04 de marzo de 2019
04.03.2019
La Opinión de Murcia

La Copa de los canteranos

Los jugadores de las bases de ElPozo brillan en el torneo, reforzando la filosofía de un club familiar frente a mastodontes

03.03.2019 | 23:16

ElPozo siempre ha ondeado la bandera de su cantera. Sus esfuerzos se centran en fichar a algunas estrellas y jugadores consolidados y juntarlos en un mismo vestuario con chavales que llegan desde las categorías inferiores, esas donde la entidad de Tomás Fuertes centra gran parte de su trabajo para hacer que salgan diamantes que sientan al club como algo propio y que porten una elástica cuyo escudo sea como el emblema familiar de cada uno. Y, en esta Copa de España que ha terminado dejando un saber amargo, varios jugadores han certificado que la apuesta es a caballo ganador. Unos ya son veteranos, otros son presente y otros inician su andadura en el mundo del fútbol sala.

Álex, que no sabe qué significa la letra china que llevaba tatuada en el cuello, podría sin embargo dar clases de lo que es jugar al fútbol sala. Matrícula Cum Laude. Fernando, el hijo del panadero de Algarinejo -pueblo con menos habitantes de trabajadores tiene la fábrica de ElPozo- y dos veces elegido mejor jugador joven del mundo, es ya referencia en este deporte. Más presente que futuro, que también. Darío, natural de la pedanía de La Ribera de Molina y en el club desde los siete años, se ha destapado como un jugador polivalente y sin miedo. Le da igual quien tenga delante, no se le altera el pulso. Alberto García, que había tenido menos protagonismo durante el torneo, gozó de varios minutos de calidad y demostró que la camiseta del primer equipo no le queda nada grande. Mención especial también merece Fede. El valenciano, que jugaba en casa, se puso bajo palos y con sus actuaciones habrá que llamar a un equipo de demolición para sacarlo de ahí.

Son solo algunos de los ejemplos de un equipo que ha tenido una participación sobresaliente en la Copa y cuya nota baja hasta el notable por no haber podido conquistarla. Con el camino más difícil, ElPozo superó al Levante, anfitrión del torneo, por 4-0 en el partido inaugural, sabiendo sufrir y con los más jóvenes destacando. En semifinales se midieron a un Inter al que ya no le caben más títulos en su sala de trofeos y lo borraron de la pista con un Fernando en plan estelar y Darío estrenándose en la faceta goleadora. Solo faltó la guinda de volver a levantar una copa y dejar de recoger los platos. 'Hasta que nos rendimos, fuimos eternos', dijo Ismael Serrano. ElPozo no ha cumplido la primera parte pues nunca hizo amago de claudicar, y la segunda es toda suya. Al menos, en esta Copa de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes