18 de febrero de 2019
18.02.2019
Crónica
Real Murcia11CD El Ejido

El Murcia sigue sin saber dónde está

El conjunto de Manolo Herrero empata en Nueva Condomina ante El Ejido gracias a un tanto de Manel en la recta final y los locales dejan un poco más claro que este equipo no alcanza para luchar por el play off

17.02.2019 | 22:50
El Murcia sigue sin saber dónde está

El técnico grana está cada vez más cuestionado por la grada.

En el Real Murcia han pasado tantas cosas desde que comenzó la Liga que, entre los cambios de presidentes, los meses de impagos y el recorte que ha sufrido la plantilla en el mercado de invierno con la salida de ocho jugadores, son condicionantes muy potentes como para que los aficionados que siguen al equipo grana vean un grupo de jugadores voluntariosos, aunque muchas veces dando la sensación de que no saben muy bien dónde están. Y la respuesta es sencilla, ya que la realidad actual del club y la obligación histórica de una entidad centenaria se han mezclado de manera que el resultado no ha sido del todo bueno. Hay muchos abonados que se niegan a ver al Murcia peleando en tierra de nadie, como un equipo más de la categoría. Y es que ayer, el Real Murcia, aunque con los datos en la mano de ocasiones y estadísticas fue mejor que El Ejido, la realidad es que los almerienses casi se llevan los tres puntos de una Nueva Condomina que ayer pagó el enfado con la figura del entrenador, un Manolo Herrero que, a veces, por sus palabras, da la sensación de que sería una especie de alivio que lo despidieran.

Antes de comenzar el encuentro ya se apreció en la alineación titular que hasta cuatro jugadores que fueron titulares en la derrota de Ibiza no estaban ayer de inicio ante los almerienses. Forniés, Parras, Josema y Manel era novedades respecto al último compromiso liguero. Y cosas de la vida, el jugador más destacado ayer en el bando murciano fue el lateral zurdo David Forniés, quien ha tenido que ponerse las pilas al ver como un sub-23 como Nahuel ha terminado comiéndole la tostada. Y es que el poco peligro que generó el Murcia en la primera mitad llegó casi siempre por el extremo izquierdo, abusando eso sí de los centros laterales, pero dando la sensación de que El Ejido, bien vigilado, podía pasarlo mal. La primera mitad de los pupilos de Manolo Herrero no fue ni mucho menos la mejor del curso, ya que el primer disparo entre los tres palos de la portería defendida por Aulestia llegó por medio de Manel en el minuto 38. Fue un disparo manso, pero lo peor no fue el disparo flojo de Manel, lo peor del encuentro de ayer es que cuando faltaba un minuto para que cada equipo se fuera a los vestuarios, Samu Corral se aprovechó de una caraja en toda regla de los granas que permitieron que el atacante de los andaluces se luciera en Nueva Condomina con una vaselina de esas que casi te aplauden hasta los rivales.

A pesar de las escasas ocasiones, lo que sí exhibieron los locales fue músculo en defensa, no solo porque Forniés y José Ruiz hicieran ayer un trabajo muy bueno tanto ayudando a los compañeros de arriba como defendiendo su parcela, ya que, por ejemplo, Hugo Álvarez salvó del susto a su equipo cuando en el minuto 13 desbarató una acción que dejaba a un jugador visitante solo delante de Mackay.

Por eso el tanto encajado fue más un castigo psicológico que merecido, aunque el acierto en el fútbol, tanto en la portería rival como en la tuya propia, es lo que realmente termina marcando la diferencia entre un equipo efectivo y uno que quiere, pero que no puede.

Sin embargo el Murcia de este curso, capaz de hacer algunas cosas muy extrañas y cuando todo el mundo esperaba que salieran a la segunda mitad con cierto temblor en las piernas, resulta que fue en este segundo acto cuando más peligro fue capaz de generar. Para empezar, Herrero es de esos entrenadores que suele esperarse bastante tiempo para realizar los cambios, pero ayer en la caseta se quedó el extremo Josema y salió el centrocampista Juanma Bravo en una sustitución que no entendió muy bien la grada.

Poco a poco, hasta el último espectador, se fue dando cuenta todo el mundo de que El Ejido era el típico equipo que al pasar por los vestuarios y verse por delante en el marcador le entraron las prisas por encerrarse antes de tiempo en busca de tres puntos con esos que nadie cuenta cuando comienza el campeonato.

Y sin grandes cambios ni tácticos ni en lo que se refiere a los jugadores, el Murcia multiplicó por tres las ocasiones de peligro que tuvo en la primera parte. Las subidas por la banda de José Ruiz y las ganas de Forniés por demostrarle a Herrero que quiere ser titular fueron un verdadero quebradero de cabeza para un rival, El Ejido, que supo guardar la ropa jugando hasta con la mala fortuna local, ya que primero Hugo Álvarez de cabeza a la salida de un córner (minuto 67) y acto seguido, el peruano Jeisson dirigiendo una contraque terminó con un disparo de Miguel Díaz que le salió manso a las manos de Aulestia, fueron los primeros en avisar.

Y fueron en esos minutos, en los que alguno con más prisa de la cuenta ya se estaba levantando de su silla, cuando comenzaron a aparecer los dardos que le costaron ayer el empate a los visitantes. Cada centro al área de un David Forniés que por una entrada fea terminó viendo la roja cumplido el minuto noventa, se convertía en una locura para una defensa que comandaba el exgrana Molo. El segundo 'caramelo' que se sacó de su pierna izquierda Forniés fue medio gol porque ningún atacante llegó a tocar uno de esos balones que, al contactar con alguien, sulen ir hacia adentro (min 60). Y a la tercera vez que el lateral zurdo se empeñó en mostrar una de sus mejores cualidades, apenas diez minutos después, entonces sí apareció la cabeza de Manel para, de momento, salvar la de un entrenador que ayer comprobó por primera vez lo que es tener en contra un estadio como Nueva Condomina. En esos 13 últimos minutos se vio a un Murcia volcado en toda regla contra la portería rival y Víctor Curto, que salió desde el banquillo, se probó con rabia con un par de disparos que se fueron desviados. Con el play off como una palabra prohibida, lo cierto es que el nuevo consejo habría tomado una decisión distinta en caso de haber perdido ayer. Pero Herrero sabe cómo se atajan las crisis de la mejor manera, ganando partidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes