17 de marzo de 2019
17.03.2019
Real Murcia

Mucho más que una obligación

El Real Murcia tiene que ganar esta tarde al Linense para frenar su caída libre y no caldear más los ánimos de una afición que no celebra una victoria desde el 13 de enero

16.03.2019 | 20:29
Mucho más que una obligación

Javi Motos busca su primer triunfo en su tercer partido como técnico

Dos meses y tres días sin celebrar una victoria. 62 días sin sumar tres puntos. Ocho jornadas sin saber lo que es ganar. Ocho partidos de caída libre. Da igual la fórmula que se utilice, lo único cierto es que desde el 13 de enero, cuando se derrotó al Sanluqueño en Nueva Condomina, cuando el destrozo del mercado invernal todavía no se intuía, el Real Murcia deambula por el Grupo IV como un alma en pena, como un cuerpo sin corazón, como un equipo que ni quiere ni sabe ganar. El desastre deportivo, que acabó hace tres semanas con la presencia de Manolo Herrero en el banquillo, no solo supone el adiós a pensar en el play off sino que los murcianistas, como señalaba hace siete días Javi Motos, solo pueden pensar en conseguir cuanto antes tres victorias para no meterse en el poco atractivo baile por no descender. De momento lo único que va salvando cada traspié de los granas es que los equipos de abajo tampoco suman de tres en tres.

La derrota de hace siete días frente al Talavera fue la gota que colmó el vaso de una afición tan enfadada que ha preferido no acudir a los últimos partidos en Nueva Condomina para no seguir sufriendo. La penosa imagen ofrecida el pasado domingo confirmó que el problema no estaba en el banquillo. Al igual que Manolo Herrero, Javi Motos no ha servido de revulsivo, y es que el papelón está en el césped, donde no hay recursos suficientes para ofrecer el nivel óptimo en el Grupo IV, y los culpables en un palco donde no pensaron en lo deportivo cuando echaron a ocho jugadores y ficharon a solo tres en el mercado invernal.

Buscará el técnico murciano sacar de donde no hay para aguantar en el banquillo, para dejar de estar en la cuerda floja cada semana que pasa. Esta tarde se sentará por primera vez en el banquillo de Nueva Condomina. En su primer choque, ante el Marbella, Motos tuvo que ver el partido en un palco VIP al no estar solucionado el finiquito de Herrero. El encuentro contra los andaluces acabó con empate a uno. Hace siete días, en el campo del Talavera, el preparador subido del Imperial ya dirigió desde el césped, pero sus indicaciones sirvieron de poco o nada, porque la imagen ofrecida por el Real Murcia siguió empeorando.

El Linense será el rival de esta tarde. La Balona, que afronta sus últimas posibilidades para engancharse a un play off que está a diez puntos, lleva tres jornadas sin perder -una victoria y dos empates-. Para este encuentro, el once que utilice Motos es toda una incógnita. Lo único que parece seguro es que Charlie Dean volverá al centro de la defensa con Hugo Álvarez, mientras que Forniés estará en la banda después de cumplir un partido de sanción. Armando, central en los últimos dos choques, recuperará su sitio en el medio junto a Maestre. Las incógnitas llegan en ataque. La falta de gol puede llevar al entrenador grana a buscar nuevas fórmulas, aunque los recursos son más que escasos.

El Linense ya sabe lo que es ganar en Nueva Condomina. Lo hizo la pasada temporada. En la última jornada liguera, con los granas ya clasificados para el play off y sin nada en juego, la Balona se impuso por 0-2, sumando tres puntos que le permitió salvar la categoría.

El entrenador albinegro, Jordi Roger, no tuvo que realizar más descartes que el del meta malagueño Javi Fernández, ya que dos de los integrantes del plantel, David Moreno por sanción y Buba Bakari, con las secuelas en la rodilla de la durísima entrada que llevó a la expulsión al jugador del Badajoz Mario Gómez hace una semana, no estaban en disposición de jugar en la Nueva Condomina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes