder salir de la zona de descenso.

Pese a que los universitarios sufrieron en los primeros compases, se mostraron seguros en defensa. No obostante, los cuatro triples convertidos por los de Sergio Valdeolmillos y las pérdidas locales fueron el detonante para crear la primera distancia en el marcador. Todavía así, el UCAM respondió al 3-7 de salida con los primeros puntos de Soko y Cate a la contra (9-12). Sin embargo, el acierto de Rebec y Nevels, junto a los puntos desde el tiro libre, permitieron al Gipuzkoa Basket dominar un encuentro en el que los universitarios solo fueron por delante con el 3-2. Sito Alonso movió ficha en el banquillo, y la entrada de Lecomte por un Askia Booker al que no se le veía cómodo desde el arranque, junto a la de Oleson por Milton Doyle, permitieron al cuadro murciano recuperar algo de control en ataque con un '3+1' de Lecomte (16-19). La inspiración y la dirección del base belga en la primera mitad fue un soplo de aire fresco para el UCAM en el tramo final del último cuarto, donde los universitarios lograron recortar (20-23).

Una antideportiva sobre Booker, tras ser revisada por los colegiados a petición de Sito Alonso, no ayudó a reaccionar al UCAM al inicio del segundo cuarto. El Gipuzkoa Basket, en cambio, no perdonaba sus oportunidades y la distancia se mantuvo en el marcador (22-27). El entrenador del cuadro murciano cambió el plan con Mitrovic en el rol de pívot y Radoncic como 'cuatro' tras la entrada de Kloof, pero los problemas continuaron y el Gipuzkoa Basket encontró un agujero en la zona que aprovecharon Burjanadze y Sekulic (22-31). Hunt, Doyle y Soko regresaron a pista para dotar de más músculo en defensa, aunque el acierto del cuadro vasco desde el perímetro se mantuvo por mediación de Maiza. Doyle contestó rápidamente al triple visitante (28-35), pero los visitantes no cesaron y la renta se amplió hasta los diez puntos con un triple de Nevels (30-40). Sin embargo, cuatro puntos consecutivos de Kyle Hunt en la pintura y dos buenas defensas permitieron rebajar la distancia antes de llegar al descanso (34-40).

El UCAM arrancó con intensidad la segunda parte, pero la suerte seguía esquiva con varias canastas debajo del aro junto a varios errores fruto de la precipitación y nerviosismo (34-45). El parcial de salida llegó hasta el 0-8 tras un triple de Rebec aprovechando que el cambio le dejó emparejado con Cate (34-50). Pese a ls rotaciones, la inercia del UCAM no cambió y estuvo casi cinco minutos y medio sin anotar en el tercer cuarto. Con Booker, Lecomte, Oleson, Radoncic y Hunt en pista, el equipo murciano recuperó algo de solidez y rebote en defensa aunque los problemas ofensivos se mantuvieron en el cierre del tercer cuarto con un triple lejano de Dani Pérez (42-59).

A diez minutos del final, al UCAM le hacía falta un milagro para darle la vuelta al resultado. La primera canasta de Booker y un triple de Edu Durán, que entró en el último cuarto, desató la locura en el Palacio para creer en la remontada (54-63). Sin embargo, tan solo fue un espejismo. El Gipuzkoa Basket supo controlar la situación con Nevells y el reloj también jugaba en contra. Tanto que solo la canasta inverosímil de Kloof evitó una desgracia mayor (61-74).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes