12 de abril de 2019
12.04.2019
Real Murcia

Una rebaja que abre la brecha en la grada

La decisión del consejo de administración del Murcia de que los peñistas paguen una entrada más barata que el resto de abonados en el duelo del sábado ante el UCAM ha generado debate

11.04.2019 | 22:24
Un grupo de aficionados que se ubican en el fondo norte de Nueva Condomina.

Toda la afición del Real Murcia asumía desde hace semanas con mayor o menor agrado que el duelo de este sábado ante el UCAM iba a convertirse en Día del Club y que, por segunda vez esta campaña, los abonados tendrían que pasar por taquilla para desembolsar lo que al final son 10 euros en los fondos y la grada lateral y 15 en tribuna. El problema es que muy pocos imaginaban que la entrada para los peñistas iba a gozar de una localidad por 8 euros, más económico que el resto de aficionados en una decisión que ha llevado al presidente del club, José Maria Almela, a pedir disculpas para los que se hayan sentido ofendidos y que ha abierto una brecha innecesaria entre la grada de Nueva Condomina. De la misma manera que muchos seguidores no vana poder acudir al duelo regional, pero han manifestado su intención de adquirir una entrada para «ayudar» al club a superar sus penas económicas, otro grupo de seguidores se ha mostrado mucho más molesto con la decisión de los nuevos dirigentes granas y han explicado los motivos por los que no piensan acudir al partido del sábado, previo pago de 10 euros.

La entidad grana ya dispuso de una jornada económica aprovechando la visita del Cartagena a Nueva Condomina en la primera vuelta, pero nadie especificó en la campaña de captación de socios que más tarde iba a surgir un segundo Día del Club. José María Almela ya manifestó en una entrevista radiofónica, hace casi quince días, que la afición tendría que entender si se les obligaba a pasar por taquilla ante el UCAM, «que no era por gusto, ya que de esto depende en gran medida que podamos acabar la temporada sin deudas».

Unos con más recelo y otros con menos, al final ya se sabía desde antes de jugar el derbi ante el Cartagena que terminó con empate a uno que el choque de una semana después ante el UCAM iba a ser declarado jornada de pago y que los socios tendrían que pasar por taquilla. Lo que no se esperaban muchos es que los abonados con carné de peñista iban a tener una deferencia respecto al resto de socios con un descuento de 2 euros sobre la entrada. Es decir, los abonados tienen que desembolsar 10 euros para ver a los pupilos de Munitis y los miembros de cualquiera de las agrupaciones granas puede hacerlo por 8 euros.

Aunque es verdad que la cantidad económica no es tampoco una cifra descabellada, lo que más ha molestado a los seguidores que cada verano depositan su confianza en el club renovando su abono es que se haya producido una especie de agravio comparativos entre abonados de primera y abonados de segunda, por llamarlo de alguna manera. De hecho, de la misma manera que han sido muchos los que han manifestado a través de las redes sociales que piensan comprar la entrada aunque no pueden acudir al partido, también son un sector importante los que se han enfadado y, tras pagar para visitar el Cartagonova y asumiendo que en menos de quince días hay otro partido en Jumilla que cuesta 15 euros, tampoco han tenido problema en manifestar de manera pública que esta medida no tenía no pies ni cabeza se mire por dónde se mire.

Aún así, el presidente Almela tuvo que salir el miércoles a ofrecer explicaciones tras una nueva metedura de mata antes de un partido crucial en todos los sentidos. «No me atrevo a realizar ninguna previsión de espectadores, pero quería matizar que no debe existir polémica por la pequeña deferencia que hemos tenido con los peñistas en el precio de la entrada». «De todos modos, si alguien se ha sentido ofendido o molesto por esta medida le pedimos disculpas sinceras porque para nosotros un abonado y un peñista son igual de importantes para la supervivencia del club», explicó el actual presidente del consejo de administración grana.

Antes de tomar esta decisión, en una reunión del consejo, se expusieron las dos posibilidades. Primero la de si el choque ante el UCAM iba a ser declarado como jornada económica y después si se iba a tener algún tipo de miramientos con los miembros de las distintas peñas de la centenaria entidad. Lo de declarar el encuentro del sábado ante los universitarios como Día del Club no le ha gustado a ningún seguidor murcianista al tener que rascarse el bolsillo, pero todavía queda el argumento de que se trata de una ayuda vital para que el club termine la temporada, un motivo que a más de uno habría sido suficiente para tener que preparar otro desembolso, pero al llegar el descuento de dos euros para los peñistas, algunos se han enfadado y mucho. La cuenta personal del propio presidente Almela en la red social Twitter se ha plagado estos días de comentarios en los que le pedían explicaciones por esta diferenciación entre dos tipos de seguidores hasta el punto de que tuvo que aprovechar una comparecencia pública para tratar de ofrecer una explicación que no ha calado igual en todos los sectores de los aficionados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes