24 de febrero de 2019
24.02.2019
La Opinión de Murcia
Entrenador del UCAM CB
Sito Alonso

"He perdido los dos partidos en la ACB, aunque tengo claro que acabaremos logrando el objetivo"

El entrenador del UCAM Murcia CB asegura que ha hecho "un análisis constructivo" para cambiar la dinámica del equipo en la Liga Endesa y confía plenamente en la plantilla tras el trabajo durante el parón

23.02.2019 | 19:45
"He perdido los dos partidos en la ACB, aunque tengo claro que acabaremos logrando el objetivo"

"He aceptado este reto porque me apetecía de verdad", dice

Nunca había cogido un equipo a mitad del curso, ¿se lo pensó mucho cuando recibió la oferta?

Es la primera vez en mi vida, y también era una de las razones por las que he aceptado. A veces hay que vivir este tipo de situaciones, que para mí no son muy agradables porque siempre es por la pérdida del trabajo de un compañero. Pero cuando recibí la llamada analicé la situación, y creo que para mí era necesario en este momento. Podía esperar en casa a un nuevo proyecto o embarcarme en uno que me motivase, y aquí estoy.

¿Consultó con Lima o Benite, con los que coincidió en Croacia, antes de fichar por el UCAM?

La verdad es que no estuvimos mucho tiempo juntos, desafortunadamente, porque fue una experiencia negativa para los tres porque el del Cedevita era un proyecto ilusionante que casi no pudimos empezar. Pero el tiempo que estuvimos juntos ya hablamos de Murcia sin necesidad de que fuese por mi fichaje, y todas las cosas eran buenas. Son dos personas representantes del baloncesto de aquí, a los que les encanta el UCAM y la ciudad, así que si fuese por ellos sería muy fácil la decisión. Creo que también fue una de las cosas que me ayudaron a dar este paso.

¿Venir aquí no es jugarse el prestigio ganado?

No, prestigio no. El prestigio no depende de una situación puntual. Hay entrenadores que ganan muchos títulos pero no dejan poso en ningún sitio, no sé si fue Cruyff el que dijo eso. Los entrenadores nos tenemos que basar, en mi opinión, en que he aceptado este reto porque de verdad me apetece. No estoy pensando en lo anterior que he hecho o lo que pueda pasar, estoy pensando en el momento actual. Si alguien quiere valorar mi trayectoria por lo que vaya a hacer estos cuatro meses aquí en Murcia me parece fantástico, otros ya valoran el simple hecho de que venga. Pero es que tampoco lo entiendo, estoy convencido de que he hecho lo correcto, y eso que llevo dos partidos perdidos en ACB. Pero tengo claro que voy a lograr el objetivo.

¿Contaba con este escenario, al perder dos partidos más en la ACB antes de llegar al parón?

Sí, es una cosa que podía pasar. Está claro que mi intención era la de no perder ninguno de los tres partidos -dos de ACB y uno de Champions- que he disputado hasta ahora. Pero una vez que ha sucedido, tienes que aprovechar la ventaja por la que también fiché aquí, que era por el parón. Seguramente, sin este tiempo, me hubiese costado tomar una decisión tan complicada. Creo mucho en las cosas que hace el equipo, en los jugadores, en la gente del club, en el presidente, en Alejandro Gómez y en la afición, porque la he sufrido muchas veces y puede ser determinante.

¿Está trabajando más el aspecto psicológico que el táctico?

Los dos. Es verdad que al principio, en el aspecto táctico, mi ayuda iba a ser poca porque había poco tiempo de preparación. Pero me gustaría dar mi sello personal en algunas cosas, y sobre todo cosas tácticas que pienso que a ellos les pueden ayudar. Quizá en las dos primeras semanas el trabajo era 90% psicológico y 10% táctico, y ahora el porcentaje táctico es mayor.

Cuando se ha hablado de plantilla física en estas temporadas se ha llevado al lado defensivo. ¿El cambio pasa por utilizar esa virtud también en ataque?

Hay que aprovecharlo siempre. Pero se está equivocando un poco el concepto que se dice desde el exterior, porque se está enfocando a que pegamos o a que no utilizamos bien el físico para competir. Y yo no lo he visto así ni antes ni en los partidos que llevo. Sí que me gustaría que el equipo rival sufriera más por nuestro físico, que viera que hay una intensidad de cinco jugadores capaces de realizar ese trabajo conjuntamente, y que encima son capaces de utilizar ese físico en situaciones de ventajas en ataque haciendo mejores bloqueos, cargando más el rebote ofensivo, el no tener que atacar cinco contra cinco en los primeros segundos porque somos capaces de correr... Y sobre todo, en lo que estamos incidiendo es en el control del juego. Eso me interesa más que todo lo demás.

Hace unos días dijo que miraba más allá de la salvación...

Si pensamos en salvarnos, no nos vamos a salvar. Es mi sensación y es lo que he aprendido en mi carrera, no solo para la permanencia, también para otros objetivos. En otros equipos, cuando nuestro objetivo era llegar a la Copa del Rey, nos quedábamos fuera, en cambio, si nuestra meta era quedar cuartos, pues nos quedábamos séptimos y entrábamos en Copa. Mirar al objetivo justo, no nos va a permitir a conseguirlo.

¿Para evitar acomodarse?

Si se acomoda esta plantilla tenemos un problema grave. Es lo opuesto a lo que tenemos que hacer, no se puede acomodar nadie. Pero nadie. Ni Sito, ni los ayudantes ni el público... Tenemos que luchar como si fuese lo último en nuestra vida, pero sin presionarnos en cada partido. Luchar cada acción y no pensar en el resultado final.

