08 de abril de 2019
08.04.2019
La Opinión de Murcia
Baloncesto
UCAM Murcia7586Baskonia

Nuevo toque de atención al UCAM

El equipo universitario encaja una preocupante derrota ante el Baskonia al cometer varios errores en ataque y dejar a un lado las buenas sensaciones de las últimas jornadas

07.04.2019 | 21:57
Nuevo toque de atención al UCAM

El 'average' con el Breogán permite seguir fuera del descenso

Si me pidieran resumir el partido de ayer en una frase tendría que recurrir a la hemeroteca para rescatar una que nos dejó durante una entrevista un entrenador que no hace mucho tiempo dirigió a los dos equipos que se enfrentaron ayer en el Palacio. «Solamente con huevos no ganas partidos en la ACB», nos decía. Y algo así tuvo que sentir el UCAM Murcia CB cuando al término de los cuarenta minutos se marchaba de la pista con 75-86 en el marcador. De nada sirvió anotar ocho puntos más en la pintura a uno de los equipos más potentes en el juego interior de la Liga Endesa. De nada sirvió igualar la lucha por el rebote (35 capturas locales por 33 visitantes) al mejor equipo en el rebote defensivo de la competición. Y de nada sirvió el crédito que se había ganado en el último mes en la pelea por la permanencia si vuelve a cometer los mismos errores.

Porque el UCAM cayó ayer ante un Baskonia que, aunque no tuvo un control plácido del partido, fue superior desde el inicio. Con la derrota, otra vez se moverá en el alambre de la zona baja de la competición durante las próximas semanas tras los resultados del resto de rivales. Aunque lo peor de todo fueron las malas sensaciones que dejó el equipo al cometer 24 pérdidas. Todos los jugadores de la plantilla, a excepción de Oleson y Cate, perdieron al menos un balón durante el encuentro. Lo que aprovechó el Baskonia para castigar a los murcianos con 25 puntos tras pérdidas.

El UCAM de Sito Alonso, al contrario que anteriores jornadas, no estuvo nunca cómodo en ataque. La desconexión fue total tanto en la circulación de balón como en el acierto desde el triple (30%) y el tiro libre (68%). Además, varias decisiones rigurosas de los colegiados terminaron por crispar el ambiente en el Palacio de los Deportes y desconcertar algo más a un UCAM que nunca pudo devolver el golpe. Ni siquiera el aire fresco aportado por Manu Lecomte, quien debutó tras aterrizar en Murcia hace una semana, ayudó a encontrar de nuevo el norte tras el cortocircuito que sufrieron ayer los universitarios. Cierto es que todo el mundo era consciente de las dificultades existentes para superar a un equipo como el Baskonia, que llegó a Murcia con el billete hacia el play off de la Euroliga en su bolsillo, pero los defectos que volvió a dejar al descubierto el equipo murciano han vuelto a encender las alarmas. Tras el primer toque de atención de la temporada, el UCAM regresó tras el parón con tres victorias en cinco partidos. Y deberá volver a levantarse para firmar unos números similares si no quiere empezar a jugar con fuego en el tramo final de la temporada.

El cuadro murciano arrancó con las novedades de Rojas y Oleson en su quinteto, al que volvieron después de varias jornadas. Sin embargo, pese a que el alero abrió el marcador con un triple, el UCAM comenzó a sufrir muy pronto en el juego interior con Poirier, al que Mitrovic no pudo frenar. Vildoza castigó los primeros errores con ocho puntos en tres minutos, y la inspiración de Booker, con dos canastas que se sacó de la chistera, no fue suficiente para seguir el ritmo del Baskonia (8-16). Sito Alonso se vio obligado a tener que pedir el primer tiempo muerto para cambiar la dinámica, y con la entrada de Cate y Radoncic el UCAM ganó mayor envergadura para plantarle cara a las torres del Baskonia. De hecho, el montenegrino fue el que mejor supo leer lo que requería todo el partido en las dos canastas. Lecomte también imprimió sabia nueva a los planes ofensivos del UCAM, y un parcial de 6-0 en la recta final del primer cuarto obligó el tiempo muerto de Perasovic y permitió al UCAM acercarse (16-24).

Sito Alonso mantuvo el plan con el que finalizó el primer cuarto y eso permitió al UCAM acercarse todavía más en el marcador con los puntos de Rudez, Cate y Lecomte (22-24). Aunque un triple de Hiliard volvió a complicar las cosas. Con el base belga en pista, el técnico universitario apostó por Booker como escolta durante unos minutos. El Baskonia aprovechó de nuevo otra desconexión del UCAM para poner tierra de por medio (22-31) y el ambiente del Palacio subió unos grados después de dos decisiones polémicas de los colegiados en dos posesiones murcianas que devolvieron el balón al Baskonia y dejaron en bonus a los locales a cinco minutos del descanso (24-34). El UCAM trató de mantener la distancia en torno a los diez puntos antes de encarar el túnel de vestuarios, pero las pérdidas fueron su talón de Aquiles a pesar del mordisco que consiguió dar al marcador al descanso (38-43).

Los triples de Voigtmann y Shields para abrir la segunda parte complicaron las opciones del UCAM para intentar cambiar la tendencia del partido (38-49). El equipo universitario estuvo casi tres minutos sin anotar tras el descanso hasta que Doyle y Mitrovic rompieron la mala racha (44-54). Cuando el UCAM apretaba más en defensa y podía salir a la contra, llegó una rigurosa falta en ataque de Booker señalada por los colegiados que volvió a encender al Palacio y provocó la técnica sobre Sito Alonso. Además, el base se tuvo que marchar al banquillo con cuatro infracciones. El UCAM entró en bonus a cinco minutos de encarar el último cuarto, mientras que el Baskonia tenía su casillero a cero en esa faceta del juego. El entrenador del equipo murciano volvió a apostar por dos bases en pista, Lecomte y Kloof, pero las distancias se mantuvieron a tres minutos de encarar el tramo decisivo (49-60). En esta fase, el choque se marchó a los tiros libres y la ventaja de diez puntos del Baskonia seguía siendo la meta a superar por el UCAM con un triple sobre la bocina de posesión de Soko que ponía algo de esperanza (55-66).

Sin embargo, pronto todo se vino abajo con otro mal inicio que dejó en bandeja el triunfo para el conjunto vitoriano. Algunos jugadores hicieron la guerra por su cuenta, otros no aparecieron y las constantes pérdidas marcaron el tramo final del partido (58-73). El UCAM luchó, pero el Baskonia no aflojó en ningún momento y la victoria del Barcelona Lassa sobre el Breogán -ayer por la tarde- es lo único que mantiene a los universitarios fuera de los puestos de descenso (75-86).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook