02 de abril de 2019
02.04.2019
Fútbol

Derbi regional: Un resfriado contra una pulmonía

El gran derbi regional del domingo llega marcado por un Cartagena que ha perdido el liderato, mientras que el Murcia encara el compromiso con una victoria en 11 jornadas

01.04.2019 | 20:54
Derbi regional: Un resfriado contra una pulmonía

El próximo domingo a las siete de la tarde, el estadio Cartagonova acogerá el auténtico derbi regional, un partido que en esta segunda vuelta llega marcado por las dolencias que sufren ambos conjuntos en este tramo de la competición. El Cartagena ha perdido esta semana el liderato del Grupo IV de Segunda B después de cuatro semanas en las que no ha sido capaz de ganar, en lo que podría compararse a una especie de resfriado por parte de los pupilos de Gustavo Munúa. Por parte del Real Murcia, si su enemigo íntimo padece un resfriado, el conjunto grana tiene una pulmonía de esas que llevan a los médicos a preferir que el paciente se quede en el hospital, ante la posibilidad de que la situación empeore. Es decir, lo que hace unas semanas habría postulado al Cartagena como más favorito de lo que ya es para este partido, resulta que coincide con la peor racha de resultados de los albinegros en esta segunda vuelta donde han perdido un cómodo 'colchón' que posiblemente había relajado un poco a la plantilla albinegra.

En lo que se refiere al Cartagena, son distintos los motivos que han llevado al equipo a perder ese ritmo de crucero que parecía que no iba a ser nadie capaz de alcanzarlo. Sin embargo, en el momento que apareció la sequía goleadora de Elady nadie ha sido capaz de recoger el testigo y al equipo le está costando un mundo marcar. En el momento que la inspiración del exmurcianista, quien lleva quince goles en su cuenta particular, se ha visto un poco desvanecida, el equipo se ha resentido hasta el punto de que nadie ha asumido los galones. Además, los rivales de los albinegros tienen un aspecto muy en cuenta, el equipo ha pasado de ser un equipo que apenas recibía goles a ser uno al que ahora es más fácil de la cuenta que los reciba, algo que los rivales saben y están aprovechando cuando miden sus fuerzas contra el equipo de la ciudad portuaria.

Y como alguna derrota llega antes o después hasta para el equipo más fuerte, el público tampoco es que esté pasándolo muy bien después de ver que en un poco más de un mes, su equipo ha pasado a cederle el liderato a un Melilla que en este momento es el conjunto que parece intratable a falta de siete jornadas antes de que acabe la fase regular y comience la lucha por el ansiado ascenso a Segunda. Por este motivo, y teniendo en cuenta que el Murcia encara el derbi regional tras ofrecer en la derrota ante el Don Benito, posiblemente, su imagen más pobre del campeonato, en Cartagena ya no se fían de un equipo que, sin la presión de los locales por estar en la fase de ascenso, pueden sentirse incluso más tranquilos que su oponente cuando el balón comience a rodar a partir de las siete de la tarde del próximo domingo.

Y hablar de números y del Real Murcia todavía supone empeorar considerablemente los malos datos de los cartageneristas, incluyendo la mala racha actual evidentemente. Las nueve jornadas que el equipo grana ha estado sin ser capaz de conseguir ni una victoria han terminado, en gran medida, siendo la condena que hace que los pupilos de Julio Algar solo puedan pensar ahora mismo en conseguir los seis o siete puntos que le den la permanencia antes de experimentos como el del domingo ante el Don Benito que resultó un completo desastre.

Con 12 goles encajados en 8 jornadas también es muy complicado conseguir resultados positivos. El equipo que comenzó dirigiendo Manolo Herrero se hizo fuerte en la primera vuelta gracias a la solidez defensiva de un equipo en el que Hugo Álvarez y Charlie Dean marcaban unas diferencias distintas a las actuales. Después llegó el mercado de enero y la actual directiva grana, con la calculadora en la mano, decidió prescindir de nueve jugadores aludiendo a recortes económicos que se han traducido al final en un completo desastre deportivo y con un equipo que ha tenido tres entrenadores en apenas un mes y medio. Manolo Herrero aguantó hasta después de la derrota en San Fernando, momento en el que la directiva le confió de manera interina el puesto de entrenador al técnico del filial, Javi Motos. El preparador del Imperial de Tercera cosechó un empate y dos derrotas que, ante la indignación popular, llevó a los dirigentes a contratar finalmente al madrileño Julio Algar, quien debutó con victoria grana en casa del Recreativo Granada, pero el pasado domingo recibió su primer varapalo como máximo responsable del banquillo de Nueva Condomina cuando el Don Benito le sacó los colores a un conjunto grana que tiene ahora encima de todo un calendario complicado ante el que tendrá que emplearse a fondo. Tras visitar el Cartagonova toca recibir a un UCAM que también lo ha hecho bastante mejor que los murcianistas y los granas no están para dejarse puntos por el camino.

A siete puntos del puesto de promoción de descenso a Tercera que marca el Granada B, el Murcia de Julio Algar, sea como sea, necesita confirmar y reservar plaza en Segunda B para el próximo curso antes de tener que afrontar una recta final dramática en las últimas jornadas ligueras.

Y si en el Cartagena resulta que Elady y compañía andan con la pólvora mojada, en el Murcia los delanteros tampoco están ni mucho menos para tirar cohetes. Curto no ha conseguido recuperar su mejor versión, Chumbi marcó hace dos semanas su primer tanto desde que llegó en verano a la disciplina grana y el que en teoría iba a ser el tercer delantero de la plantilla, Manel, ha terminado por ser titular, al menos por tratarse de alguien con las condiciones físicas necesarias para salir a competir.

Aún así, con los datos de uno y otro equipo tan diferentes, con objetivos distintos y con trayectorias y dinámicas que nada tienen que ver la una con la otra, un partido de la talla del derbi Cartagena-Murcia convierte el choque en totalmente imprevisible, aunque lógicamente los locales parten con el cartel de favoritos a pesar de llevar un mes de capa caída.

El derbi de la primera vuelta que se llevó el Cartagena por 1-2 dándole la vuelta al partido en la recta final no tendrá mucho que ver con el de dentro de seis días en Cartagena, ya que del Murcia que le plantó cara al Cartagena en Nueva Condomina era distinto. Por ejemplo Miguel Leal, Héber Pena y Dani Aquino ya ni visten la camiseta del Murcia a pesar de ser titulares en el choque de ida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes