18 de marzo de 2019
18.03.2019
La Opinión de Murcia
Pasando la cadena

El Zidane campeador

17.03.2019 | 22:08
El Zidane campeador

Florentino ha vuelto a sacar el conejo Zidane. El mejor argumento que tiene en su chistera, y el penúltimo seguramente, porque con el sargento Mourinho, al que tanteó tras la primera negativa del francés, duraría menos la efímera tregua que suponen. Así se lo dicen sus encuestas, aunque no había mucha diferencia. Un sesenta por ciento contra un cuarenta que apostaban por el chusquero portugués descubren a demasiados madridistas desnortados. Y si no recuperaron la cordura en las buenas, peor en las malas. Esto huele a ocaso imperial.

Zidane es la mejor noticia para el madridismo, aunque será raro que su presencia baste para reanimar al moribundo que representa el fin de una generación legendaria de futbolistas. Ya no hay egos que domar en el Bernabéu, si acaso el de Florentino Pérez, y eso es imposible porque tampoco reconocerá el tiempo difícil que viene. Humildad y paciencia no son virtudes suyas. Ahora le tocará gestionar la transición entre la gloria pasada y el futuro ilusionante con el tenebroso presente sobre su cabeza. Demasiada tela que cortar para alguien tan laureado y glamuroso como inexperto.

Pérez ha tenido que improvisar y eso le ha tumbado la transición tranquila con Löw. Dos meses largos en la nada, con el infausto recuerdo del tiempo de Queiroz y su record de partidos perdidos. En aquel equipo también había estrellas declinantes. El propio Zidane, Ronaldo, Raúl o Beckham. Y poco después entonó también Florentino el mea culpa y se fue por la gatera. Pero el gato escaldado ha hecho lo mejor que ha podido y ojalá le suene la flauta de nuevo. Es difícil, pero debería insistir en su nueva política deportiva convenciendo también a Zidane de que el futuro empieza por Vinicius y similares, amalgamados con veteranos de fuerza. La travesía desértica será larga para las urgencias de este tiempo desmemoriado. Una plantilla campeona no se enjareta en unos meses ni con tres o cuatro fichajes de relumbrón y algunas bajas de postín. Y menos si el francés se empeñara en reverdecer laureles resucitando muertos. Cuando Zidane cogió el equipo la primera vez tenían reciente una Champions y hambre, y sus futbolistas cuatro años menos. Demasiado tiempo para correr como antaño y con los estómagos llenos. Bale, Marcelo o Isco, por circunstancias diferentes, han jugado ya sus mejores partidos de blanco. Y Ramos, Kroos y Modric, por buenos que sigan siendo, también. Y otro Cristiano tampoco se inventa de un año para otro ni el auténtico volverá. Fueron la columna vertebral del Madrid campeón que por mucho que se añore ya no puede soportar el empuje de unos jóvenes como los del Ajax, que sin ser la Juventus ni el Barça, y ni siquiera el City ni el Liverpool, le dieron sopas con honda en Ámsterdan y en Madrid.

Cuentan que el Cid tomó Valencia ya cadáver, pero por mucho que campee Zidane, Campeador solo habrá uno. Y haría bien Florentino Pérez en buscar otro conejo para la presidencia porque está viviendo sus últimas lunas blancas. Siempre se arrepentirá de echar antes de tiempo a Cristiano.

Como seguramente las está viviendo también Simeone en el Atlético. Aquello del partido a partido queda demasiado lejos tras su enésimo fracaso europeo. El 'cholismo' y cuanto supone también ha jugado ya sus mejores partidos rojiblancos. Es difícil volver a reanimar a quien se ha desesperado de tanto ilusionarse, como le ocurre a la afición atlética. Las agonías son desagradables en la vida y en el fútbol, como ocurre en los toros aunque haya entrado a matar hasta los gavilanes el mejor matador.

Cristiano -¡tenía que ser él!-, ha enterrado a unos y otros. A los blancos porque se ha demostrado que él sigue en la cumbre y ellos le deben demasiado a sus goles; casi todo. Y a los colchoneros matándolos con su mejor medicina: el pundonor y la eficacia. Carácter, dedicación, goles y suerte; el fútbol mismo.

El duelo murciano

Es tremendo el valor de docenas de murcianistas que mantienen vivo al Real. Un esfuerzo de mucho mérito que hay que reconocer sin ambages, y el de los miles que les siguieron, con cuantos errores hayan cometido sus gestores. Sobre todo en lo deportivo, con bajas suicidas de futbolistas y de un buen técnico, y con desconcertantes desavenencias internas. Pero tan elogiable es esa realidad como lúgubres los augurios.

Una pena grande. Endeudado hasta la quiebra, sin dinero ni goles, ¿adónde va el Murcia?

Echémonos un pienso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Lo último Lo más leído