08 de abril de 2019
08.04.2019
Contracrónica

Peruga, Ascen y el primer enfado de Sito

Los gritos irónicos de MVP al colegiado, la despedida de una animadora que próximamente será madre y el tirón de orejas del técnico marcan un partido donde los locales pierden 24 balones

08.04.2019 | 00:05

La ironía es muy difícil de manejar. Son muchas las confusiones que se generan a diario en las conversaciones donde se utiliza el sarcasmo. Hay ocasiones en las que no hace falta hablar, como ocurrió ayer en el Palacio de los Deportes, solo son necesarios gestos, como los aplausos que recibieron los colegiados, que no fueron para reconocer su actuación, sino para poner de manifiesto el tremendo disgusto de los seguidores con el trío arbitral, especialmente con uno de ellos, Juan Carlos Peruga. Eso ocurrió en el último cuarto, a 8:14 del final y con 55-71 en el marcador. Radoncic cometió una clara falta antideportiva sobre Hillard. Ni siquiera era necesario recurrir a las imágenes del vídeo, como hicieron los colegiados, para darse cuenta de que había sido así. Y como llovía sobre mojado, después de varias decisiones que encresparon los ánimos de la grada casi desde el primer cuarto, la reacción fue irónica, gritando 'Peruga MVP' y aplaudiendo en pie sin cesar durante un minuto.

No, no perdió ayer el UCAM por los árbitros, que eso quede claro, sino porque perdió su identidad, esa que le había llevado a pensar a un sector de la afición que desde la llegada de Sito Alonso la permanencia iba a ser más fácil. Pero no es así e incluso la actitud del equipo provocó el primer enfado serio del entrenador madrileño, quien hasta el momento, incluso en las primeras derrotras sufridas en las pistas del Obradoiro y el Breogán, o en Fuenlabrada, tuvo un discurso conciliador con los jugadores. Sin embargo, ayer aprovechó la rueda de prensa no para criticar a los colegiados -nunca habla de ellos-, sino para lanzar un mensaje directo al corazón de un vestuario donde no existe esta temporada la química de otras. «La afición ha dado una demostración de la energía que necesita el equipo para jugar», dijo el preparador, quien no pudo salir triunfador, como logró frente al Barcelona, en el segundo duelo frente a un ex en el banquillo universitario. Y es que tras perder 24 balones en un partido es difícil justificar una derrota por decisiones arbitrales. «Es el día que menos ganas tengo de hablar del arbitraje» y «como excusa estaría muy bien» fueron las frases que dejó el día del gris debut del base belga Manu Lecomte, quien definitivamente ha desplazado a Charlon Kloof a un papel más residual en la plantilla, como era de esperar tras su incorpación. El debutante, en su primera aparición en pista, a 2:57 del final del primer cuarto y con 10-18 en el marcador, logró reconducir a su equipo antes de que en la grada apareciera una pancarta de apoyo a su compatriota Kevin Tumba, operado del hombro y que ha dicho adiós a la temporada mientras que el club le sigue buscando un sustituto que puede llegar en las próximas horas.

Y también fue protagonista en este partido una cheerleader muy especial, una de las más veteranas de ese grupo de chicas que gane o pierda el equipo siempre mantienen la sonrisa. Ella es Ascensión López, quien lleva diez años en este grupo de animación al que llegó tras pasar por otro grupo que creó el desaparecido Grupo ???? de voleibol. A Ascen, que trabaja en una asesoría y que bailaba por hobby desde niña en una compañía de danza, le ha llegado el momento de la 'jubilación' porque próximamente va a ser madre. Pese a estar embarazada, ha continuado bailando y llevando esa alegría que siempre desprende a los aficionados. Ahora pasará a la 'reserva' de las cheerleader, pero que nadie descarte que dada la pasión que pone en todo lo que hace, vuelve a la pista del Palacio. Ayer, sus compañeras le quisieron rendir un merecido homenaje como despedida durante un tiempo muerto del partido donde Vulpi, la mascota, la sacó a bailar para despedirla como se merece.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes