17 de abril de 2019
17.04.2019
FC Cartagena

Sin pólvora se acaba la fiesta

Elady Zorrilla, máximo goleador del grupo IV, se estanca en las quince dianas mientras que Aketxe y Rubén Cruz siguen muy lejos de los registros de la temporada pasada en el FC Cartagena

16.04.2019 | 20:26
Sin pólvora se acaba la fiesta

En los últimos seis enfrentamientos, el conjunto albinegro solo ha anotado tres tantos

La máquina de hacer goles que era el FC Cartagena durante el tramo intermedio de la temporada se ha averiado. Elady Zorrilla, principal eslabón de esa cadena y máximo goleador del equipo, lleva mes y medio sin ver puerta, mientras que la dupla goleadora que a punto estuvo de llevar al Cartagena a Segunda el curso pasado atraviesa un curso francamente complicado. Ni Aketxe ni Rubén Cruz se han encontrado con sus mejores sensaciones desde que aterrizara Munúa, pero las victorias todo lo curan. Las victorias han dejado de llegar, y cuando faltan goles, los primeros señalados son los delanteros.

Naturalmente, la poca efectividad de cara a puerta no es la única razón para explicar los malos resultados del Cartagena en las últimos seis partidos. Los albinegros, que durante los meses invernales aplastaban a sus rivales con un juego coral, no generan tantas ocasiones como antes. La consecuencia es que en los últimos seis partidos (3 derrotas y 3 empates), el Cartagena solo ha sido capaz de anotar tres goles.

Esta escasa efectividad de las últimas jornadas recuerda al Cartagena de la temporada 2016-2017. El equipo, entonces entrenado por el actual entrenador del Lugo, Alberto Monteagudo, era líder y campeón de invierno hasta que en la segunda vuelta sufrieron unos problemas terribles para transformar sus ocasiones. Ninguno de los delanteros de aquellas plantilla, Arturo y Germán, eran capaces de cortar una sequía goleadora que se alargaba desde el mes de enero hasta el final de la temporada regular. El equipo, favorito al primer puesto, lo pagó carísimo, y entró en play-off de milagro.

El jugador que pasa por peor momento en el apartado anotador es Rubén Cruz. El andaluz, que la temporada pasada anotó once goles en apenas seis meses como albinegro, atraviesa una largo período de sequía. Le costó entrar en el equipo en la primera vuelta. Los primeros tres partidos no los jugó porque arrastraba una sanción, y desde entonces siempre ha ido a remolque. Munúa no confía tanto en el sistema de dos puntas como Monteagudo, y él ha sido el principal perjudicado. En cualquier caso, ha tenido minutos para romper su mala racha, pero simplemente no está fino. Recuerda al Rubén Cruz de sus temporadas en el Cádiz, donde perdió toda la voracidad que demostró en el Albacete. Con el mal momento de Aketxe, Munúa le ha dado la titularidad, pero no ha tenido demasiadas ocasiones para romper la tendencia.

El delantero vasco, 'fichaje' estrella del pasado verano, también acusa un bajón de rendimiento notable. En la primera vuelta se mantuvo a un nivel alto, aunque sin acercarse a los registros de la temporada pasada. La entrega y la aportación al juego no se le discuten a Aketxe, pero sus cifras en la segunda vuelta son pobres para el delantero titular de un candidato al ascenso. Tras anotar 6 goles antes de Navidad, en la segunda vuelta solo ha marcado un gol, en la cómoda victoria ante el Atlético Malagueño. Casi nunca juega los noventa minutos, y hace tres semanas el técnico de Montevideo le envió al banquillo. Desde entonces le utiliza como revulsivo.

Por su parte, Elady Zorrilla vuelve a ofrecer sensaciones del jugador ciclotímico que era en el Real Murcia. Ha dejado atrás una racha de 9 partidos de 11 viendo portería. Tras convertirse en el máximo goleador del equipo y del grupo IV con 15 dianas, desde su doblete en Melilla ha visto como la pólvora se le ha acabado, y el Cartagena nota su dependencia de los goles del jienense.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes