08 de abril de 2019
08.04.2019
Derbi

Los 1.500 euros mejor gastados

Dos semanas después de que el consejo de administración del Real Murcia y muchos aficionados criticaran la prima por gol que tiene firmada Chumbi, el delantero aguileño logra el tanto que permite a los granas sentirse ganadores del derbi

08.04.2019 | 01:01
Los 1.500 euros mejor gastados

FC Cartagena y Real Murcia sumaron un punto en un duelo igualado. Pero las sensaciones de una y otra afición fueron diferentes a la conclusión del partido. Mientras que los seguidores albinegros se marcharon a casa con la mosca detrás de la oreja y pensando que esto ya no es solo una mala racha, los mil aficionados granas desplazados al Cartagonova festejaron el resultado como si del ascenso a Segunda se tratase. Y es que, tal y como va la temporada, en la que el Real Murcia se ha convertido en un alma en pena, en un equipo sin la ilusión del play off, en un conjunto que se está arrastrando en la clasificación, no están los sufridores murcianistas como para no apuntarse a una fiesta, aunque esa fiesta sea un misero punto.

Si hace algunos años eran los albinegros, demasiado castigados en el desierto de Segunda B, los que salvaban una temporada ganando al eterno rival, ahora las tornas han cambiado y de qué manera. El Real Murcia sumaba un punto que no le aleja del descenso, ni pone fin a una racha de una sola victoria en doce jornadas, pero con la fiesta que se montó en el fondo norte del Cartagonova cuando el colegiado señaló el final quedó demostrado que ahora los que salvan los años ganando al vecino son los granas.

Quitando esa alegría por el empate de los granas, el derbi se presentó de lo más soso en cuanto a animación. No llegaban los equipos en su mejor momento y eso llevó a los aficionados a tomárselo con calma, incluso con la intriga de que nadie sería superior. Hubo once mil espectadores en las gradas, pero los cánticos de ida y vuelta apenas se escucharon. De hecho, el apagón que se vivió en la segunda parte, cuando la luz se fue durante unos diez minutos, fue lo que más animó a los asistentes, que, como si de un concierto se tratase, se lanzaron a encender las linternas de sus móviles para poner el romanticismo que no se estaba viviendo en el partido.

Con el Real Murcia con todo hecho en esta temporada, gracias sobre todo a que el bajo nivel de los equipos del fondo de la tabla hace impensable que pueda sufrirse más de la cuenta para salvar la categoría, el FC Cartagena era el que más se jugaba, y, por ello, con el empate salieron perdedores.

No fue una sorpresa el gol de Chumbi, porque visto el bajonazo albinegro en el segundo tiempo, la mayoría de los presentes tenían claro que eso iba a acabar sucediendo. Solo había que esperar en qué minuto llegaba el tanto grana y quién lo marcaba.

Por cierto, lo marcó Chumbi, pero ayer, viendo la alegría de los presentes, nadie se puso a echar en cara al aguileño que ese gol costará a las arcas de Nueva Condomina 1.500 euros. Aunque posiblemente hoy ya más calmados, desde los despachos se vuelva a intentar con filtraciones de por medio presionar al delantero para que renuncie a un dinero que es suyo, ayer nadie en el Real Murcia se puso las manos en la cabeza para llorar el tanto que supuso el empate en el marcador, el tanto que fue como una puñalada en el corazón del FC Cartagena.

Ni José María Almela, presidente murcianista, ni Francisco Miró, consejero delegado, pidieron al colegiado que anulase el gol por ser muy caro, de hecho ambos se quedaron en la primera fila del palco incluso cuando el estadio ya estaba vacío, y es que valía la pena ver en primera persona la alegría de los mil aficionados que, ayer sí, trataron a sus futbolistas como héroes.

Almela, Francisco Miró y José Manuel Cano fueron los últimos en abandonar un palco albinegro que cuando empezó la tarde estaba presidido por Francisco Belmonte. Junto a él, Juan Pedro Torralba, primer teniente de alcalde del ayuntamiento de Cartagena.

También estuvieron Alonso Gómez López, director general de Deportes de la Comunidad; José Miguel Monje Carrillo, presidente de la Federación Murciana; Noelia Arroyo, candidata del PP a la alcaldía de Cartagena, entre otros.

El único percance del encuentro fue externo a los aficionados. A mediados de la segunda parte, la luz se iba y el colegiado tenía que parar el encuentro. Casi diez minutos estuvo el balón sin rodar,, lo que obligó luego al colegiado a añadir catorce minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes