21 de abril de 2019
21.04.2019
La Opinión de Murcia
Fútbol
Jimbee Cartagena 43Zaragoza

El Jimbee sonríe en su adiós del Palacio

El equipo de André Brocanelo, en su último partido en casa, vence al Zaragoza en un duelo descafeinado donde los goles de Eka, Fernández, Ique y Franklin resuelven

20.04.2019 | 19:56
El Jimbee sonríe en su adiós del Palacio

El Jimbee Cartagena se pudo despedir ante su parroquia, unos 1.300 espectadores, con una victoria frente al Emotion Zaragoza (4-3) en un partido descafeinado, donde ambos equipos cumplían un trámite. Finamente los de André Bronacelo pusieron más ganas que su rival en pista, siendo este el argumento que marcó la diferencia final en el marcador.

La jornada comenzó con el recibimiento a las campeonas de Europa del Jimbee Roldán, en la que la plantilla y cuerpo técnico del equipo femenino fue homenajeado en los prolegómenos con el pasillo que le realizaron tanto los franjirrojos como los zaragozanos, quienes ya a los 40 segundos tuvieron su primera oportunidad en una acción donde la defensa despejó en línea de gol el primer disparo visitante. Acto seguido, Franklin remató cruzado en muy buena posición para inaugurar el marcador, y precisamente instantes después, también consiguió hacerlo Eka con un fuerte disparo tras un robo de balón de Juanpi en mitad de la pista. Con el 1-0 a los dos minutos de juego, el equipo de Cartagena hacía sufrir al Zaragoza en defensa, imponiendo velocidad y circulando el balón a lo largo y ancho de la pista, que había que los visitantes no tacaran el esférico. El dominio era total, pero las ocasiones dejaban de sumarse conforme maduraba el partido. Los locales parecían bajar la intensidad y tanto fue así que en un error defensivo, donde le robaron la cartera a Fernández, fue aprovechado por Richi Felipe para conseguir el empata a los ocho minutos.

Con el 1-1 el Emotion Zaragoza practicó una defensa individual en toda la cancha, obteniendo como premio controlar aún más las transiciones del Jimbee, que aunque seguía siendo el dueño de la posición, le costaba más llegar al marco contrario. A los 11 minutos el visitante Víctor Tejel hizo lucirse a Marcao, quien con una estirada a la escuadra evitó el segundo tanto visitante. Tras esta oportunidad, los locales reaccionaban con asociaciones de banda a banda, terminando con pases largos al pívot. Así ganaban control y dormían el ataque de los visitantes. Pero esta táctica no terminaba de ser la solución para desequilibrar el marcador.

El revulsivo tenía que ser la velocidad, como así ocurrió en el minuto 16, cuando Raúl Canto rompió la defensa visitante con un arranque en banda izquierda que terminó con una asistencia al segundo palo, donde Fernández hacía el 2-1 en un remate a placer. Dos minutos más tarde, el propio jugador de Abanilla falló un mano a mano ante el cancerbero Arturo en una envidiable oportunidad para casi romper el partido. Con el segundo tanto cartagenero, el Zaragoza se desdibujó, por lo que el técnico, Santi Herrero, utilizó su tiempo muerto en el 18, teniendo como efecto que su equipo tuviera la posesión en los últimos minutos, aunque la ocasión de gol fue para el pívot Eka, quien conectó un disparó que salió fuera muy cerca del poste derecho.

En la segunda parte el Jimbee mantuvo la circulación del balón, agitando así la defensa maña, que se asomaba a las inmediaciones de Marcao en las contras. De todas formas, a los de Brocanelo les seguía faltando claridad a la hora de culminar las jugadas. El partido se movía en oleadas y a los 23 minutos, una oportunidad fallada por el Jimbee ocasión unas idas y venidas que no fueron culminadas pero que al menos sí hicieron crecer la tensión en pista. Pero precisamente cuando el partido tenía una constante a la baja, llegaron dos jugadas seguidas que rompieron el choque a favor de los jugadores de Brocanelo. A los 25 minutos Franklin batió por bajo a Arturo con un remate dentro del área, y acto seguido, el propio jugador brasileño asistió desde la derecha para que Ique empujara el balón a las mallas.

El Jimbee le ponía más ganas ante un Zaragoza que cada vez iba a menos y apenas ofrecía ningún atisbo de reacción en ataque. A los 29 minutos los maños conectaron su primer tiro de la segunda parte entre los tres palos, pero a partir de este instante, el juego del Jimbee cayó en picado dando así más protagonismo a un Zaragoza que comenzó a adquirir posesión. Fruto de ello llegó el tanto de Johnny en el 31, para un minuto después, en una jugada desgraciada, Jesús Izquierdo marcó en propia en puerta, casi equilibrando así el marcador con el 4-3.

Brocanelo reaccionó utilizando su tiempo muerto y activando a sus jugadores, que volvían a tener el balón aunque sin tener la verticalidad suficiente. A la contra el Zaragoza buscaba el empate sin convicción, a pesar de que a los 37 comenzó a jugar de cinco con Retamar como portero-jugador. A partir de entonces el Jimbee se defendió en su trinchera ante un Zaragoza que tampoco encontró la profundidad con lo necesaria para equilibrar un choque que acabó con el triunfo de los locales en la penúltima jornada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook