27 de febrero de 2019
27.02.2019
La Opinión de Murcia
Segunda División B

Un despido en diferido

Los consejeros del Real Murcia, tras tres horas y media de reunión, apuestan por no comunicar la decisión final sobre el futuro de Manolo Herrero

26.02.2019 | 22:58
Un despido en diferido

Hoy informarán al técnico su destitución, poniendo fin a un enredo que los gestores granas han alargado una semana.

El consejo de administración del Real Murcia mantuvo ayer una reunión de tres horas y media para debatir la continuidad o el despido de Manolo Herrero. A las diez de la noche, los responsables murcianistas se levantaban de la mesa, pero, según informaron a los medios de comunicación, decidieron no hacer oficial cuál había sido el acuerdo definitivo. No será hasta hoy cuando se conozca la destitución del técnico andaluz. Hace una semana fue ratificado, aunque la derrota del domingo en San Fernando ha acabado por condenarle.

Aunque ayer desde el entorno del preparador jienense informaban que no habían recibido ninguna comunicación por parte del Real Murcia, todo parece decidido en los despachos de Nueva Condomina, donde, el miedo a que la afición acabe mirando el palco, les ha llevado a poner en la calle a un Herrero en el que ya no se confía para levantar una situación que se agrava cada semana que pasa, y es que ya son seis semanas sin ganar. Estos malos resultados han alejado a los murcianistas a doce puntos de la zona de ascenso. Lo peor es que ahora mismo el descenso está a solo nueve puntos. Herrero cuenta con el apoyo de la plantilla y, además, echarle supone pagarle unos 20.000 euros. Los dos condicionantes fueron claves para respaldarle hace una semana, pero parece que en el consejo de administración no hay dudas y hoy será cesado.

Pese a que todo parece claro y que esta mañana Manolo Herrero será llamado a Nueva Condomina para entregarle la carta de despido, el consejo de administración decidió ayer seguir enredando y cabreando a una afición que cada vez entiende menos la forma de actuar de los nuevos gestores murcianistas, cuya experiencia en un club de fútbol es igual a cero.

Salvo giro inesperado de última hora, algo que también es habitual desde que la PARMU se hizo con el control del Real Murcia, imitando en muchas ocasiones la forma de actuar de Víctor Gálvez, hoy se pondrá fin a la etapa de Manolo Herrero en el banquillo grana. El consejo de administración pone así toda la responsabilidad de los malos resultados en el jienense, pese a que la gestión del mercado invernal fue nefasta. La decisión de rebajar el coste de la plantilla llevó a Francisco Tornel y su equipo a despedir a ocho futbolistas, fichando solo a tres y dejando un grupo con apenas diecisiete jugadores.

Pero Herrero no solo ha tenido que lidiar con el destrozo cometido por la PARMU en el vestuario. El andaluz ya fue la cabeza visible de una plantilla que durante los meses de Víctor Gálvez en la presidencia sufrió impagos, hasta el punto de realizar varias medidas de protesta.

El nuevo entrenador, cuyo nombre se debería conocer hoy mismo para no seguir poniendo palos en las ruedas de una de las peores planificaciones deportivas de los últimos años, debutará el próximo domingo ante el Marbella a las doce en Nueva Condomina. La decisión de la PARMU de no reunirse el lunes y de alargar ayer su decisión hasta hoy ha hecho que se pierdan cuarenta y ocho horas que hubieran sido fundamentales para que el nuevo preparador grana empezase a trabajar con el grupo, sobre todo teniendo en cuenta que el Murcia no se puede permitir muchos más pinchazos si no quiere sufrir más de la cuenta para salvar la categoría en una temporada en el que por primera vez en cinco años se mira más al descenso que al ascenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook