25 de febrero de 2019
25.02.2019
La Opinión de Murcia
UCAM Murcia CF
UCAM Murcia20Almería B

Onwu lidera la victoria más cara

El UCAM Murcia se impone en La Condomina a un descarado Almería B con gol y asistencia del navarro, que sigue en un momento dulce de forma

24.02.2019 | 20:13
Onwu lidera la victoria más cara

Las lesiones en la primera mitad de Luis Fernández y Toni Arranz, dos hombres clave del esquema de Munitis, dificultan aún más el triunfo

Lo que en teoría podía parecer un encuentro apacible ante el penúltimo clasificado para reencontrarse con la victoria en La Condomina se convirtió en una dura y complicada batalla para el UCAM Murcia

Fue sin duda la victoria más cara del curso para un UCAM que sabe lo que es sufrir lesiones semana sí y semana también. En el día de ayer, durante el primer acto del partido, le tocó caer a dos jugadores esenciales del esquema de Munitis: el delantero Luis Fernández y el centrocampista Toni Arranz. Por si fuera poco, el club anunció antes del inicio del encuentro las bajas del meta Germán Parreño y del extremo Kilian Grant, por una torcedura en una muñeca y por problemas musculares, respectivamente.

Sin embargo, si el aspecto de las lesiones es la cruz de esta temporada, la cara la encarnan los hombres del ataque, ya que a lo largo de las distintas fases del curso los universitarios han ido encontrando a un líder ofensivo. En el caso de ayer, y tal y como viene siendo habitual en sus últimas actuaciones, el delantero navarro Manu Onwu rayó a un nivel magnífico, el que se le venía presumiendo desde su fichaje y que no terminaba de llegar.

El atacante universitario ha dado un paso a más en cuanto a trabajo y ese esfuerzo se está viendo recompensado con una mayor finura de cara a portería, en el regate y en la asociación con sus compañeros. Ayer no necesitó más que dos minutos para asistir a Luis Fernández, pero se convirtió, sin duda, en el gran líder que necesitaba su equipo para sacar petróleo en cada acción en la que intervino.

La salida al campo del UCAM Murcia fue perfecta. No dio posibilidades a un Almería B que, antes de cumplirse el primer minuto de juego, ya vio como Julen Colinas daba el primer aviso sobre la portería defendida por Jero.

No obstante, un minuto después, el UCAM prodigó en una única jugada algunos de sus mejores credenciales para inaugurar el marcador. Cristian Britos recuperó en la medular tras presionar a Lozano, favoreciendo a Colinas para que relanzase el ataque por la banda izquierda. El vasco la colocó al espacio para la entrada de Onwu en el área, y el navarro, de primeras, tocó de forma precisa la pelota para servirla a Luis Fernández y que este remachase hacia el palo largo del arco almeriense.

Dos escasos minutos necesitó el UCAM Murcia para tirar la puerta abajo del Almería B, y solo cinco minutos tuvieron que transcurrir para que los universitarios se llevaran el primer revés en forma de lesión. Luis Fernández se llevó la mano a la zona posterior del muslo y, abatido, dejó su puesto en el campo para que le reemplazase Collantes. Colinas pasó al enganche del ataque, donde se mostró muy activo, y el extremo se situó en la banda izquierda.

Pese a ese contratiempo, los universitarios no se vinieron abajo y continuaron asediando el marco defendido por el visitante Jero. A los doce minutos, Collantes botó un córner que Onwu cabeceó en el primer palo forzando una rápida intervención digna de unos grandes reflejos. Además, tan solo un minuto después, el lateral Migue García, quien está rayando a un nivel magnífico durante toda la temporada, disparó al travesaño tras aprovechar el despeje de la zaga rojiblanca tras otro saque de esquina.

Todo funcionaba a pedir de boca para los de Munitis, que salieron agresivos y confiados a por la victoria desde el inicio del encuentro. Si bien el Almería B dio su primer aviso al cuarto de hora de juego por medio de un mano a mano que Curro Harillo atajó ante Toril, al UCAM se le complicó el partido más por la siguiente lesión sufrida por uno de sus jugadores esenciales.

En el ecuador de la primera mitad, el centrocampista Toni Arranz, canalizador del juego de los murcianos y eje en la medular, tenía que marcharse del encuentro por problemas musculares. Grego Sierra, quien debutó ayer como titular en el puesto de central, adelantó su posición y cedió su lugar en la zaga a Carlos Moreno.

El UCAM, tras los cambios sufridos, perdió la concentración y el Almería B lo aprovechó para ganar peso en el juego e intentar rebañar toda la posesión posible a los universitarios. A través de una falta lateral, Cristian Herrera probó también a Curro Harillo, que una vez más estuvo providencial achicando el espacio.

Poco después, Collantes probaría fortuna desde la frontal tras una rápida recuperación en la medular, pero su disparo se marchó besando la base del palo.

Ya en la segunda mitad, el UCAM volvería a sentirse más protagonista, una fase que el equipo agradeció y sirvió para recuperar confianza. Los acercamientos más claros, aunque tampoco en exceso, eran de claro color azulón, aunque el UCAM Murcia no tuvo problemas en renunciar más de lo que acostumbra a la posesión para intentar contener de la mejor manera posible el descaro de los hombres más habilidosos del filial almeriense.

De hecho, en el minuto 58, el Almería B gozó de su ocasión de gol más clara. De hecho, fue evitada casi sobre la línea de gol, y no precisamente por el guardameta Curro Harillo. El portero universitario despejó un centro-chut peligroso de Lozano, quedando el balón franco para la llegada de Herrera. El mediapunta golpeó con fuerza y superó a Harillo, pero no contaba con la aparición del central Javi Fernández, que despejó con la testa para salvar el marcador para su equipo.

Tras ese gran susto, el UCAM relajó el panorama con dos faltas muy peligrosas botadas por Collantes. En la primera estrelló el balón en el lateral de la red, casi pelando la cruceta del palo corto, y en la segunda dotó de una gran rosca a su golpeo, complicando la intervención de un Jero que tuvo que atrapar en dos tiempos y con muchas dificultades.

Sentencia en el momento clave

En el ecuador del segundo tiempo, el partido rebajó su ritmo, especialmente en fase ofensiva. Por ello, el UCAM, a las puertas de la recta final del choque, aprovechó para finiquitar el partido y adjudicarse tres nuevos puntos. Migue García ejecutó una gran jugada personal por la izquierda, sirvió al primer palo con un buen pase raso, y Onwu apareció para conectar de primeras y enviar el balón al fondo de las mallas. El propio Onwu, antes de ser sustituido con una sobrecarga, tuvo el tercero en un claro mano a mano en el que Jero le ganó la partida. E incluso Carlos Moreno pudo ampliar la renta en el añadido, con un testarazo que se estrelló en el travesaño. El UCAM pudo teñir de goleada un partido en el que sufrió más de lo esperado, no tanto por su rival, sino por las lesiones. Una vez más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes