25 de abril de 2019
25.04.2019
La Opinión de Murcia

Josema, sancionado, y Parras, 'tocado', problema a la vista

Las dos opciones preferidas de Algar para el extremo derecho están en el aire y las alternativas son Henrique o apostar por un canterano

24.04.2019 | 22:49
Josema, sancionado, y Parras, 'tocado', problema a la vista

Para el encuentro del domingo a las seis de la tarde contra el Almería B, equipo que ya está descendido a Tercera, Julio Algar tiene un problema a tenor de las sanciones y lesiones, un problema que podría provocar que el técnico madrileño se encuentre sin ningún extremo derecho para recibir en Nueva Condomina a los almerienses. El canterano Josema Raigal tiene que cumplir un partido de sanción tras ver la quinta tarjeta amarilla en el choque del sábado ante el Jumilla, mientras que uno de los fichajes de enero, el lateral Parras, un jugador al que Algar ya ha utilizado en más de una ocasión como extremo derecho, sigue trabajando en solitario al margen del grupo para tratar de recuperarse de una lesión.

Parras aterrizó desde Las Palmas como lateral derecho, pero ante la falta de efectivos, Algar decidió probar a este jugador en una posición más adelantada y su rendimiento no ha defraudado al entrenador.

En cualquier caso, si Parras finalmente no puede llegar al partido y Josema no puede por imperativo legal, el abanico que se abre a Priori es el de apostar por el brasileño Henrique, otra de las tres incorporaciones del mercado invernal junto al centrocampista Miguel Díaz. No se puede descartar ni mucho menos que el extremo derecho se le confíe a Miñano, a pesar de que sus últimas actuaciones no han sido las mejores de la temporada.

En el momento que la plantilla grana consiga sumar otros tres puntos, casi al cien por cien, ya tendrá en el bolsillo la permanencia que tantos calentamientos de cabeza le ha dado a los aficionados.

Los buenos números de la primera vuelta del campeonato y los últimos goles de Chumbi y Manel en las últimas jornadas van a permitir que los seguidores murcianistas vean las últimas jornadas con total tranquilidad sin tener que estar atentos a resultados de los equipos que están por debajo en la clasificación. Tras una temporada plagada de sobresaltos con hasta tres entrenadores y dos consejos de administración distintos nadie puede asegurar ahora cómo se va a llevar a cabo la planificación deportiva para la próxima temporada, entre otras cosas, porque el club ofrece cada semana una cifra distinta del dinero que se necesita para llegar al 30 de junio con todas las obligaciones cumplidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook