19 de abril de 2019
19.04.2019
La Opinión de Murcia
Real Murcia

Condenan al Real Murcia con 6.000 euros por llamar Víctor Gálvez "mariachi" a De la Vega

La jueza de Competición considera responsable al club de la expresión "vejatoria" y esperará a la resolución del Juzgado de lo Mercantil antes de decidir si inhabilita al actual consejo de administración como solicitaba el empresario mexicano

18.04.2019 | 21:34
Condenan al Real Murcia con 6.000 euros por llamar Víctor Gálvez "mariachi" a De la Vega

El Real Murcia continúa sufriendo las consecuencias de la nefasta gestión de los últimos dos consejos de administración que han pasado por la Nueva Condomina. Sin embargo, en esta ocasión, una de las salidas de tono más famosas del expresidente Víctor Gálvez durante su tiempo al frente del club, también ha acabado salpicando a las maltrechas arcas de la entidad. Así lo ha considerado la jueza de Competición de la Federación Española de Fútbol, quien ya ha comunicado el imponer al Real Murcia «una multa de 6.001 euros» después de que Gálvez llamase «mariachi» a Mauricio García de la Vega durante una rueda de prensa.

«Cabe considerar acreditado a través de las pruebas aportadas, sin que por el club haya rebatido la virtualidad de las mismas, ni haya negado la realidad de los hechos, que Víctor Manuel Gálvez, entonces presidente del Real Murcia, se refirió a Mauricio García de la Vega públicamente, en rueda de prensa, como 'el mariachi'», se explica en el escrito, donde se considera que se infringe el artículo 69 del Código disciplinario de la RFEF referido a actos y conductas violentas, racistas xenófobas e intolerantes en el fútbol. La jueza de Competición explica que «cabría considerar responsable al club de tal expresión, aplicando las consecuencias disciplinarias correspondientes» y añade que «no tiene dudas de que del contexto y tono empleado por el entonces presidente del Real Murcia se infiere el ánimo vejatorio en el uso del término 'mariachi' relativo al origen geográfico de Maurcio García de la Vega». No obstante, el Real Murcia cuenta ahora con un plazo de diez días hábiles para interponer un recurso ante el Comité de Apelación.

Asimismo, en el mismo escrito que ya se encuentra en las oficinas de la Nueva Condomina, la jueza también comunica que ha decidido «suspender temporalmente la tramitación del expediente disciplinario». La resolución del organismo federativo se basa en el principio de presunción de inocencia del consejo de administración. Lo que más peso ha tenido para que Competición no lleve a cabo por ahora las duras sanciones que pedía para los actuales consejeros ha sido el procedimiento mercantil abierto en los tribunales y que no se resolverá hasta noviembre. A esto hay que unir el informe de la Abogacía del Estado solicitado por el Consejo Superior de Deportes y en el que se indicaba, también respaldándose en el auto emitido por María Dolores de las Heras en febrero- titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Murcia- , que Mauricio García de la Vega debería haber solicitado judicialmente el exequatur para poder ejecutar el auto del TAS en España y así obligar al consejo de administración a inscribir su paquete accionarial en el libro de socios.

Tanto el auto salido del Juzgado de lo Mercantil de Murcia como la decisión del CSD de no expedientar al consejo de administración por no inscribir a De la Vega han llevado a la Federación Española a seguir la misma línea y suspender de momento el procedimiento disciplinario abierto contra los responsables granas, que siguen ganando tiempo. Competición estima que lo que ocurra en el Mercantil «servirá para determinar qué obligaciones incumben al Real Murcia en relación con el laudo arbitral del TAS». «Solo una vez determinadas aquellas obligaciones podrá decidirse si el club es autor de una infracción».

En su escrito inicial, la Federación proponía expedientar a los miembros que hayan formado parte del consejo de administración del Real Murcia desde el 31 de julio, día en el que se conoce el laudo arbitral del TAS, hasta la actualidad. Las sanciones serían de dos años de inhabilitación a cada consejero y una multa personal de 3.006 euros. El pasado 29 de marzo era el Consejo Superior de Deportes el que decidía no poner ningún castigo a José María Almela, presidente del Real Murcia, y al resto de consejeros. Un informe de la Abogacía del Estado, en el que se expone la necesidad de que De la Vega tenga en sus manos el exequatur para poder pedir que se ejecute el laudo arbitral, hacía que la balanza favoreciese a los actuales gestores murcianistas, que de momento escapan de cualquier sanción del CSD y de la Federación Española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook