11 de febrero de 2019
11.02.2019

La maldición de los centrales albinegros

La lesión de Josua Mejías hace que, en la enfermería del Cartagena, haya tres futbolistas de esa misma posición recuperándose, pero Mauro salva la papeleta

10.02.2019 | 23:38
La maldición de los centrales albinegros

Esta historia no es una leyenda. Está basada en hechos reales. Acontecimientos insólitos que se han vivido en los últimos días y que, ni los más experimentados en la materia, pueden explicar. Se trata de la maldición de los centrales del FC Cartagena. Porque, cuanto menos, es curioso que para un mismo partido, el equipo presente tres bajas en la misma posición. Moisés García y Antonio López estaban lesionados. Sergio Ayala acumulaba cinco cartulinas y no podía participar. Por lo que, parecía evidente que Orfila y Josua Mejías ocuparían esa posición. Con lo que no se contaba era con que el joven central venezolano se lesionase, también, en el transcurso del encuentro frente al Jumilla. La semana que viene volverá Ayala pero, ¿cuántos equipos pueden decir que tienen a tres centrales en la enfermería? Aunque, tras las tinieblas, siempre hay luz. Y en este caso, ese resplandor tiene un nombre: Mauro. El jugador del filial no entiende de maldiciones. Debutaba ayer con la elástica albinegra en un partido de liga. ¿Alguien notó que fuera nuevo en esto? Es más, deshizo cualquier posible hechizo que hubiera en esa parcela del campo con el tanto que le dio la victoria al cuadro local. El alicantino, en unos minutos, se ganaba el respeto de todos. No tuvo que pronunciar ningún conjuro, solo salir al terreno de juego, demostrar que las cosas se consiguen si las persigues y adiós a las películas de brujería.

Y el que también rompió con un maleficio, en este caso personal, era Fito Miranda. Fue una de las novedades en el once que presentó el técnico uruguayo. El bueno de Fito tenía la mochila de haber estado presente desde el inicio en todas y cada una de las cinco derrotas del equipo esta campaña (las 4 en liga y la eliminación en la Copa del Rey). No tuvo ayer su mejor actuación pero, al menos, nadie podrá decir aquello de que «es gafe». Porque no es así. No está a su mejor nivel, pero deslumbró a todos en pretemporada y eso no se debe olvidar.

¿Se acuerdan, además, de que una de las frases más pronunciadas en el fútbol cartagenero es la de que todos los ex que se enfrentan al Cartagena terminan marcando? Olvídenla. Eso es otra leyenda del pasado. En el Jumilla estaban Óscar Rico y Germán. El primero, ya tuvo su vendetta particular cuando, tras salir de Benipila dirección a Mérida, regresaba al Municipal Cartagonova para reivindicarse haciendo un gol, el primero, el que duele. Fue en febrero de hace 2 años. En los propósitos de 2019 nadie pensó en lamentarse por el pasado. No es necesario seguir haciéndolo. En el caso de Germán, la curiosidad se encuentra en que esta es la segunda vez que pisa el césped del feudo albinegro esta temporada con dos equipos distintos: Ibiza y Jumilla. Con el cuadro balear, la historia terminó en una goleada del Cartagena (6-0, por si alguien se había olvidado). Con el equipo vinícola, tampoco se llevó los tres puntos aunque si una ovación de la grada que fue agradecida con un jugador que estuvo 6 meses en la entidad albinegra y que hizo lo que su maltrecha rodilla le permitió ya que andaba escaso de ritmo. No volvió a ser el mismo tras la lesión que se produjo en el Real Murcia. En el filial de Las Palmas todos hablaban maravillas de él. Con el conjunto grana, marcó 10 goles en su primer año. En Cartagena, su suerte fue bien distinta.

Ahora, solo falta solucionar lo que ocurre en la parcela ofensiva de la escuadra de Munúa. Los delanteros albinegros son garantía de gol pero, últimamente, no atraviesan por su mejor racha. En el caso de Aketxe, su último tanto fue el 16 de diciembre, frente al Marbella. Ese partido lo ganó el Cartagena 0-2. Bien es cierto que lleva 6 goles y que su labor va más allá de batir al guardameta rival. También se convierte en el primer defensa con la presión incansable que ejerce sobre la línea de atrás de cualquier rival.

En cuanto a Rubén Cruz,lleva 5 goles (2 en Copa del Rey y 3 en liga) pero no ve portería desde el 25 de noviembre, en la anteriormente mencionada goleada al Ibiza. Por cierto, ayer el delantero andaluz era sustituido y se marchaba al vestuario directo, sin mirar a nadie. Solo iba a por hielo, que somos muy mal pensados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Nuevas formas de consumir contenido

Ahora los espectadores pueden elegir qué ven y cuándo. Esto ha derivado en el nacimiento de plataformas como LaLigaSportsTV


Buscador de deportes