Desde fuera daba la impresión de que había roles que no estaban definidos. ¿Ha analizado los problemas que han llevado al equipo a esta situación?

He hecho análisis desde el punto de vista constructivo, porque hacer un análisis enfocado en los aspectos negativos no es bueno en este momento. He pensado por qué hay jugadores que han hecho cosas que no dominaban para intentar ganar y ayudar, y eso depende muchas veces de la ansiedad y la frustración, que nos pasa a todos los humanos. Hay jugadores que tienen que hacer lo que dominan, porque si lo hacen bien todos, tendremos opciones de funcionar como equipo.

Hace tiempo dijo que le gustaba contar con escoltas que pudiesen hacer de base (y viceversa) para que no tardase tanto en llegar el balón al base. ¿Tiene eso con Oleson, Urtasun, Doyle...?

Todos ellos son capaces de subir la pelota, lo importante es organizarse luego. Muchas veces cuando subes la pelota con diferentes jugadores, ahora menos porque el baloncesto se ha acostumbrado a eso, al equipo contrario le cuesta organizar más su balance y cuando te para, ahí está la clave. Si juegas de forma desestructurada y das ventaja al equipo rival o generas una situación de orden y sabes enlazar. Si lo conseguimos podremos tirar más a canasta y si no, dependeremos del equipo rival y no será una buena noticia. Eso es un cosa que me ha gustado decirles y lo están entendiendo, están haciendo mejor esa traslación de contraataque a lo que viene después.

La madre de Doyle pidió en Twitter sistemas para su hijo, ¿cree que él puede dar más?

Mi madre también quiere que vosotros me cuidéis bien (risas). Mi padre ha sido entrenador profesional y siempre me da consejos importantes para que el equipo funcione. No sigo las redes mucho, me centro en mi trabajo y mi familia, pero todos los jugadores necesitan sentirse a gusto para aprovechar sus virtudes dentro de un sistema de juego colectivo. Eso es lo que intentan todos los entrenadores, que Milton tenga opciones, que Brad tenga opciones... Tienen que saber que por mucho que destaquen, si el equipo no funciona, la valoración externa de los demás también baja. Solo importa cuando un equipo gana o genera una situación diferente. Si no tenemos nada especial, nadie se fijará en nostros.

¿Doyle es uno de los mejores pasadores de la plantilla?

Hay muchos. Mitrovic, Urtasun después de bloqueo directo, Ovie sin bote en el poste bajo... Doyle quizás es un buen pasador en situaciones complicadas porque las ayudas le cierran y su supervivencia es pasar la pelota. Pero también los bases son buenos pasadores en situaciones concretas.

Que Booker y Doyle se enchufen, ¿provoca que se desconcenten los demás?

Claro, eso no puede ser. Si tenemos a dos jugadores buenos y a otros también buenos, si están enchufados, tenemos que aprovecharlo. Si te fijas, los jugadores son capaces de solucionar situaciones complicadas y eso es por el colectivo, pero también por el jugador. ¿Por qué remonta el otro día el Barcelona en la final de la Copa del Rey? Porque tiene a Heurtel que remonta el partido con el trabajo colectivo, pero que si no mete esas canastas, o no genera para los demás, no remonta. Los jugadores son claves y hay que respetarles. Booker es un gran anotador, Milton es un sensacional anotador, y eso es lo que tenemos que saber. Lo que pasa es que tenemos que meterlos dentro de un colectivo para que la anotación repercuta en las diferentes situaciones del trabajo de todos. Pero es lo más difícil, porque eso es lo que quieren todos los técnicos.

Se habla de reforzar las posiciones de base y pívot, pero ¿qué tiene la plantilla ahora mismo para suplir eso?

Lo importante es cómo el equipo comprende el trabajo en las demás posiciones. Si Delía no está en el equipo y viene Mitrovic, con una lesión que ha aprovechado estas dos semanas para recuperar, pues hay que aprovechar las virtudes que tiene Luka y no tenía Delía. Y las demás que no podemos tener, porque no está ese jugador, suplirlas entre todos, porque casi todas dependen del esfuerzo y la concentración. Si necesitas a un base director y tu base es más anotador, necesitas que el conjunto de los sistemas del equipo tenga un orden preestablecido para esa anotación y, aparte, para la gestión del grupo. Creo que no es bueno generar ahora una atención sobre a quién tenemos que fichar, porque cada persona que lo dice se tiene que poner en la piel del jugador. Porque al UCAM lo van a salvar el 95% de los jugadores que hay. Cuantos más haya implicados, más conexión habrá con el público, más contentos estarán con el entrenador y más posiblidades tendremos. Vamos a intentar confiar en ellos y si hay alguna cosa que de verdad ayude a mejorar, el UCAM la fichará seguro.

¿La Champions League se queda apartada?

No. La Champions hay que ganarla. Yo quiero ganar la Champions. Pero la gente tiene que saber que el equipo al que nos vamos a enfrentar, el Amberes, es mejor de lo que piensan. Juega un baloncesto difícil de defender, con varios norteamericanos, con un estilo de juego basado en el triple y con un jugador que juega muy bien por encima del aro. Además, cuenta con una dinámica de equipo muy buena, y nos va a costar. Pero nuestro objetivo es competir contra el Barcelona el domingo al máximo nivel en nuestra casa y tener esos 80 minutos de partido contra Amberes para poder ganar la eliminatoria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Lo último Lo más leído