11 de abril de 2019
11.04.2019
La Opinión de Murcia
Tenis

'El niño' Alcaraz rompe otro techo

El tenista de El Palmar iguala en el Challenger del Murcia Club de Tenis un récord de precocidad de Rafa Nadal con su triunfo ante Pedro Martínez que le clasifica para octavos de final

10.04.2019 | 23:40
'El niño' Alcaraz rompe otro techo

Hoy se enfrentará a otro joven talento, el alemán Rudolf Molleker, a las cuatro y media

Son muchos jugadores a lo largo de la historia del tenis que han fijado récords de precocidad. Son tantos los adolescentes que han irrumpido en el circuito profesional a corta edad, que cada día es más difícil establecer uno nuevo, aunque de forma periódica han surgido talentos desde diferentes puntos del mundo. El último de ellos se llama Carlos Alcaraz Garfia, nació y vive en El Palmar y desde febrero de 2018, cuando llegó hasta los cuartos de final del Futures del Murcia Club de Tenis con solo 14 años de edad, ha ido rompiendo techos uno tras otro. Hace una semana se convirtió en el primer tenista de la generación de 2003 capaz de ganar un partido en el circuito Challenger. El martes, en su debut en el Open de Murcia, elevó a dos el número de éxitos. Y ayer sumó otro, el tercero, con un valor añadido, ya que se convirtió en el primer español con menos de 16 años que ganaba a un 'top 200' del mundo desde que en 2002 lo consiguió Rafa Nadal.

Con 15 años, 11 meses y 5 días 'el niño' volvió a rugir. Esta vez no tenía a un rival que llevaba tres meses inactivo por lesión, como se encontró en primera ronda con el veterano francés Gleb Sakharov, sino a otro, Pedro Martínez Portero, alcireño de 21 años, que llegaba en plenitud de forma después de alcanzar las semifinales en Marbella y la final en Villena, el mismo torneo donde Alcaraz se quedó en la segunda ronda que ya ha superado en Murcia. El valenciano, pupilo de David de Miguel en el Polo de Barcelona, que ocupa el puesto 140 del ránking mundial, se topó con un adolescente capaz de devolver peloteos largos desde el fondo de la pista, de realizar dejadas increíbles y de subir a la red cada vez que encontraba un resquicio.

Al ataque. Así ganó Alcaraz su partido de segunda ronda en el Murcia Club de Tenis (6-3 y 7-6), con las gradas abarrotadas de aficionados con ganas de ver en acción a una estrella cocinada en la Real Sociedad Club de Campo, bajo la atenta mirada y los consejos de la excelente escuela de entrenadores que tiene a su servicio el tenis regional. No especuló en ningún momento, todo lo contrario. Tensó la cuerda y obligó a Pedro Martínez a correr de un lado a otro de la pista sin encontrar respuesta al aluvión que en algunas fases del choque se encontró. Tan al límite llevó a su rival, que incluso remontó en el segundo set un 2-5 para hacerse con el triunfo en la muerte súbita, donde tampoco le tembló el pulso ni sintió ese miedo escénico que no entra en el diccionario de Alcaraz.

En la primera manga, con el cielo aún despejado, con rayos de sol cayendo a plomo sobre la pista central, Alcaraz comenzó mandando y ya en el segundo juego le rompió el servicio a su rival. Pero no todo iba a ser sencillo. En el séptimo juego, con 4-2, cometió tres errores no forzados con 40-0 a su favor. El murciano no bajó la cabeza, la volvió a levantar, miró a su rival a los ojos, salvó una bola de break y puso el 5-2, que resultó definitivo para cerrar la manga dos juegos después con una dejada que le dio el 6-3.

El cielo se nubló y apareció el viento. Los nubarrones se adueñaron de Murcia, amenazando la lluvia que respetó el partido y que retrasó el resto de la jornada. Martínez pasó a dominar la situación hasta que con 2-5, cuando parecía que el partido se iría al tercer set, 'el niño', inconformista, testarudo, se agarró a la arcilla para igualar el set y forzar la muerte súbita, donde adquirió una ventaja de 3-0 y resolvió su pase a octavos de final en la segunda bola de partido.

Hoy, otra vez a las cuatro y media, en un horario idóneo para que se vuelva a colgar el 'sold out' en las gradas, Alcaraz se volverá a medir a un 'top 200', en esta ocasión un jugador que con solo 17 años de edad ganó un torneo Challenger en tierra batida. El alemán de origen ucraniano Rudolf Molleker (170 ATP), otro talento precoz, a quien en su país comparan con Boris Becker, como en España se empieza ya a confrontar al tenista de El Palmar con Rafa Nadal, derrotó al veterano Tommy Robredo en tres sets (6-3, 4-6 y 6-2). Ambos podrían estar esta semana jugando un Grado 1 Júnior, pero no, están un Challenger 45.000.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook