17 de febrero de 2019
17.02.2019
Baloncesto. Copa del Rey
Real Madrid9394Barça Lassa

El Barça conquista ante el Madrid la Copa del Rey con polémica

Los azulgranas, que llegan a perder por 17 puntos en el tercer cuarto, remontan tras forzar la prórroga Llull con una canasta sobre la bocina - Los árbitros recurren al instant replay para dar validez a la última canasta de Tomic

17.02.2019 | 21:59
El Barça conquista ante el Madrid la Copa del Rey con polémica

El Barça Lassa conquistó su segunda Copa del Rey consecutiva al derrotar en la final al Real Madrid (93-94), esta vez en su propia pista y después de tener que recurrir los árbitros al instant-replay en la prórroga para conceder la última canasta de los azulgranas. Los madridistas dejaron escapar un título ante su público después de lograr en el tercer cuarto una ventaja de 17 puntos. Cuando parecía que tenían el éxito en sus manos, encajaron un parcial de 17-31 en el último cuarto y una canasta de Sergio Llull sobre la bocina forzó el tiempo añadido. Thomas Heurtel, por segundo año consecutivo, fue elegido el mejor jugador del torneo.

Al Real Madrid le costó entrar en el partido frente a un conjunto azulgrana bien asentado sobre la pista con Pau Ribas al mando de las operaciones. Un parcial de 0-9 le llevó a adquirir una renta mientras que los blancos, demasiado erráticos en el lanzamiento exterior, solo encontraban un poco de inspiración en Facundo Campazzo. Un triple de Randolph y una canasta de Rudy Fernández nada más entrar en la pista (14-16, min. 9) fueron determinantes para resolver la crisis, aunque el Barça cerró un cuarto donde sorbresalió Ante Tomic con una canasta sobre la bocina de Heurtel (16-20).

El Barça dio entrada en el segundo cuarto a Adam Hanga y Pierre Oriola, mientras que Pablo Laso también puso en acción a Sergio Llull y Tavares. Un triple de Kuric puso de nuevo la diferencia de los catalanes en siete puntos (16-23), pero la respuesta de Taylor fue fulminante y la remontada llegó con un triple de Llull (27-25, min. 15). Un parcial de 2-6 volvió a poner por delante a los azulgranas, que tiraron de la clase de Hanga y Kevin Pangos. La ansiedad pesaba a los locales, con mala selección de tiro, una situación que corrigió Laso con un tiempo muerto que revitalizó a los suyos y les permitió llegar al descanso con igualdad en el electrónico tras un palmeo de Ayón sobre la bocina.

El Barça perdió el control del partido en el tercer cuarto. La intensidad defensiva del Real Madrid creció y en ataque irrumpió Causseur. El WiZink Center empezó a rugir en cada acción y los blancos pasaron de dominados a dominadores. Un triple de Randolph y una entada a canasta de Campazzo que desnudó la defesnsa azulgrana disparó a los homrbes de Laso (50-41), que no bajaron el ritmo y alcanzaron una renta de 14 puntos tras otro triple Causseur (55-41). Pero lo mejor estaba aún por llegar, cuando Rudy Fernádez hizo otro triple (58-41, min. 29). Cada error blaugrana era castigado a la vez que bajo los aros crecía Gustavo Ayón mientras que Tomic contemplaba desde el banquillo la exhibición del mexicano, cerrándose este cuarto con un parcial de 25-11 para dejar el marcador en un claro 60-46.

A los blaugranas solo les quedaba apelar a la épica, como los blancos hace un año en Las Palmas de Gran Canaria. Con los papeles cambiados con respecto a la edición de 2018, el partido dio un giro diametral. Un espectacular de 0-17 provocó que el marcador pasara de un 61-46 a un 61-63 tras cuatro triples consecutivos y un 2+1 de Heurtel frente a un Real Madrid que perdió el rumbo. El partido entró entonces en otra dimensión y solo Causseur encontró respuesta. Seis puntos del francés y un triple de Sergio Llull cerraron la abundante herida blanca (70-66, min. 36) y obligaron a Pesic a pedir un tiempo muerto. A la salida del mismo, un parcial de 1-8 devolvió a los blaugranas el control del marcador (71-74, min. 38). El partido entró en un último minuto de montaña rusa. Campazzo tuvo a cinco segundos del final la oportunidad de igualar el choque con tres tiros libres, pero falló el último (75-76). El Madrid hizo una falta rápida sobre Claver, quien se fue a la línea de tiros libres a 4 segundos, pero falló el segundo (75-77). Tras un tiempo muerto, los blancos sacaron de banda y el balón acabó en las manos de Llull, el especialista en estas situaciones, quien sobre la bocina formó la prórroga (77-77).




El tiempo añadido aún iba a dejar otra montaña rusa de sensaciones y jugadas polémicas. Los azulgrana llegaron a situarse con una renta de cinco puntos (87-92) tras dos tiros lires de Singleton. Carroll logró poner por delante al Madrid con un polémico 2+1 (93-92) que provocó el enfado de un Pesic fuera de sí con los árbitros tras una jugada donde reclamó falta de Randolph a Singleton. El técnico se metió en medio de la pista con los brazos en alto, pero los árbitros no le pitaron técnica. A 1 segundo del final, otra jugada polémica. Tomic entró a canasta y recibió un tapón. Tras consultar el instant replay, los colegiados concedieron la canasta mientras los blancos reclamaban que había sido un rebote. Quedaba aún tiempo por jugar, donde Llull intentó el triple desde su pista que a punto estuvo de entrar.

 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes