14 de abril de 2019
14.04.2019
UCAM Murcia
Iberostar Tenerife8376UCAM Murcia

Reventón en Tenerife

El UCAM Murcia CB tira por tierra su buena primera parte ante el Iberostar y sufre una nueva derrota que complica su camino hacia la permanencia en la Liga Endesa

14.04.2019 | 00:40
Reventón en Tenerife

Los universitarios juegan por momentos sin un pívot 'puro' ante la baja por lesión de Luka Mitrovic.

Uno de los problemas con los neumáticos en automovilismo que llevan de cabeza tanto a ingenieros como a pilotos es el graining. El desgaste desigual de las gomas acaba afectando al rendimiento, y la mayoría de ocasiones tan solo el paso del tiempo en pista es la solución. Sin embargo, ese no es el caso del UCAM Murcia CB. El conjunto murciano también comienza a consumirse de forma desigual, desde el interior al exterior. Por lo que tuvo que afrontar el partido de ayer casi con las carcasas de sus ruedas. Y es que los universitarios cayeron en casa del Iberostar Tenerife (83-76) después de tener que elaborar un plan de emergencia ante la ausencia de Luka Mitrovic, que minutos antes del partido se conoció que no viajó con el equipo por culpa de una lumbalgia.

«Si te digo la verdad de la enfermería en este momento te vas a asustar, pero como a mí me da igual, y los jugadores que estén van a jugar, y eso es lo más importante, están todos bien», avisaba el entrenador del UCAM en la previa del choque. Sin embargo, la rueda del equipo universitario no admite más parches. El club lleva semanas a la búsqueda de un pívot que se está demorando, tras la lesión de Kevin Tumba, la marcha de Marcos Delía, y los problemas del propio Mitrovic en sus emparejamientos con algunos interiores de la competición. Tiene enfrente la última oportunidad, al tener una semana de descanso por el cambio en el calendario de su partido frente al Real Madrid, de incorporar a un jugador con algo de tiempo para que pueda aclimatarse de cara a las siete finales que restan para lograr la permanencia. Con Todorovic lesionado, un malherido Rojas fue el único alero en el primer tramo del campeonato. Ante la falta de dirección, Urtasun tuvo que asumir las riendas como solución de emergencia. Y la falta de recursos en la pintura obliga ahora a buscar un golpe de efecto antes de que sea demasiado tarde.

El planteamiento de Sito Alonso ayer ante un Iberostar Tenerife que llevaba siete jornadas sin ganar en la Liga Endesa funcionó. Pero tan solo lo hizo durante veinte minutos. Porque la mala salida en la segunda parte del equipo murciano, con un parcial de 31-11 para los locales, puso patas arriba el resto del partido. El técnico univeristario incidió durante la semana en mantener la conocentración durante los curenta minutos del choque, sin embargo, la laguna del UCAM en el inicio de la segunda mitad acabó siendo su principal losa. Eso, y los diez tiros libres que fue fallando conforme se consumía el tiempo en el reloj. Tan solo Ovie Soko, quien firmó un espléndido partido ayer moviéndose por todos las posiciones interiores con dos metros de altura, convirtió los cuatro lanzamientos que intentó.

En los primeros minutos, el conjunto universitario supo cómo frenar al Iberostar Tenerife y tuvo las ideas claras con un quinteto abierto amenazando constantemente desde el perímetro (4-5). Sin embargo, dos faltas consecutivas de Cate en apenas tres minutos complicaron el guion, y eso permitió al equipo insular tomar la iniciativa (9-10). Aunque el UCAM, lejos de descomponerse, aguantó el tipo siendo agresivo atrás -pese algunos errores, como una pérdida de Radoncic-, dominando el rebote y buscando buenas opciones en ataque (13-13). Soko comenzó a imponer u poderío físico ante los centímetros de sus rivales y Lecomte adelantó a los murcianos desde el tiro libre de nuevo. Un triple de Rudez cerró el último ataque del UCAM, y aguantó la ventaja con la defensa de Kloof (19-21).

Cate colocó el cuarto tapón de un equipo murciano que supo leer los movimientos de los interiores rivales en la mayoría de las acciones del segundo cuarto. Fue entonces cuando el UCAM dinamitó el partido con un '2+1' de Doyle y un tripl de Rojas, provocando el tiempo muerto de Vidorreta (22-32). Cate, a la contra, y la férrea defensa universitaria siguieron engordando un parcial de 2-13 que el UCAM supo gestionar en ataque con la inteligencia sobre la pista de Lecomte. Pero, el Iberostar Tenerife logró reaccionar con los fallos en el tiro libre de su rival, y Brussino sí que castigó desde la misma distancia (30-36). Una ténica a Vidorreta por protestar tampoco la pudo convertir Doyle desde el tiro libre, y con ese marcador se encaró el túnel de vestuarios.

El segundo tiempo arrancó sin el entrenador local en el banquillo, ya que fue eliminado por otra técnica antes de abandonar la pista en la pausa reglamentaria. Pero el escolta del UCAM también tiró por la borda sus visitas al tiro libre. Fue la antesala de otro cortocircuito universitario que acabó en un parcial de 31-11 que ya fue imposible de levantar (47-39). El UCAM no supo contener el vendaval y las faltas se convirtieron en un nuevo inconveniente para los de Sito Alonso ante los escasos recursos para la rotación interior. Booker cortó la mala racha desde el triple, aún así, el UCAM tiró la toalla y en varias ocasiones consiguió recortar la ventaja. Aunque no fue nunca suficiente al responder el Iberostar Tenerife en cuanto tenía ocasión (51-45). Un parcial de 5-0 a la contra marcó el final del tercer cuarto, que dió la puntilla Bassas (61-47). Los murcianos buscaron hasta el final el último clavo donde agarrarse. Y lo encontraron con Doyle. Cuatro triples casi consecutivos del escolta norteamericano engancharon al UCAM a la pelea y metieron algo de miedo en el bando del Iberostar Tenerife tras una canasta de Ovie Soko (69-61). El marcador se convirtió entonces en un acordeón con las visitas locales al tiro libre y la dupla 'apagafuegos' Doyle-Booker, pero el Iberostar Tenerife supo gestionar los últimos minutos para que el triunfo nunca corriese peligro (83-76).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes