01 de mayo de 2019
01.05.2019
Real Murcia

El futuro frena la planificación deportiva

El hecho de que el Murcia reconozca que falta dinero para acabar la temporada y que se desconozca si Algar será entrenador o director deportivo, tiene desconcertada a parte de la plantilla

30.04.2019 | 21:45
Julio Algar, entrenador del Murcia, en una sesión de trabajo con Hugo Álvarez y Chumbi en segundo plano.

Muchos jugadores cuentan los días que faltan hasta el final para despedirse y no arriesgarse a vivir otro año parecido

Hasta que finalice la fase regular de Segunda División B dentro de tres jornadas, ningún jugador de la plantilla actual del Real Murcia va a salir de manera pública a decir que se marcha, entre otras cosas, porque no es necesario echarse a la gente encima y porque nadie en la entidad está llevando a cabo lo que debe hacer un club que no tiene nada que jugarse a tres partidos del final. El futuro tan incierto que rodea al nuevo Real Murcia, más todavía cuando los propios responsables del club han reconocido que no hay liquidez suficiente para cubrir los gastos hasta el 30 de junio, es el principal motivo por el que ahora mismo, entre los propios representantes y directores deportivos de otros clubes, estén todos más pendientes de qué pasa en el Murcia en el apartado institucional para tratar de 'pescar' a los tres o cuatro jugadores que pueden resultar interesantes.

De hecho, y según ha podido saber este diario a pesar de que alguno de los pesos pesados del vestuario han querido pasar de puntillas cuando han sido preguntados por si están dispuestos a continuar otro curso como granas, la realidad es que va a haber un grupo importante de jugadores que, por mucho que agradezcan el trabajo del nuevo consejo, ya han deslizado entre sus más allegados que sus representantes ya tienen instrucciones precisas de salir de un club con un futuro y un panorama incierto.

De hecho, otro de los grandes motivos que tiene un poco mosqueados a los aficionados es que nadie sabe todavía si el madrileño Julio Algar ha llegado para ser director deportivo, entrenador o compaginar ambas tareas. Ni el propio técnico ha sido capaz de concretar nada de este asunto y más después de que su llegada al banquillo tampoco haya servido para reactivar a un equipo que quedó 'tocado' tras una planificación descompensada desde el principio y que encima en enero vivió hasta nueve despidos de algunos de los jugadores más importantes, lo que provocó que el nivel general de la plantilla se resintiera de manera importante.

En teoría la figura de Julio Algar era para suplir a Pedro Cordero como director deportivo, aunque también aterrizó en el banquillo tras el cese del entrenador del Imperial, Javi Motos, quien de manera interina dirigió al equipo durante dos jornadas.

En apenas seis partidos en los que el madrileño ha dirigido al equipo, lo cierto es que apenas ha cambiado nada sobre el campo durante los noventa minutos. Amparado por las excusas de un año plagado de impagos y de turbulencias en el capítulo institucional y también abrazando la tesis de que el equipo arrastra demasiada presión en Nueva Condomina, Algar tampoco ha firmado grandes números con dos victorias, dos empates y dos derrotas, 8 puntos de los 18 que ha disputado el equipo bajo su mando.

Aunque la permanencia puede llegar incluso perdiendo los tres partidos, lo cierto es que el Real Murcia no tiene la salvación asegurada de manera matemática, un peligro para un club al que le acuden las desgracias más fácilmente que a otros. Son muchas las cuestiones que todavía no se saben de un futuro incierto para unos e ilusionante para otros, aunque falta todavía acabar la temporada, que no es poco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes