21 de marzo de 2019
21.03.2019
Real Murcia

Julio Algar: "Si pensara que esto es un desastre no hubiera venido"

El nuevo técnico del Real Murcia dice que no ha dudado ni un segundo en aterrizar en Nueva Condomina porque "nunca me habían dado una oportunidad como esta"

20.03.2019 | 21:59
Julio Algar, junto a Chema Almela.

El madrileño, pese a la crisis deportiva, indica que "hay plantilla" y que "todo el mundo quiere venir a este club".

«Si el Real Murcia te llama, no puedes decir que no». Aceptó en diciembre, cuando se quedaba con las maletas hechas y el coche prácticamente arrancado al ver como en el último momento Pedro Cordero le ganaba la partida, y ha vuelto a aceptar en marzo, cuando la situación es más que delicada. Julio Algar (Madrid, 16 de octubre de 1969) ya está en la Región. No solo eso, ya disfruta del Real Murcia, ese equipo que probó como jugador y al que lleva esperando desde que comenzó su aventura en los banquillos.

La crisis deportiva que ha llevado a los murcianistas a mirar abajo en vez de arriba no ha sido un obstáculo para el madrileño, que el domingo volvía a decir 'sí' a la oferta recibida desde los despachos de Nueva Condomina. Ni el tener un trabajo en la Cultural Leonesa, donde ejercía de entrenador del juvenil y de miembro de la secretaría técnica, le hizo pensarse demasiado el venir a Murcia.

Volvía a hacer las maletas, como en diciembre, y en esta ocasión nadie le impidió arrancar el coche y presentarse en Cobatillas, donde ayer ya dirigió su primer entrenamiento como grana. Tras conocer a los jugadores y tener una toma de contacto inicial, Algar se trasladaba al estadio para ser presentado ante los medios.

«Yo no vengo de estar en mi casa y como loco por conseguir un trabajo», indicaba, refiriéndose a su puesto en la Cultural Leonesa. «Si la llamada no hubiera sido del Real Murcia, yo nunca lo hubiera dejado», continuaba, recalcando que «nunca me habían dado una oportunidad». «Todo el mundo, da igual si el club está mejor o peor, quiere venir», añadía. Es cierto que la situación deportiva actual no es la mejor para sentarse en el banquillo de Nueva Condomina, sin embargo Julio Algar piensa de manera diferente. «Si creyera que esto es un desastre, no habría venido», dejando claro a continuación que «hay plantilla suficiente, y el domingo -ante el Granada B- tendremos la primera batalla».

El madrileño llega de la Cultural Leonesa, equipo del Grupo I. Pero eso no le ha impedido seguir habitualmente el Grupo IV. También ha ayudado que sabía que el Real Murcia estaba interesado en él, y que en cualquier momento le podrían llamar para cerrar la contratación. No consiguió firmar en diciembre, cuando Francisco Tornel promovió a Pedro Cordero, pero tres meses después está en Nueva Condomina, donde cuenta con el respaldo del KBusiness y de su amigo Emilio García, presidente de la mercantil que tiene el poder ejecutivo de la entidad grana y con el que coincidió en el Molinense.

La crisis deportiva ha obligado a improvisar un poco. Si Algar era el elegido para hacerse cargo de la dirección deportiva, finalmente también asumirá el banquillo, aunque solo, según especificaba Chema Almela, presidente del club, «hasta final de temporada».

Con la obligación de ganar partidos para no seguir comprometiéndose en la clasificación, Algar tiene demasiado trabajo en el vestuario como para pensar en planificaciones futuras. Así lo explicaba ayer. «Miraré de reojo la próxima temporada, pero no hay un segundo que perder y lo principal es el primer equipo. Hay que conseguir victorias, por eso ahora mismo la prioridad es lo que suceda en el campo. Si ocurre un desastre de nada serviría las planificaciones futuras».

Sobre la crisis deportiva, Algar intentó quitar importancia. «He estado viendo al equipo, y son dinámicas. Parece que todo se ve de forma negativa, pero se han hecho muchas cosas buenas, como buscar dinero para que el club no se cierre. Hay que trabajar y tener tranquilidad y no mirar más allá», comentaba en su presentación ante los medios llevada a cabo en Nueva Condomina. «Escuchas algunas cosas y piensas que todo se va a hundir, pero no solo el club sino también la ciudad. Es necesario apartar el pesimismo», continuaba el madrileño.

El que fuera técnico del Lorca FC en la temporada 2016-2017 habló de cómo había visto a los jugadores en la primera toma de contacto en Cobatillas. «El vestuario está normal. Saben que llevan nueve partidos sin ganar y ellos son los primeros que quieren sacar esto adelante. El ambiente no es el más agradable, pero cuando la pelota empieza a rodar en el entrenamiento, los futbolistas cambian el chip. Además hay que valorar lo que este consejo de administración está haciendo».

Con su vuelta a Murcia, Algar podrá estar cerca de su familia. «Mi hija nació aquí», comentaba, que también recordaba la temporada con la que ascendió con el club grana de Segunda B a Segunda. «Nunca he tenido un reto como este y por eso no he dudado ni un momento en coger el toro por los cuernos». «He arriesgado porque esto es importante y sé que pase lo que pase, no me voy a arrepentir».

Al ser cuestionado por su estilo de juego, el madrileño se limitó a decir que «lo importante es ser consciente de dónde está el club. Tenemos que conseguir que los aficionados hablen de trabajo y de victorias, que la gente salga orgullosa de los partidos».

Julio Algar llega acompañado de Rober, quien ya le acompañó en el Lorca y en el Sanse, y que ejercerá de segundo técnico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes